Xavier Cugat, el músico que popularizó los chihuahua en Hollywood

Durante la década de los 40 era frecuente ver a Cugat dirigiendo su orquesta con una sola mano, mientras que con la otra sostenía a “Pepito”, un ejemplar de chihuahua. Puede parecer un gesto “snob”, pero quizá se entienda mejor al saber que el propio Cugat tenía una empresa que se dedicaba a la cría de estos perros.

El músico español Xavier Cugat hizo famosos a los chihuahua

Curiosamente, en el pasado los Chihuahua se hicieron hecho famosos en el mundo entero no por su corta altura, entre 15 y 35 centímetros, una circunstancia que los convierte en los perros de menor tamaño reconocidos por el American Kennel Club (AKC), sino gracias a la música y a sus estelares apariciones en público.

Todo comenzó en 1890 cuando al final de una de sus muchas actuaciones la cantante de ópera Adelina Patti recibía un abultado ramo de flores regalo del presidente de México. Lo que desconocía la soprano y diva italiana es que en el interior de aquel presente estaba oculto un pequeño ejemplar de chihuahua, animal que al acabó de un tiempo acabó sorprendiendo con su aparición.

Ya en la década de los 40 el músico catalán Xavier Cugat, el único artista español que tiene cuatro estrellas en el Paseo de la Fama de Hollywood, se hizo famoso por hacerse acompañar en todas sus actuaciones, entrevistas y apariciones cinematográficas de un diminuto chihuahua, un gesto que hizo famosa a esa raza entre la “jet” neoyorquina.

Durante años fue muy habitual ver en el escenario a Cugat dirigiendo a su abigarrada orquesta con un solo brazo, mientras con el otro sostenía a “Pepito”, aunque en realidad nunca se trataba del mismo perro. Habrá quién pueda pensar que Cugat era un artista un poco “snob”, pero lo cierto es que él mismo tenía una empresa que se dedicaba a la cría y venta de ejemplares de chihuahua, así que en realidad lo que hacía era una labor de promoción.

Descendientes de los “techichi”, los perros de compañía que acompañaron a la civilización tolteca, los chihuahuas en realidad comenzaron llamándose “chihuahueños” tras ser descubiertos en 1850 en el norte de México, aunque una vez en Estados Unidos se prefirió cambiarles el nombre.

Lo que nadie puede negar a los chihuahuas es que con una altura que no supera los 35 centímetros y un peso que no pasa de los 3 kg, son los perros más pequeños del mundo, con una esperanza de vida que puede llegar fácilmente a los 18 años y que casi nunca está por debajo de los 14 años. Según el AKC existen las variedades de pelo corto y de pelo largo, aceptándose todos los colores y tonalidades.

seguros baratos para perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *