En 15 años se jubilará el 45% de los conductores profesionales

En los próximos años harán falta en nuestro país 15.000 nuevos conductores profesionales, una cifra que en Alemania puede llegar a 150.000. La última medida del Gobierno ha sido rebajar a los 18 años la edad mínima para poder conducir camiones pesados. Por su parte, la IRU apoya iniciativas para sumar a las mujeres al transporte.

En 15 años se jubilará el 45% de los conductores profesionales

Si se mantiene el crecimiento de los volúmenes de mercancías y de intercambios comerciales en los próximos años la Unión Europea podría llegar a necesitar 400.000 nuevos conductores profesionales.

Esta abultada cifra se desprende de un reciente estudio realizado por la consultora Transport Intelligence, que señala que Alemania podría necesitar entre 45.000 y 60.000 chóferes; Francia 43.000 y Reino Unido entre 60.000 y 76.000. En el caso español este mismo informe revela que el número de nuevos conductores podría llegar a 15.000.

En estos momentos en nuestro país tan sólo el 7% de los chóferes de camiones tiene menos de 25 años y la edad media de este colectivo ya supera ligeramente los 50 años. Por otro lado, según datos de la DGT sobre titulares de permisos de conducir C y C+E, en un plazo de quince años se habrán jubilado el 45% de las plantillas de conductores profesionales.

En este sentido en un reciente informe la IRU señala la necesidad de que las mujeres se incorporen en mayor número al transporte de mercancías por carretera, un sector donde su presencia apenas supera el 2%. Para la Fundación Corell en España las mujeres conductoras son aproximadamente un 3,4%, cuando en otras actividades industriales es del 52%.

Por el momento el problema de la escasa oferta de chóferes nacionales se está “solucionando” con la contratación de trabajadores extranjeros, un colectivo que en el transporte de mercancías por carretera ya alcanza el 9,5% del total, con una mayoría de marroquíes (23%), ecuatorianos (20%), ucranianos (14%), colombianos (7%) y moldavos (6%).

Para el presidente del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), y presidente de la patronal Conetrans, Carmelo González, la explicación a este problema descansa en buena parte en los bajos precios del transporte: sin rentabilidad las empresas no pueden pagar salarios razonables y sin salarios razonables no hay conductores”.

Por otra parte, a los bajos salarios habría que sumar las siempre difíciles circunstancias laborales (exceso de tiempos de conducción, carga y descarga, tiempos de espera, restricciones al tráfico, etc) en las que los conductores tienen que desempeñar muchas veces su trabajo.

Además, la imposibilidad de conciliar vida laboral y familiar en el caso de los transportes de largo recorrido, hace que las generaciones más jóvenes no vean en el transporte una actividad en la que desarrollar su vida profesional.

Seguro para camiones

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *