Mercedes 130, el Escarabajo de la marca de la estrella

En 1937 se fundaba en Alemania la compañía Volkswagen y tan solo un año más tarde, en 1938, presentaba su modelo más mítico y popular, el Escarabajo. Sin embargo, lo que casi nadie conoce es que antes de que este modelo se convirtiera en el coche del pueblo” Mercedes ya había presentado otros modelos que podrían haber acabado con la existencia de Volkswagen. Se trata de los Mercedes 130 y 170 H. Te contamos su historia a continuación. 

Mercedes 130 y 170 H

En la Alemania de la década de los veinte y los treinta del siglo pasado muchos alemanes utilizaban las motocicletas para sus desplazamientos puesto que eran más asequibles que los automóviles. Bajo estas circunstancias algunos fabricantes vieron una oportunidad de hacerse con un nicho de mercado muy importante. 

Si existe algún modelo que llenara este hueco fue el Volskwagen Escarabajo, un modelo diseñado por Ferdinand Porsche y apoyado económicamente por Adolf Hitler que se convirtió en el coche del pueblo desde que se presentara en 1938, aunque auge llegó tras la Segunda Guerra Mundial. 

Sin embargo, anteriormente al lanzamiento del Escarabajo, Mercedes-Benz ya había fabricado algunos modelos, como el 130 y el 170 H, para este segmento de la población que podrían haber acabado con uno de los coches más míticos e, incluso, podrían haber impedido que Volkswagen se fundara. 

Los prototipos de Mercedes-Benz 

La historia de los coches económicos dirigidos a las clases populares comienza con Ferdinand Porsche a comienzos del siglo XX. Por aquel entonces, Porsche trabajaba como director técnico en Mercedes-Benz

A finales de los años veinte nuestro protagonista detectó un hueco en el mercado y propuso a la compañía fabricar un modelo pequeño y económico que pudiera llegar a todos los públicos. Sin embargo, dado que Mercedes-Benz se había hecho con una gran reputación dentro de los vehículos de lujo la directiva rechazó la idea

Pero como la vida da muchos giros, poco tiempo después desde la marca de la estrella decidieron retomar el proyecto que en tantas ocasiones habían negado a Porsche pero sin contar con él.  

La justificación que encontraron en la compañía para dar luz verde al proyecto era que los tiempos cambian y hay que adaptarse a ellos. Y es que, a comienzos de la década de los treinta se vivía una creciente crisis económica que hacía que los clientes requiriesen automóviles más asequibles. 

Ahora bien, desde Mercedes-Benz también tenían claro un aspecto: el coche del pueblo no podía perder la esencia de la marca y debía caracterizarse por ser innovador, al igual que todos los demás modelos del fabricante. 

Para desarrollar este coche del pueblo se colocó al frente a Hans Nivel, sustituto de Ferdinand Porsche cuando esté dejó Mercedes-Benz. En 1931 el nuevo director técnico presentaría el primer prototipo, el Mercedes 120 (W17)

Mercedes Benz 120

Este modelo fue el primero en ubicar su motor de gasolina de cuatro cilindros y 1.2 litros en posición trasera. Tenía una potencia de 25 CV y en su interior, al cual se accedía a través de dos puertas, había espacio para cuatro ocupantes. 

Este prototipo no llegó a convencer y en 1933 se presentó el segundo, el Mercedes 175 (W25 D). Este nuevo modelo presentaba un diseño con más curvas y una trasera alargada. Contaba con un motor diésel de tres cilindros que le aportaba 30 CV de potencia. Sin embargo, el exceso de ruido y vibraciones hicieron que quedara descartado

Mercedes 175

Mercedes 130, el primer coche del pueblo 

Tan solo un año después de haber rechazo el prototipo del Mercedes 175 (W25 D) la compañía presentaba en el Salón de Berlín de 1934 el Mercedes 130 (W23). Se trataba de un automóvil inspirado en los dos prototipos anteriores con un diseño y una mecánica totalmente revolucionarias. 

El eje central sobre el que giraba el 130 era la posición trasera del motor. Este cambio de ubicación era ya en si una apuesta mecánica y, además, permitía crear frontales con nuevos diseños más aerodinámicos. 

Mercedes 130 delantera

Estéticamente, el Mercedes 130 (W23) no presentaba la característica parrilla cromada aunque si lucía la insignia de la estrella de tres puntas. Su capó era más corto y la cabina estaba desplazada hacia delante lo que permitía aumentar el espacio interior

En cuanto al motor, este coche del pueblo de Mercedes-Benz contaba con un propulsor de cuatro cilindros y 1.3 litros que le otorgaba 26 CV de potencia. 

Por otro lado, el Mercedes 130 se podía adquirir en tres opciones de carrocería. La versión Limousine que era un sedán cerrado, la versión Cabriolet Saloon con techo descapotable y laterales fijos o la versión Tourenwagen que era un cario propiamente dicho. Su precio de venta partía desde los 3.200 marcos, una cifra algo elevado pero muy inferior a la del resto de modelos de la marca. 

Mercedes Benz 130 trasera

Por desgracia, su distribución del peso hacía que la trasera fuera difícil de controlar y que el vehículo abusara del sobreviraje. Esto supuso que los alemanes lo considerasen un coche difícil de conducir. Como resultado, Mercedes-Benz solo comercializó 4.298 unidades del 130 y dejó de producirlo en 1936

Mercedes 170 H, un paso hacia el fracaso 

Motivados por la idea de hacerse con un gran nicho de mercado Mercedes-Benz siguió buscando el coche definitivo para las masas. Es así como surge el 170 H (W28), un modelo que combinaba la arquitectura de motor trasero del 130 con los elementos tradicionales de 170 V. 

Realmente el 170 H era una evolución del Mercedes 130 en la que se había sustituido el motor por otro de cuatro cilindros y 1.7 litros con 38 CV de potencia y se había corregido algunos aspectos como el ruido y el comportamiento del vehículo. Por el contrario, el nuevo diseño influyó negativamente en el espacio del habitáculo

Mercedes 170H

En 1939 el Mercedes 170 H dejó de fabricarse en parte por sus escasas ventas, apenas 1.507 unidades, y en mayor medida por el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.  

Respecto al primer factor, hay que destacar que el 170 H contaba con un equipamiento superior al de su antecesor lo que incrementó el precio hasta los 4.350 marcos. 

Este fracaso en el desarrollo del coche del pueblo supuso que Mercedes-Benz dejara de fabricar vehículos compactos con motor trasero y fue la oportunidad para que Volkswagen y su mítico Escarabajo nacieran.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *