Toyota-Lexus prueba sus vehículos autónomos en la vía pública

Tras los buenos resultados obtenidos en las pruebas realizadas en circuitos cerrados por sus vehículos autónomos, Toyota Motor Europe ha anunciado que comenzará los ensayos de conducción autónoma en algunas calles del centro de Bruselas (Bélgica), una ciudad especialmente implicada en la aplicación y estudio de las futuras tecnologías y sistemas de movilidad urbana.

Este Lexus es uno de los coches autónomos que se van a probar en Bruselas

El centro urbano de Bruselas, la capital de Bélgica y de la Unión Europea, es el escenario elegido por Toyota Motor Europe (TME) para la realización de las pruebas de conducción real con vehículos autónomos. Después de los éxitos cosechados en las simulaciones y en los ensayos efectuados en circuito, el Lexus LS equipado con sistemas de conducción automatizada va a dar el salto a la vida real y por ello durante los próximos trece meses este vehículo realizará repetidamente un recorrido fijo por las calles de Bruselas.

Según Gerald Killmann, vicepresidente de I+D de Toyota Motor Europe, “en el marco internacional de operaciones de Toyota el Centro de I+D de Bruselas es la instalación por excelencia para conseguir que los ordenadores “vean y entiendan” el entorno que les rodea”. El propósito principal de este programa piloto es estudiar el comportamiento humano, complejo e impredecible, y observar cuál es su impacto en los requisitos del sistema de conducción automatizada.

Experiencia europea

Tras las experiencias acumuladas por Toyota tras las pruebas realizadas en vías públicas de Japón y de Estados Unidos, ahora ha llegado el momento de que su programa de conducción autónoma experimente con las peculiaridades y exigencias europeas y para ello nada mejor que hacerlo en una ciudad tan compleja como Bruselas, donde conviven ciudadanos de 184 nacionalidades.

Por otro lado, las autoridades de la región de Bruselas están especialmente implicadas con el compromiso de apoyar y promover los últimos avances y tecnologías en materia de movilidad urbana, entre ellos la conducción autónoma y siempre dando prioridad a la seguridad, lo que ha facilitado que TME pueda realizar ensayos con vehículos autónomos en circunstancias de tráfico real.

Esta preocupación de las autoridades de Bruselas por la conducción autónoma se refleja en el recientemente elaborado Plan Maestro Regional de Movilidad, denominado “Good Move” (Buen movimiento), donde los vehículos autónomos figuran entre las cincuenta acciones previstas.

Los Lexus autónomos en una de sus pruebas

El objetivo es convertir a esta ciudad y a su región en un laboratorio para los sistemas de movilidad de vanguardia, anticipándose con ello a la automatización de los vehículos y configurando un desarrollo positivo de esta tecnología.

Por otro lado, estas pruebas en la vía pública se engloban dentro de la visión que Toyota tiene para crear una movilidad más sostenible, segura y mejor para todos. Para la firma japonesa la relación entre el conductor y el vehículo es igual a la de un equipo que trabaja para lograr unos objetivos. Es por esto que han llamado a su visión “Mobility Teammate Concept”.

La seguridad marca las pruebas

El Lexus LS que TME utilizará para la realización de las pruebas de conducción autónoma en la vía pública está equipado con una serie de sensores en el techo, entre los que se incluyen el LIDAR, radares, cámaras y un sistema GPS de gran precisión, con los que es posible captar cualquier elemento o situación que se produzca alrededor del vehículo.

Dado que lo que prima en esta prueba es la seguridad, dentro del vehículo irá un conductor que solamente intervendrá en situaciones de riesgo. Este conductor estará acompañado por un operador encargado de supervisar el conjunto del sistema.

Además, Toyota está desarrollando dos modelos diferentes de conducción autónoma, alternativas que el fabricante japonés ha bautizado por el momento con los nombres de “Chófer” y “Guardián”.

Por otro lado, y al mismo tiempo que desarrolla tecnologías de vanguardia, Toyota está incorporando a toda su gama de vehículos las mejores prestaciones en materia de seguridad, como los nuevos sistemas avanzados de asistencia a la conducción (Advanced Driving Assistance Systems), comercializado bajo el nombre de Toyota Safety Sense y Lexus Safety System+.

Proyecto L3Pilot

El Lexus LS que TME está utilizando para sus pruebas de conducción autónoma también servirá para recoger datos para el proyecto europeo L3Pilot, en el que trabaja actualmente junto a otros treinta y cuatro socios entre los que se encuentran fabricantes de automóviles, proveedores de automoción, institutos de investigación y autoridades, etc.

L3Pilot es un proyecto lanzado en 2017 y que tiene una duración de cuatro años. Está financiado en gran parte por la Comisión Europea y su objetivo es sentar las bases para las pruebas de conducción automatizada a gran escala, con cerca de un millar de conductores y cien automóviles en diez países europeos.La aportación de Toyota en este proyecto L3Pilot se centra en la investigación de los comportamientos de los conductores y en el funcionamiento seguro de los sistemas de conducción autónoma en entornos urbanos complejos y diversos.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *