Osteoporosis: Cuando los huesos se vuelven frágiles con la edad

Con la edad como factor fundamental la osteoporosis es una enfermedad que afecta a más de 3,5 millones de españoles, disminuyendo su calidad de vida y provocando serios problemas de salud, principalmente fracturas. Esta patología suele tener mayor incidencia en mujeres por razones hormonales, por lo que tras la menopausia una prevención temprana y unos hábitos de vida saludables pueden ahorrarnos muchos problemas.

osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad que degrada progresivamente los huesos, provocando que su grosor y densidad disminuyan a lo largo de los años, circunstancias que incrementan los riesgos de rotura. Aunque se trata de una enfermedad que puede desarrollarse a cualquier edad, es en adultos cuando encontramos el mayor número de casos. En total la osteoporosis afecta en nuestro país a 3,5 millones de españoles.

Como ya hemos comentado la edad es uno de los factores fundamentales para el desarrollo de la osteoporosis, pero existen también otros aspectos que indicen negativamente en el desarrollo de esta enfermedad, como tener una complexión física delgada, que existan antecedentes familiares, ser de raza blanca o asiática o la ingesta de ciertos medicamentos que pueden facilitar la aparición de este tipo de problemas óseos.

Con todo ello podríamos afirmar que el mayor grupo de riesgo de sufrir osteoporosis son las mujeres blancas o asiáticas que han entrada en la menopausia.

Cómo se ocasiona

Nuestros huesos están formados por tejidos vivos que está constantemente descomponiéndose y regenerándose, alcanzando el mayor estado de desarrollo, el llamado “pico de densidad ósea”, en torno a los veinte años.

Por esta razón a medida que nos hacemos mayores el proceso de regeneración de estos tejidos óseos es más lento, produciéndose un paulatino deterioro de la microarquitectura ósea debido, principalmente, a una reducción en el aporte de minerales, lo que provoca que los huesos afectados pierdan solidez y puedan fracturarse con facilidad.

hombre con osteoporosis

La osteoporosis es difícil de detectar porque en su aparición esta enfermedad no presenta unos síntomas claros, por lo que habrá que estar atentos a ciertos detalles que nos pueden estar indicando que algo no funciona correctamente.

Hablamos de la aparición de dolores de espalda, el adquirir una postura encorvada que no existía anteriormenteo la pérdida de estatura, por ejemplo, pistas que nuestro cuerpo va aportando para que nos demos cuenta del problema.

Los riesgos de la osteoporosis es que si sufrimos una caída probablemente será más fácil que tengamos  una rotura, siendo las fracturas de cadera o muñeca las más típicas de esta dolencia.

Prevenir los factores de riesgo

Los niveles hormonales juegan un importante papel en la aparición de la osteoporosis, afectando de forma más grave a las personas que tienen demasiadas o muy pocas hormonas en sus organismos. Las mujeres con baja cantidad de estrógenos (la reducción de hormonas sexuales femeninas se acelera con la menopausia), los hombres afectados por cáncer de próstata (los tratamientos afectan al nivel hormonal) o las personas que presentan problemas en tiroides, glándulas paratiroides y suprarrenales, también ven aumentar el riesgo de padecer osteoporosis.

Por otro lado, los factores alimenticios son también de vital importancia a la hora de afrontar la osteoporosis. Una dieta baja en calcio contribuye a reducir la densidad ósea, aumentando por tanto la degradación de los huesos y la posibilidad de fracturas.

Además, la presencia de trastornos alimenticios o la extrema delgadez, son factores que influyen de forma importante en la degradación ósea, así como las cirugías de reducción de estómago o la extirpación de parte del intestino, ya que con ello se reduce en el aparato digestivo la superficie de absorción de nutrientes.

osteoporosis

También el uso a largo plazo de fármacos corticoides orales o inyectados interfiere en el proceso de reconstrucción ósea, así como los medicamentos empleados en dolencias como las convulsiones, el reflujo gástrico, el cáncer o los tratamientos para evitar el rechazo de un trasplante.

Los hábitos de vida poco saludables también juegan un importante papel de cara a la aparición de la osteoporosis, con mayores riesgos para las personas sedentarias, consumidoras de alcohol o fumadoras. Por último, las personas celiacas y afectadas por lupus o artritis reumatoide también son más propensas a la aparición de esta enfermedad. Las consecuencias más frecuente que sufren las personas con osteoporosis son las fracturas, siendo la de cadera la de mayor gravedad, ya que implica un paso por el quirófano y un largo proceso de recuperación. En España este tipo de roturas superan las 100.000 anualmente, siendo las personas mayores de setenta años las más afectadas con aproximadamente un 60-70% de las fracturas.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *