Los problemas de obesidad afectan al desarrollo del cerebro

Hasta ahora la obesidad se había relacionado con la aparición de enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes, pero distintos estudios demuestran que este problema también puede afectar a la forma y la estructura del cerebro.

la obesidad puede causar problemas en el desarrollo del cerebro

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la obesidad es un problema que afecta a 650 millones de adultos en todo el mundo. Desde hace tiempo se sabe que este trastorno está ligado a la aparición y el desarrollo de enfermedades de carácter cardiovascular e, incluso, del cáncer, y ahora también se ha llegado a la conclusión de que la obesidad puede llegar a causar daños cerebrales.

Cerebro y obesidad

Hace unos meses investigadores de la universidad británica de Loughborough llevaban a cabo un estudio en el que se pretendía identificar la relación existente entre la disminución del tamaño del cerebro, el Índice de Masa Corporal (IMC) y el diámetro de la cintura en personas con obesidad.

Según Mark Hamer, director de este proyecto científico, la contracción del cerebro está ligada a un mayor riesgo de demencia y a problemas de memoria, aunque este factor nunca se había asociado con el exceso de grasa en el cuerpo.

Para desarrollar esta investigación Mark Hamer y su equipo tomaron los datos del UK Biobank, una base que alberga la información sanitaria de cerca de 500.000 personas con una media de edad de 55 años y para el estudio escogieron a aquellos con un Índice de Masa Corporal de 30 o más, cifra que está considerada como obesidad.

Además, tuvieron en cuanta a aquellas personas cuya relación entre la circunferencia de la cintura y la cadera fuese de 0,90 en hombres y de 0,85 en mujeres. Paralelamente, a todos ellos les calcularon el tamaño del cerebro mediante resonancias magnéticas e identificaron la cantidad de materia gris y blanca.

Para ser más rigurosos en la investigación anotaron otra serie de factores que podían tener influencia en la relación obesidad-daño cerebral, como la edad, la presión arterial, los niveles de actividad física o el consumo de tabaco y alcohol.

Los resultados fueron realmente sorprendentes. Las personas con un IMC y una relación cintura-cadera elevada mostraron un menor volumen cerebral, registrando un promedio de 786 centímetros cúbicos de masa cerebral.

Este volumen aumentaba hasta los 793 centímetros cúbicos en personas con una relación cadera-cintura baja y hasta los 798 centímetros cúbicos en personas que mantenían su peso ideal.

Por otro lado, recientemente un equipo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Leiden (Holanda) dirigidos por Ilona A. Dekkers ha demostrado la obesidad puede producir cambios en la forma y la estructura del cerebro.

Para la investigación, iniciada en 2006, se tomaron los datos de UK Biobank de 12.000 personas a las que se les realizaron escáneres cerebrales, resonancias magnéticas y otra serie de pruebas para conocer su cerebro.

El estudio, publicado en la revista “Radiology”, mostró claras asociaciones entre el porcentaje de grasa corporal y la forma y la estructura del cerebro. Tener niveles más altos de grasa corporal está directamente relacionado con volúmenes más pequeños de importantes estructuras cerebrales,incluidas aquellas donde se aloja la materia gris.

Al mismo tiempo se demostró que un incremento de la grasa corporal aumenta la probabilidad de que se produzcan cambios en la materia blanca del cerebro, lo que afectaría negativamente a la transmisión de señales nerviosas.

De acuerdo con la investigación de Dekkers, la obesidad afecta más gravemente al globo pálido de las mujeres que a los hombres, una estructura cerebral que se encarga del movimiento voluntario.

Comer sin pantallas

Puede parecer surrealista pero se ha demostrado que comer sin mirar el teléfono móvil o la televisión hace que ingieras hasta un 30% menos de alimentos en cada comida.

Comer centrándonos en la comida y no en otros estímulos externos ayuda a llegar antes al punto de estar saciados. Además, si prestamos atención a los alimentos la memoria grabará un recuerdo que nos podrá ayudar a saciarnos durante la siguiente comida.

Pero si eres de los que no pueden dejar el móvil alejado de la vista mientras come tenemos la solución. Eric Robinson, psicólogo de la Universidad de Liverpool (Reino Unido) ha desarrollado una app que ayuda a que las personas estén más atentas a lo que comen.

Como exponía en el Congreso Europeo de Obesidad, la aplicación consiste en que las personas hagan fotos de los diferentes platos que van a comer y dediquen un momento a responder a unas sencillas preguntas. Para Robinson, el crear recuerdos de lo que se come ayudados por la tecnología móvil puede reducir considerablemente la ingesta de calorías diarias.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *