El Parlamento Europeo exige poner límites a las empresas buzón

La eurodiputada Izaskun Bilbao interpela a la Comisión Europea para que realice propuestas contra el “dumping social” y las empresas buzón

El Parlamento Europeo y en concreto Izaskun Bilbao, eurodiputada española por el PNV y experta en transporte terrestre, ha interpelado a la Comisión Europea para que con carácter de urgencia dicho organismo promueva una normativa común que haga frente al problema del llamado “dumping social”.

Las empresas buzon son una lacra para el sector del transporte europeo

Los representantes de los ciudadanos europeos exigen poner límites a las empresas comunitarias que deciden deslocalizarse e instalarse en países del Este con el fin de beneficiarse de una situación social, fiscal y laboral menos exigente. Las coloquialmente llamadas “empresas buzón”. Posteriormente, y aprovechando la libertad de tránsito, estas empresas buzón pueden operar en todos los países de la Unión Europea. Ejerciendo de esta forma una competencia desleal con aquellas otras que no tienen el mismo comportamiento y que por lo tanto deben soportar mayores costes.

La lucha contra el “dumping social” es el objetivo principal de la Alianza de la Carretera creada el pasado mes de enero por nueve países europeos, entre los que no está España. Al hilo de esta exigencia y de la interpelación del Parlamento Europeo la Comisión ha prometido que en las próximas semanas –antes de que termine el segundo trimestre de este año- se realizarán diferentes propuestas para proceder a la revisión de la reglamentación europea sobre el acceso a la profesión de transportista por carretera y sobre el acceso al mercado de transporte internacional de mercancías por carretera.

El objetivo de esta reforma es evitar, o al menos limitar, la creación de sociedades ficticias (las famosas empresas buzón) en países comunitarios con legislaciones menos estrictas en materia laboral y fiscal. Para ello la Comisión Europea propondrá que a las empresas de transporte que decidan deslocalizarse en estos “países de conveniencia” se les exija tener “suficiente” presencia y actividad para que puedan operar en todo el ámbito de la Unión Europea, unas exigencias que todavía estarías por definir.

Muchas de estas “empresas buzón” son, entre otras muchas, compañías españolas que se han deslocalizado en Bulgaria o Rumanía, cuyos camiones están matriculados en dichos países, cuyos conductores son de dicha nacionalidad y que sin embargo continúan trabajando en las actividades cotidianas que realizaban dichas empresas cuando todavía estaban radicadas en territorio español.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *