La pandemia aumenta la preocupación por la salud de las mascotas

Un estudio confirma que el interés por la salud de los animales de compañía aumentó durante el confinamiento y con el inicio de la pandemia. Las consecuencias de la misma, como la inestabilidad económica, también han provocado que los dueños teman no poder ofrecer asistencia veterinaria a sus compañeros domésticos.

propietaria preocupada por la salud de su mascota

La Universidad de York ha publicado un nuevo estudio mediante el cual concluye que los propietarios de animales de compañía están más preocupados que nunca por la salud de estos debido a la pandemia. Los investigadores señalan que estos titulares expresaron con asiduidad durante las encuestas que no podrían vivir sin sus mascotas, calificándolas en estos tiempos como «un regalo del cielo» o «salvavidas».

El proyecto se ha centrado en el papel de los animales como fuente de apoyo físico y emocional durante esta pandemia de la Covid-19. La encuesta dictaminó que más del 40% de los hogares de Reino Unido cuenta con un animal de compañía, y destacó la importancia que supone para estas familias convivir con mascotas. La mayoría reconoció que son una fuente de apoyo que proporciona amor incondicional, afecto y compañía.

Si ya en estudios anteriores han corroborado que, con frecuencia, los animales podían mejorar el estado de ánimo, disminuir el estrés y ayudar a sobrellevar situaciones como la que vivimos en la actualidad, el presente informe asegura que la tenencia de animales puede generar preocupaciones importantes que podrían haber superado los beneficios en ciertos casos.

Elena Ratschen, del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de York, opina que estos hallazgos «complementan y amplían los conocimientos previos sobre el impacto de la interacción humano-animal con mascotas y con otros animales».

Por otra parte, Emily Shoesmith, también del Departamento de Ciencias de la Salud, destacó que muchos propietarios «percibieron que su animal los ayudaba a sobrellevar la primera fase de encierro, ofreciendo una fuente importante de apoyo emocional. Sin embargo, también reflejaron inquietudes y preocupaciones relacionadas con el cuidado de sus animales durante este tiempo y es probable que hayan agravado el sentimiento de estrés para el propietario».

Cerca de 6.000 personas de Reino Unido participaron en la investigación, que consistió en llevar a cabo una encuesta a los participantes durante la primera parte del confinamiento, incluyendo resultados relacionados con la salud mental, la soledad y el vínculo y las interacciones humano-animal. Como elemento final del cuestionario invitaba a respuestas de texto libre, permitiendo de esta forma que los participantes pudieran describir cualquier experiencia de sus relaciones entre humanos y animales durante este periodo.

Los cuatro temas principales que se identificaron fueron los siguientes:

  • El impacto positivo de la tenencia de animales durante la fase de encierro de la Covid-19.
  • Las preocupaciones relacionadas con la tenencia de animales.
  • El dolor y la pérdida de un animal durante el encierro por la Covid-19.
  • El impacto de relacionarse con animales que no eran de compañía.

Algunos participantes admitieron que sus mascotas les ayudaron a sobrellevar las condiciones de salud mental, brindando apoyo emocional de diferentes maneras. Otros incluso afirmaron que aportaron un apoyo emocional único como resultado de su capacidad para responder a sus propietarios de manera intuitiva.

También se mencionó el hecho de que la tenencia de animales fomente y promueva la actividad física, especialmente para los propietarios de perros y caballos.

Las mascotas no reemplazan el contacto humano

Con todo, las conclusiones del proyecto inciden en que un cierto porcentaje de participantes reconoció que el vínculo con su mascota no reemplazó el contacto humano durante el confinamiento.

Además, otros describieron aspectos negativos, como la preocupación por su bienestar y el acceso a atención veterinaria, el que pudieran portar la Covid-19 o posibles problemas que surgiesen tras el confinamiento, como la ansiedad por separación tras tanto tiempo juntos. Preocupaciones que agravaron el estrés de estos propietarios, ya de por sí preocupados por el bienestar de su mascota y por hacer frente al coste económico adicional que supone tener una mascota.

Durante la pandemia, el cuidado del animal, la preocupación por la compra de alimentos y brindarle la atención médica que merece fueron preocupaciones habituales en propietarios. A pesar de las mismas, se sintieron afortunados de poder contar con su compañía y reforzaron sus emociones gracias al vínculo entre propietario y mascota.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *