Mercedes-Benz: 125 años de competiciones automovilísticas

Vehículos de Mercedes Benz que han hecho historia en las competiciones automovilísticas

Desde que en 1894 se disputara la primera carrera de turismos con una organización real, la París-Rouen, Mercedes-Benz siempre ha puesto un coche sobre la pista de cualquier competición, salvo en los años siguientes al grave accidente acaecido en las 24 Horas de Le Mans de 1955 y que costó la vida al piloto y a 83 espectadores. A continuación hacemos un repaso a estos 125 años de historia repleto de triunfos y a los modelos más icónicos de la marca alemana.

Las carreras automovilísticas han existido desde que se encontraron por primera vez dos coches. Sin embargo, la primera carrera organizada se disputó en Francia el 22 de julio de 1894. Fue la mítica París-Rouen en la que Jules-Albert de Dion consiguió la victoria.

En este primera cita francesa también tomó la salida el primer vehículo de competición de Mercedes-Benz, una fecha desde la que han transcurrido 125 años durante los cuales la marca de Stuttgart no ha hecho más que acumular éxitos en prácticamente todas las disciplinas en las que ha participado.

A continuación hacemos un recorrido por la historia de Mercedes-Benz y repasamos cuáles han sido sus modelos más icónicos del último siglo.

Todo empieza en París

La historia competitiva de Mercedes-Benz se remonta a la primera París-Rouen de 1894. En aquella carrera, en la que se inscribieron 102 vehículos pero solo participaron 21, un total de quince consiguieron llegar a la meta.

De todos ellos nueve montaban motores Daimler fabricados bajo licencia y otro era un un Benz Vis-à-Vis conducido por Émile Roger, el importador francés de Benz & Cie.

Posteriormente, la marca tomaría la salida en muchas otras carreras celebradas en Francia, Alemania, Reino Unido y España entre finales del siglo XIX y la primera década del siglo XX, pero finalmente sería en Estados Unidos y en la carrera Chicago-Veukegan-Chicago donde Mercedes-Benz obtendría su primera victoria en 1895.

Esta prueba tenía un recorrido de 92 millas y Oscar Mueller fue quién consiguió cruzar la meta en primer lugar al volante de un Benz. Ese mismo año Mueller terminaría segundo en otra prueba disputada en el continente americano.

Mercedes clásico en una de las competiciones

El SSK marcó el camino

En 1926 Mercedes Simplex, que formaba parte del Grupo Daimler, y Benz & Cie unieron sus fuerzas para crear Mercedes-Benz, una marca que se caracterizaría por las altas prestaciones y el lujo de sus vehículos.

Además, los responsables de ambas compañías eran apasionados de la competición y contaban con experiencia en este tipo de vehículos. El primer modelo fue el Mercedes-Benz SSK, un coche que marcaría la triunfal historia posterior de la marca.

El SSK fue diseñado por Ferdinand Porsche antes de fundar su propia compañía y era capaz de alcanzar los 190 Km/h. Con Rudolf Caracciola al volante lograron levantar infinidad de trofeos en un gran número de prestigiosas carreras.

Las flechas de plata de los años 30

“Flechas plateadas”, en alemán “Silberpfeile“, es el apodo con el que la prensa bautizó a los Mercedes-Benz W125 que dominaron la competición entre los años 1934 y 1939.

flechas plata de Mercedes Benz

El nombre viene dado por su color y, obviamente, su velocidad. En aquella época no había patrocinadores y por ello los coches se pintaban según una tabla de colores en función del país de origen del equipo, blanco para el caso de los alemanes. Sin embargo, estos modelos corrieron luciendo una carrocería plateada.

La historia del “color plata” en los Mercedes-Benz comienza en 1934 cuando entra en vigor la limitación de peso de 750 kg para uno de los campeonatos previos a la F-1. En una de aquellas pruebas el Mercedes-Benz W125 marcó en báscula 751 kg. Fue entonces cuando Alfred Neubauer, director deportivo de la marca, y Manfred von Brauchitsch, piloto, decidieron raspar la pintura blanca para bajar los kilos del coche.

Al día siguiente y luciendo un aspecto plateado por el aluminio de su carrocería, el W125 de 320 CV pasó las verificaciones y ganó la prueba. Desde entonces se acuño este término para referirse a este modelo de Mercedes-Benz.

La época dorada de Mercedes-Benz

Tras la Segunda Guerra Mundial el automovilismo de competición resurgió de sus cenizas. El primer hito importante fue la creación del primer Campeonato Mundial de F-1 en 1950, competición en la que Mercedes-Benz no tomó la salida.

Cuatro años más tarde comenzaría el historial de éxitos de la compañía, cuando Juan Manuel Fangio al volante de un W196 se alzó con la victoria en el Mundial de F1. En 1955 el piloto argentino revalidaría el título.

Al mismo tiempo modelos de Mercedes-Benz también tomaban la salida en algunas de las carreras y rallies más peligrosos del mundo, como la Mille Miglia o la Tara Florio, pruebas donde el MB 300 SLR se convirtió en un rival a batir.

Mercedes Benz compitiendo en 1959 (Foto: ©Daimler AG)

Un regreso obligado

Tras el accidente acaecido en las 24 Horas de Le Mans de 1955, en el que murieron el piloto Pierre Levegh y 83 espectadores, la participación de Mercedes-Benz en competiciones automovilísticas quedó reducida a apariciones esporádicas.

Foto: ©Daimler AG

Es a partir de los años ochenta cuando la marca alemana decide regresar a la competición de la mano de un Mercedes-Benz 500 SL, vehículo que participaría en infinidad de ralliessin conseguir éxitos destacados.

Después del 500 SL otro Mercedes-Benz se uniría al Campeonato Alemán de Turismos (DTM). Durante la época dorada de las carreras de turismos, el MB 190E conseguiría numerosas victorias en las pruebas germanas.

Ya en los años noventa Mercedes-Benz iniciaría un ambicioso proyecto con el que volver a triunfar en el mundo de los prototipos de competición. Este proyecto daría lugar el CLK GTR.

La unión triunfal con AMGMercedes-Benz regresaría en 2010 a la F-1 de la mano de AMG y con Ross Brawn y Michael Schumacher a bordo de sus monoplazas. Tan solo dos años después -2012- consiguieron la primera victoria en un Gran Premio y dos años después -2014- Lewis Hamilton volvería a alzar a la marca de Stuttgart a lo más alto, cuando fue coronado como campeón del mundo a los mandos de un Mercedes F1 W05 Hybrid.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *