Listeriosis: Una bacteria que también puede atacar a nuestras mascotas

Pocas personas conocen que la bacteria que produce la listeriosis también puede afectar a nuestras mascotas y que perros y gatos, principalmente, se pueden convertir en pacientes y portadores de esta enfermedad. El mejor consejo es que nuestros animales de compañía en ningún caso se alimenten de restos de carne

listeriosis en mascotas por listeria en carne cruda

Sin duda que la epidemia de listeriosis está siendo la noticia de este verano con decenas de afectados por todo el país, principalmente en Andalucía, y por si faltaba poco la Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE) ha decidido realizar un llamamiento a la población para advertir que esta bacteria – Listeria – también puede afectar a nuestras mascotas si no tomamos las debidas precauciones.

Pero tampoco nos alarmemos innecesariamente. Para evitar los riesgos de contagio los veterinarios alertan de que bajo ningún concepto perros y gatos deberán ser alimentados con restos de carne, ya que estos alimentos pueden estar contaminados por listeriosis y con ello estaríamos perjudicando a nuestra mascota y facilitando la propagación del brote.

Desde CEVE nos recuerdan que la bacteria “Listeria monocytogenes” es capaz de producir infecciones tanto en seres humanos como en animales de distintas especies, una circunstancia que muchos propietarios ignoran. Son precisamente estos últimos los que además de sufrir dicha patología también pueden actuar como reservorios de la infección, favoreciendo la propagación de la bacteria en el entorno y territorio donde están asentados y en las fuentes de agua a las que puedan tener acceso.

Por otra parte, los veterinarios advierten que desde el punto de vista de la listeriosis perros y gatos son mascotas que tienen una especial importancia, ya que si sufren una infección y síntomas clínicos digestivos (diarrea) producirán a través de las deposiciones una contaminación del hogar en el que residen, favoreciendo con ello la transmisión de la infección a las personas más vulnerables con las que conviven, principalmente mujeres embarazadas y mayores.

Tenemos que ser conscientes de que nuestras mascotas pueden infectarse de listerioris por ingesta de carne contaminada, así que actuaremos en consecuencia, pero dicho contagio también puede producirse por el contacto directo con la bacteria presente en el entorno del animal.

Si esto sucede y advertimos en nuestros animales de compañía algún síntoma de la enfermedad, desde CEVE se aconseja ponerse en contacto de forma inmediata con un centro veterinario para que valore la situación, realice las pruebas diagnósticas oportunas y para que sean los expertos los que decidan el tratamiento a seguir.

seguro para perro

Un comentario

  1. Después de que se haya convertido en uno de los temas más polémicos de este verano, se agradece que os preocupéis también por los contagios que pueden sufrir nuestras mascotas ya que a los grandes medios no parece importarles mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *