NFT Aska, el primer coche volador se venderá en 2026

En 2026 NFT planea tener en el mercado el primer coche volador de propulsión híbrida, un vehículo que será capaz de circular por carretera con las prestaciones de un automóvil convencional y que al mismo tiempo podrá despegar y aterrizar como un  helicóptero o un avión y volar a una velocidad de 240 Km/h. Por el momento NFT ya ha abierto su cartera de pedidos.

En 2026 NFT planea tener en el mercado el primer coche volador de propulsión híbrida, un vehículo que será capaz de circular por carretera con las prestaciones de un automóvil convencional y que al mismo tiempo podrá despegar y aterrizar como un  helicóptero o un avión y volar a una velocidad de 240 Km/h. Por el momento NFT ya ha abierto su cartera de pedidos.

A día de hoy los coches voladores pueden parecernos una fórmula de ciencia-ficción para acabar con los atascos terrestres y acelerar los trayectos de forma eficiente, pero para algunas start-up, como es el caso de NFT (Next Future Transportation), se trataría de una posibilidad viable desde un punto de vista técnico y que en el futuro permitiría elegir entre viajar por tierra o por el aire.

Hay que recordar que hace dos años esta empresa de capital norteamericano e israelí ya anunció que tenía previsto desarrollar y construir un automóvil volador capaz de despegar del suelo utilizando para ello un sistema de alas retráctiles. Dicho y hecho.

Es un coche, es un avión….

El futurista mercado de los coches voladores se está convirtiendo en todo un filón para grandes compañías, pero también para jóvenes start-up que ya han mostrado algunos prototipos muy prometedores.

En el caso de NFT no solo acaba de presentar su primer desarrollo de coche volador con tecnología eVTOL, aproximadamente del mismo tamaño que un SUV -unos seis metros de longitud- y que ha sido bautizado con el nombre de Aska, vocablo que en japonés significa “pájaro volador”, sino que los responsables de NFT también han anunciado que han comenzado a aceptar pedidos de su novedoso automóvil volador.

Cuando circula por carretera –su velocidad máxima es de 112 Km/h– el Aska tiene las mismas prestaciones de confort de marcha, maniobrabilidad y seguridad de las que disponemos en un automóvil convencional y al mismo tiempo es capaz de volar de una forma eficiente y segura.

NFT Aska

Despegar y aterrizar en vertical y en horizontal

Este automóvil volador dispone de cuatro plazas y está basado en un diseño aerodinámico que tiene la capacidad de despegar y aterrizar de dos formas. El Aska puede elevarse del suelo verticalmente como si se tratara de un helicóptero o también puede hacerlo como si fuera un avión rodando a lo largo de unos metros para despegar o aterrizar, aunque para realizar estas operaciones no precisa de una terminal aérea.

Con las alas retráctiles extendidas y listo para emprender el vuelo el Aska tiene una envergadura de 12,2 metros, mientras que en “posición carretera” su longitud es de unos seis metros. Desde un punto de vista mecánico este coche volador está impulsado por un sistema de propulsión híbrida, que cuenta con motores eléctricos y un motor de gasolina de rango extendido.

Los ingenieros de NFT aseguran que el Aska puede alcanzar una autonomía de vuelo de aproximadamente 400 kilómetros a la nada desdeñable velocidad máxima de 240 Km/h. A la hora de impulsarse para volar el Aska cuenta con diez hélices propulsoras, mientras que para realizar despegues en vertical tiene que utilizar cuatro hélices más instaladas en la parte trasera y en las alas. Por cierto, que en vuelo la capacidad de pasaje del Aska se reduce a tres plazas.

Modo vuelo del NFT Aska
Modo vuelo del NFT Aska

NFT: Un coche para todos los públicos

Tras presentar su prototipo los planes de NFT pasan ahora por encontrar inversores que confíen en el proyecto y que inyecten los fondos necesarios para que el Aska entre en producción. El presidente de NFT, Guy Kaplinsky, estima que el precio de este primer coche volador no será inferior a los 200.000 dólares, algo más de 175.000 euros.

Además, dentro de la estrategia de NFT está que el Aska no sea un vehículo sólo para ricos y con este objetivo se está estudiando la posibilidad de ofrecer un “servicio de suscripción” que tendría una tarifa mensual entre 200 y 300 dólares. “Estamos construyendo algo que todos podrán pagar” ha afirmado Guy Kaplinsky.

Por el momento para recaudar recursos NFT está ofreciendo por 789.000 dólares, unos 650.000 euros, una versión personalizada del Aska y los primeros clientes ya pueden reservar sus unidades haciendo efectivo un depósito de unos 4.000 euros, aunque NFT ya advierte que las primeras unidades del Aska no estarán disponibles antes de 2026.

Un detalle a tener en cuenta es que en su elevado PVP el Aska ya incluye el coste del correspondiente curso para obtener la licencia de piloto, imprescindible para poder “conducir” este automóvil volador.

Por el momento los planes de NFT son realizar todo tipo de pruebas con el Aska y a partir de ahí obtener las certificaciones correspondientes que permitan su entrada en funcionamiento.

seguro turismo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *