¿Nacionalizará el próximo gobierno algunos tramos de la AP-7?

El gobierno socialista se ha mostrado partidario de “nacionalizar” aquellas autopistas cuyas concesiones vayan caducando. En enero de 2019 lo hizo con la AP-1 y en enero de 2020 le tocaría el turno a algunos tramos de la AP-7, salvo que el gobierno que salga de las próximas elecciones establezca otra política. Pero hay que saber que el fin de los peajes puede abrir las puertas al establecimiento de la euroviñeta en España.

IMAGEN DE ARCHIVO DE LA AP-7

Los peajes en todas las carreteras de alta densidad de tráfico (euroviñeta) son en algunos países que los han puesto en marcha una forma de financiar el mantenimiento de las mismas, una cuestión que cuenta con el visto bueno de la Unión Europea.

El procedimiento consiste en cobrar a cada automóvil, en función de su tamaño y características medioambientales, una cantidad fija por kilómetro recorrido, para lo cual es necesario instalar unos pórticos con cámaras encargadas de reconocer dónde comienza el recorrido y dónde finaliza y una compleja solución informática que gestione todo el sistema.

En España tan sólo existe euroviñeta para camiones pesados en la A-1 y A-15 a su paso por la provincia de Guipúzcoa, una fórmula que se encuentra recurrida en los tribunales, pero a partir de esta excepción todas las carreteras públicas son gratuitas, aunque el cobro de una tasa por el uso de infraestructuras viarias -euroviñeta- es una cuestión que está sobre la mesa.

Por otro lado, en los últimos meses el gobierno socialista ha procedido a la “nacionalización” paulatina de aquellas concesiones de autopistas que han ido caducando, que de esta forma han dejado de estar sometidas al régimen de cobro de peajes, como ha sucedido en algunos tramos de la AP-1.

Si se mantiene esta política tras las elecciones de noviembre el próximo año 2020 finaliza la concesión de los tramos de la AP-7 comprendidos entre Tarragona y Alicante y entre Sevilla y Cádiz, que pasarían a depender del ministerio de Fomento.

¿Se acabarán los peajes de la AP-7?

Por lo pronto el Consejo de Ministros, a petición del ministerio de Fomento, ha aprobado sacar a concurso público los trabajos de mantenimiento para los dos tramos de la AP-7 antes mencionados, porque a partir del año 2020 Abertis dejará de ser la empresa concesionaria y ambas infraestructuras pasarán a ser de titularidad pública.

este es uno de los tramos del PEAJE DE LA AP-7

Para la licitación del concurso Fomento ha pedido que se redacte un estudio previo sobre la distribución del tráfico tras la eliminación de ambos peajes, así como las actuaciones necesarias por parte de la Red de Carreteras del Estado.

Con este estudio se pretende recopilar datos e información acerca de los antecedentes y realizar un estudio del tráfico y de la movilidad del entorno viario de la AP-7, tanto en la situación actual como tras la supresión del peaje. Además, también se quiere valorar la efectividad de las alternativas de actuación propuestas.

Con toda esta información se determinarán cuáles son las medidas que mejor solucionen y resuelvan las nuevas necesidades creadas tras laredistribución del tráfico, una circunstancia que probablemente se producirá tras la eliminación de los peajes en los tramos de la AP-7 entre Tarragona y Alicante y entre Sevilla y Cádiz.

Aunque antes de eso tenemos que conocer que gobierno saldrá de las próximas elecciones y si se mantendrá la política de “nacionalizaciones” puesta en marcha por Pedro Sánchez.

Las consecuencias de eliminar los peajes

La primera consecuencia de eliminar los peajes en ambos tramos de la AP-7 es la que están deseando los miles de conductores que circulan por estas carreteras. Desde enero de 2020 viajar entre las localidades de Tarragona y Alicante o entre las de Sevilla y Cádiz será mucho más barato. Más bien gratis total.

La segunda consecuencia será el previsible aumento del tráfico rodado. Esta opción es difícilmente medible de forma previa a la eliminación del peaje, pero es previsible que aumente la circulación de vehículos particulares e industriales, pues esta carretera es muy transitada por camiones pesados que cruzan el Levante español en dirección a Europa y viceversa.

Nacionalizar o no algunos tramos de la AP-7 será una opción para el próximo ejecutivo

Para esta estimación se han utilizado los datos obtenidos después de la liberalización de la AP-1. En esta autopista, la primera en pasar a manos del Estado, el tráfico se incrementó en un 58% tras suprimirse el régimen de peajes.

En cifras podemos ver cómo durante el mes de diciembre de 2018 esta autopista contabilizó 26.516 vehículos diarios, por los 16.703 registrados en el mes previo a la eliminación. Si nos centramos en el tipo de vehículos vemos que el aumento en la circulación de camiones fue el más destacado, pasando de 3.794 camiones/día a 6.400 camiones/día tras la liberalización.

Cabe destacar que aunque en estas carreteras aumente el tráfico, en las que hasta ahora eran gratuitas y cubrían el mismo recorrido de forma paralela el volumen de circulación disminuyó en la misma proporción.

Los planes de futuro

La futura eliminación de los peajes de la AP-7 se sumarían al ya suprimido de la AP-1. Además, en agosto de 2021 también están previstas las liberalizaciones del tramo de la AP-7 comprendido entre Salou y La Junquera, el tramo de la AP-2 entre Zaragoza y El Vendrell y el de la carretera que une Mataró con Mongat-Palafolls, gestionado por la Generalitat de Cataluña. Estos vencimientos suponen una alegría para muchos conductores, pero una mala noticia para cerca de 150 trabajadores de atención en peaje y oficina. Mientras que los empleados de mantenimiento tienen asegurada su continuidad, para los demás el futuro es incierto.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *