Pegaso I, el primer camión que fue producido por ENASA

En 1947 el Pegaso I era presentado en sociedad en el transcurso de la Feria de Muestras de Barcelona. Se trataba del primer camión fabricado por ENASA y fue obra de Wifredo Ricart, a quien se le encargó la tarea de mejorar los modelos 66G y 66D producidos por Mark Birkigt cuando trabajaba para la nacionalizada Hispano Suiza. Te contamos cómo era aquel primer Pegaso de siete toneladas y 110 CV.

pegaso I

Antes de hablar sobre el Pegaso I, el primer camión fabricado por Empresa Nacional de Autocamiones (ENASA), debemos analizar el contexto y las circunstancias que llevaron a que este vehículo viera la luz. La historia del Pegaso I comienza en septiembre de 1941, cuando Juan Antonio Suanzes funda el Instituto Nacional de Industria (INI).

Desde este nuevo organismo se decide proponer un programa que ayude a convertir la industria automotriz española en un referente mundial. Tal era la ambición de este plan, que tan solo dos años después el INI lograba llamar la atención de dos grandes fabricantes, Saurer y Alfa Romeo. Tanto el fabricante suizo como el italiano, que iba de la mano con la compañía española Hispano Suiza, decidieron ser partícipes de este gran proyecto.

En un primer momento Juan Antonio Suanzes fue totalmente partidario de la solución de Saurer, pero sin embargo el trabajo de Marc Birkigt al frente de la dirección técnica de Hispano Suiza, hizo que cambiará rápidamente de opinión.

Los precursores del Pegaso I

Desde que regresara de París tras la invasión alemana de Francia, y mientras se producían las negociaciones entre el INI e Hispano Suiza, Marc Birkigt no había parado de trabajar para desarrollar nuevos prototipos de vehículos.

Junto a Caneparo y Hermann creó dos nuevos camiones con una capacidad de carga útil de hasta siete toneladas, los Hispano Suiza 66G y 66D. El primero de estos dos nuevos vehículos equipaba un motor de gasolina de seis cilindros y 110 CV de potencia, mientras que el segundo también montaba un motor de seis cilindros de inyección directa y 128 CV.

En 1945 y 1946 Birkigt e Hispano Suiza presentaron estos dos modelos en la Feria de Muestras de Barcelona. El éxito alcanzado fue tan grande, se solicitaron 119 unidades en el momento de su presentación, que el INI abandonó el proyecto de colaboración con Saurer para apostar por el propuesto por Hispano Suiza.

Pegaso I, un producto de ENASA

El 24 de octubre de 1946 el INI constituía formalmente la Empresa Nacional de Autocamiones, S.A. (ENASA) con un capital inicial de 240 millones de pesetas. Ese mismo mes el gobierno presionó hasta que Hispano Suiza vendió su fábrica de La Sagrera (Barcelona) y las licencias de fabricación a la recién creada compañía, acuerdo que se firmaría antes de acabar el mes.

A principios de ese mismo año también se había creado en Madrid el Centro de Estudios Técnicos de Automoción (CETA), a cuya cabeza estaría Wifredo Ricart por decisión del propio Suanzes.

Hasta entonces Ricart había dedicado su vida al diseño y fabricación de automóviles. En 1926 había fundado la compañía “Motores y Automóviles Ricart” y desde 1936 hasta 1945 fue consultor técnico de Alfa Romeo.

En enero de 1947, y con la sede central del CETA en la capital, se decide abrir una delegación en las antiguas instalaciones que la nacionalizada Hispano Suiza tenía en Barcelona. Sería esta nueva delegación de la Ciudad Condal, bajo la tutela del propio Ricart, la encargada de mejorar los modelos 66G y 66D para crear los primeros camiones Pegaso.

Cabe destacar que a comienzos de ese año la marca “Pegaso” no estaba definida y el logotipo del caballo alado no existía, por lo que el primer 66G fabricado por ENASA salió con el único nombre de “Hispano”.

Pegaso I diesel

En la Feria de Muestras de Barcelona de 1947, ENASA presentaría su primer modelo de camión con motor de gasolina -Pegaso I-, que contaba con prácticamente las mismas características que su antecesor el Hispano Suiza 66G.

En el nuevo Pegaso I tan solo se había modificado ligeramente la configuración del motor, se habían realizado unas pequeñas modificaciones en el bastidor, que afectaban a las suspensiones y a las ruedas, y se había aumentado la capacidad de carga útil a ocho toneladas.

Tiempo después de que el Pegaso I tuviera su puesta de largo, ENASA también presentaría una versión diésel basada en el 66D, el Pegaso Diesel. Su transformación fue mucho más laboriosa y fueron necesarios varios meses de ensayos, pruebas y test, especialmente para el motor.En 1949 se produciría el primer Pegaso Diesel. Su capacidad de carga era de ocho toneladas, tenía 125 CV de potencia y un excepcional consumo de 29 Litros/100 km, mucho mejor que los 45 litros que ofrecían las versiones de gasolina, características que hicieron que este modelo gozase de gran popularidad y aceptación en el mundo del transporte.

Seguro para camiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *