Mantenimiento y limpieza de la Bicicleta: 4 consejos básicos para principiantes

Como nuestra compañera de batalla, mantener la bici en las mejores condiciones resulta prácticamente una obligación para todos los que somos amantes del ciclismo.

sillín de bici desgastado

Pero también es muy posible que nuestros conocimientos de mecánica no lleguen más allá del aprobado justo. Si es tu caso, es probable que te preguntes qué hacer para mantener tu bicicleta en el mejor estado al igual que hacemos con otros objetos de valor. Te ayudamos con unos consejos básicos y nada complejos para que tu bici esté impoluta y sin ningún rasguño para disfrutar de esas grandes y pequeñas rutas que tanto deseas conocer.

Y es que con todos los beneficios que supone practicar deporte y en particular el ciclismo qué menos que tener la bicicleta en el mejor estado posible a la hora de montar en ella y trasladarnos sin problemas y realizar los cuidados pertinentes para ello. Para lo que, lo creas o no, tampoco hace falta ser un experto en mecánica, sobre todo para mantenerla en los mínimos requeridos de limpieza y mantenimiento que se necesitan para ponernos en marcha. Si problemas de mayor gravedad aparecen, siempre puedes acudir a un experto en mecánica que te eche un cable, pero si lo que buscas es tener claro cómo tener tu bici cuidada y en perfecto estado en breves y sencillos pasos a realizar con asiduidad, te recomendamos que continúes tu lectura…

1. ¿Con qué frecuencia debemos limpiar la bici?

Es un tiempo precioso pero necesario. La bicicleta, si necesita algo además de kilómetros, es una limpieza adecuada y obligada la utilices más o menos. Sobre todo si acostumbras a montar frecuentemente, puesto que el desgaste que provoca el uso continuo requiere un mantenimiento idóneo que se debe llevar a cabo con cierta frecuencia y para el que no necesitarás un procedimiento complejo si se lleva a cabo a menudo. Es cierto que influirán los escenarios a los que te traslades con tu bici, ya sea campo, carretera o ciudad. Cada uno de los diferentes recorridos te dejará la bicicleta más o menos necesita de una limpieza a fondo, por lo que realmente lo más recomendable es dedicar unos minutos a una limpieza tras cada ruta que completemos, con mayor o menor profundidad dependiendo del trayecto realizado. Si te es inviable, lo más aconsejables es que al menos le dediques una vez al mes a este procedimiento, aunque te lleve más tiempo.

mantenimiento de la bici

Para ello, ten en cuenta evitar rociarla a toda presión con una manguera para no dañar algún mecanismo de la bicicleta al que no le haga ningún bien recibir demasiada agua con excesiva fuerza. A baja presión, puedes eliminar el polvo o el barro que se haya acumulado en las diferentes partes de la bicicleta. Puedes optar por un trapo al que añadir agua tibia, jabón o algún producto especial fabricado para limpiar bicicletas que evitará la acumulación de suciedad. Con el tiempo, si los restos de ésta no son eliminados, puede llegar a provocar incluso un funcionamiento defectuoso de la bici. Además, con una limpieza correcta, reduciremos la posibilidad de que se oxide con el paso del tiempo. También puedes emplear pequeñas cantidades de cera si además quieres culminar la tarea dejándola todo lo reluciente que desees.

2. Ten a punto los frenos y las ruedas de la bicicleta

Si hablamos de la importancia de llevar a cabo un mantenimiento adecuado de la bici, los frenos y las ruedas son dos pilares del vehículo que deben permanecer en las mejores condiciones posibles. En el caso de los frenos, hay que tener en cuenta que cuanto menos agarrotados estén, más cómodo será nuestro manejo a la hora de la conducción. El endurecimiento de los frenos no facilitará el movimiento de las ruedas y a la postre dificultará el manejo de la bici cuando montemos en ella. Y ya sabemos que con los frenos el riesgo a asumir debe ser mínimo, por lo que no dudes en dar la vuelta a la bici, colocarla con el manillar hacia abajo y las ruedas hacia arriba para comprobar con los pedales si éstas giran con la rapidez y la facilidad con la que deben hacerlo. Puedes optar también por engrasar los cables de freno con un aceite adecuado, y de igual forma con las ruedas, las cadenas y los pedales. Todas estas partes del vehículo, bien engrasadas, funcionarán mejor y reduciremos los riesgos de accidente a la hora de montar en bici.

frenos de una bicicleta

Si en los frenos destacamos lo trascendental que supone evitar un endurecimiento de los mismos, en lo que respecta a las ruedas no podemos dejar pasar por alto la presión de inflado de las mismas, que debemos mantener en el punto exacto sin excedernos ni quedarnos corto para que la adhesión a la superficie sea la adecuada. Puedes inflar las ruedas tú mismo con un medidor de presión, o si lo prefieres, acudir a la gasolinera más cercana para que allí mismo te pongan la presión de las ruedas al nivel correcto. Antes y después de cada ruta, no olvides fijarte en el estado de los tacos y si se han producido posibles pinchazos en la cubierta. No podemos pasar por alto la revisión de las llantas y su nivel de aire para asegurarnos entonces de que las cubiertas duren el máximo tiempo posible a la hora de ponernos en marcha.

3. Comprueba el estado de la cadena y los cambios de la bici

Si algo nos caracteriza a todos a la hora de montar en bici tras mucho tiempo sin hacerlo es el temor a que la cadena se descoloque y tengamos que hacer una parada para colocarla debidamente. No hablemos ya de que esta situación pueda llegar a suceder de manera habitual. Es por tanto necesario asegurarnos de realizar un mantenimiento y cuidado acorde de la cadena de nuestra bicicleta. Lubricarla nos ayudará a mantenerla en buen estado y evitar el desgaste producido por el uso de nuestro vehículo de dos ruedas. Extender aceite lubricante sobre la cadena y dispersarlo con trapos o balletas será una buena solución para conseguir nuestro objetivo.

cadena y cambios de una bici

A la hora de desengrasar, puedes optar por un cepillo o bien una máquina desengrasante con rodillo para una limpieza más profunda de la cadena de la bici. Y para limpiar los platos y los piñones, puedes utilizar cepillos especiales que podrás introducir en los piñones y platos. Para una limpieza profunda de la cadena de la bici, no te pierdas este artículo con toda la información y los mejores consejos.

En el caso de que tengamos una bicicleta de montaña, es recomendable mantener también en buen estado el resto de elementos que componen nuestro vehículo de dos ruedas y que de igual forma requieren un mantenimiento y un cuidado acordes para que podamos disfrutar de nuestra bici como se merece. Sin ir más lejos, nos referimos a los cambios de la bicicleta y a todo el cableado que lo conectan con la cadena y los pedales, del que debemos asegurarnos que no se encuentren demasiado ajustados para que durante la ruta la cadena pueda quedar suelta.

4. ¿Dónde guardas tu bici? El lugar es más importante de lo que crees

Lo más común es que por motivos laborales o por el resto de tareas diarias y quehaceres que todos tenemos que llevar a cabo, no podamos montar en bici o practicar ciclismo de forma diaria. Es por ello que para realizar un mantenimiento de nuestra bicicleta acorde o cuidarla para tenerla en perfecto estado cuando llegue ese rato libre tan deseado, el lugar en el que decidamos guardarla resultará también muy importante.

Bicicleta guardada en un piso.

Éste debe ser un espacio con unas dimensiones apropiadas para el vehículo y que carezca de humedad, puesto que un exceso de ésta podría provocar que la bicicleta se oxide con facilidad. Para evitar que otros agentes externos puedan también perjudicar el estado de la bici, lo más aconsejable será cubrirla con tela u otro tipo de material que la mantenga lo más protegida posible.

Un seguro para tu bicicleta que te dé tranquilidad

Tanto si tu bicicleta es eléctrica, ebike o emtb como si es una de montaña o de paseo sin motor, contar con un seguro que le añada un nivel más de protección con el que podamos estar más tranquilos a la hora de circular, pasear o planificar la ruta que deseemos. Del mismo modo que la documentación es un accesorio más que se suma al casco, los guantes, las zapatillas o el maillot, contar con un seguro para bicicletas es la mejor forma de practicar ciclismo con total tranquilidad.

seguro para bicis

Mantenimiento y limpieza de la Bicicleta: 4 consejos básicos para principiantes
5 (100%) 5 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *