París Longchamp, un “templo” hípico en la capital de Francia

En abril de 1857 abría sus puertas en el parque del Bois de Boulogne el hipódromo parisino de Longchamp, convertido hoy en un “templo” para los habitantes de la capital de Francia. Reconstruido varias veces para paliar los destrozos causados por los sucesivos conflictos bélicos que han afectado a París a lo largo de su historia más reciente, la última renovación de Longchamp lo ha convertido en uno de los hipódromos más modernos del mundo.

Longchamp

Inaugurado el 27 de abril de 1857 por el emperador Napoleón III y por la emperatriz Eugenia, el hipódromo parisino de Longchamp es una de las instalaciones hípicas más veteranas a nivel europeo, aunque en este ranking es difícil superar la antigüedad del británico centro de Royal Ascot, inaugurado en 1711.

El récord de espectadores de Longchamp está situado, al menos por el momento, en las más de 126.000 personas que según cuentan las crónicas asistieron a la celebración del Gran Prix de París de 1926.

Un hipódromo histórico

Situado en la Route des Tribunes, en el histórico parque del Bois de Boulogne, el hipódromo de Longchamp ha sufrido a lo largo de su historia numerosas reconstrucciones debidas a los daños sufridos en los conflictos bélicos, que desde la guerra franco-prusiana han afectado a Francia.

De hecho durante la Primera Guerra Mundial sus pistas de carreras se utilizaron como aeródromo militar y las instalaciones cerradas como centro de la Cruz Roja para la atención de heridos norteamericanos.

Recientemente, Longchamp acaba de ser renovado de la mano del prestigioso arquitecto Dominique Perrault, dando lugar a una instalación hípica que dispone de varias pistas entre los 1.000 y los 4.000 metros de longitud y un total de cuarenta y seis puestos de salida.

caballos de Longchamp

No es la primera vez que el hipódromo parisino ha sido sometido a obras de reforma. Las tribunas originales de madera, por ejemplo, fueron restauradas después de la guerra franco-prusiana de 1870 y, más adelante, en 1904, fueron completamente sustituidas por tribunas de piedra.

El nuevo proyecto de Dominique Perrault ha incluido la demolición de las tribunas construidas entre 1962 y 1964, sustituyéndolas por una tribuna única, más compacta y funcional. Además, se han demolido otras pequeñas construcciones, que han sido sustituidas por pabellones de nueva construcción al tiempo que se han renovados los edificios históricos del hipódromo.

Inspirándose en un caballo al galope el arquitecto ha proyectado, para las tribunas, un juego de niveles superpuestos con diferentes orientaciones, obteniendo una plataforma que ofrece vistas espléndidas del circuito de carreras y que, por el lado opuesto, se convierte en un balcón panorámico sobre la ciudad

Tras dos años de intenso trabajo la apertura e inauguración del nuevo París Longchamp, como ahora se llama el “viejo” hipódromo construido en el siglo XIX a orillas del río Sena y que es todo un emblema de la ciudad, se convirtió en una cita social sin precedentes en la capital de Francia.

Gran Prix Arco del Triunfo

Desde su creación un 3 de octubre de 1920 en el hipódromo de Longchamp se celebra una de las pruebas míticas del calendario mundial de carreras de caballos, se trata del Gran Prix Arco del Triunfo que patrocinado por la poderosa Qatar Petroleum todos los otoños -primer fin de semana de octubre- reúne en París a los más afamados criadores y jinetes y a los mejores caballos purasangre de tres años del panorama internacional.

Otros dos eventos importantes que se celebran en Longchamp son el Gran Prix de Ispahan, que se celebra en mayo, y el Gran Prix de París que se corre en julio, aunque nada como el “Arco del Triunfo” un evento social que reúne a más de 60.000 espectadores llegados de toda Europa, aunque son millones los que a través de la TV y de otros medios visuales de comunicación presencian el desarrollo de una prueba hípica que, como sucede en el hipódromo británico de Royal Ascot, reúne a partes iguales competición y glamour.

carrera de Longchamp

Además de las carreras, que son el epicentro del evento, el patrocinador organiza el concurso “La Beaux Duos”, donde se premia a las parejas más elegantes que como premios pueden obtener, entre otros, un viaje a Qatar o un par de valiosos relojes Longines.

Este año el hipódromo de Longchamp ha cumplido 162 años, aunque para los parisinos es algo más que un espacio dedicado a las carreras de caballos.  Se trata de un pedazo de la historia de Francia, de un  “templo” que fuera inmortalizado por uno de sus más famosos pintores impresionistas, Manet, en su famoso cuadro “Carreras de caballos en Longchamp”.

seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *