Perros Famosos del Cine: 14 canes con un papel secundario inolvidable

La gran pantalla ha acogido perros de diferente raza, carácter y características físicas. Algunos de ellos han dejado tal huella con su interpretación que, también por la calidad de la cinta, se han ganado un lugar en la memoria de todos aquellos que amamos el séptimo arte.

PERROS DEL Cine

El perro se ha ganado un lugar en el cine. La mascota canina es ya en la actualidad una de las más queridas y favoritas en el mundo del espectáculo. Canes famosos con los que hemos disfrutado en la gran pantalla y que nos han brindado emociones y sentimientos de todo tipo.

Tanto es así que, desde hace tiempo, nadie puede extrañarse de que muchos de ellos sean los protagonistas de cintas -animadas o no- en las que ni el guión ni el argumento se entienden sin ellos.

En Terránea, donde debes saber que nos encanta tanto el cine como nuestros queridos amigos caninos, ya os demostramos la importancia de estas mascotas en la industria del celuloide en el artículo las mejores películas de perros (que no deberías perderte). Cintas en las que los perros eran principal razón de serprotagonistas de las mismas.

Pero es probable que en ella no encuentres algún que otro can muy querido y recordado por todos. Y que a buen seguro incluirías en una lista de los perros más famosos del cine. Pese a que su peso en la película quizá no fuese tan grande como el de sus protagonistas humanos.

seguro de perro

Es por ello que, en este artículo, hemos querido homenajear a aquellos perros que podríamos calificar como secundarios de lujo. Pero no unos simples secundarios olvidables con un par de escenas. Vamos a hablar de canes vitales en el guión y que, sin tener un papel protagonista, se han ganado con sus escenas un lugar en nuestra memoria cinéfila.

Una lista más que se une a la de los canes del tebeo y a los de la pequeña pantalla, con la que rememorar y unir aquellas mascotas caninas que tanto nos han marcado en nuestras respectivas pasiones artísticas.

Einstein, el perro de Doc en Regreso al Futuro

No podemos empezar con mejor pie nuestra lista de perros del cine que con el primer viajero del tiempo. Un privilegiado pasajero que estrenó nuestro amado y legendario DeLorean, la joya automovilística y medio de transporte temporal de Marty McFly y Doc Brown en una de las trilogías más míticas del cine.

Todo un fenómeno universal indiscutible y «atemporal» que el cine nos regaló hace ya más de 30 años, pero que cada vez que volvemos a ella disfrutamos como la primera vez, aunque ya nos la sepamos de memoria.

Doc Brown y su perro Einstein.

En esta historia tiene un pequeño, pero muy particular papel, el perro llamado Einstein, la mascota de Emmet (alias ‘Doc’) Brown. Además ser el fiel compañero del científico, su importancia reside en que se trata del primer ser vivo en probar con éxito la máquina del tiempo que su mejor amigo humano había construido con el DeLorean.

Como Marty McFly retrocede 30 años en el tiempo (de 1985 a 1955), el Doc de la década de los 50 convive en la película con otro perro, al que llamó Copérnico, y que podemos ver en Regreso al Futuro II y III. En un primer borrador del guión la mascota del científico interpretado por Christopher Lloyd iba a ser un chimpancé. Pero finalmente el equipo de dirección se decantó por la opción de la mascota canina.

Einstein y Copérnico son el ejemplo perfecto de perro secundario que, por su distintivo y original papel, junto con las «dimensiones» de una producción tan aclamada como la trilogía de Robert Zemeckis, es perfectamente reconocible y  recordado por todos los amantes del cine.

Uggie, la estrella canina de The Artist

Uggie no sólo es uno de los perros más famosos del cine. La estrella canina no se queda atrás respecto a otros actores humanos gracias a su talento, demostrado en obras como The Artist (2011). El Jack Russell Terrier bordó su papel en la reconocida cinta dirigida por Michel Hazanavicius, con una actuación que incluso le valió para conseguir el Palm Dog Award en el Festival de Cannes.

Uggie, el perro de The Artist.

Pero la vida de este famoso canino no fue siempre color de rosa. Uggie fue abandonado por su familia y se quedó a un paso de terminar en un refugio de animales.  Algo que impediría Omar Von Muller, entrenador de animales que finalmente le llevaría al estrellato.

Si bien su primer papel reconocido fue en la película Agua para Elefantes, sería en la galardonada The Artist en la que su fama alcanzaría su máximo esplendor. Tanto que incluso su actuación dio para crear la campaña «Consider Uggie«, con la que se pretendía que el can fuera premiado por su papel de Jack de alguna manera en los Óscar. Aunque la Academia no aceptó dicha propuesta, el animal fue uno de los grandes protagonistas de la gala de 2012, en la que el film de Hazanavicius se llevó 5 estatuillas de las 10 a las que optaba. Entre ellas las de Mejor Película y Mejor Actor para Jean Dujardin.

Uggie falleció en 2015 a la edad de 13 años, cuando fue sacrificado por padecer un grave tumor de próstata. Dejando tras de sí una importante carrera y un reconocimiento a nivel mundial. En el Teatro Chino Grauman de Hollywood, en Los Ángeles, se encuentran sus huellas, siendo el primer perro en poseer dicho honor.

Frank, el perro pug de Men in Black

Si eres fan de Will Smith y de Tommy Lee Jones, a buen seguro que no tendrás a Men In Black (Los Hombres de Negro) en tu lista de películas pendientes. Y aunque no lo seas, la verdad.

Tratándose de una de las comedias de ciencia ficción más taquilleras de finales de los 90 resulta extraño no haber visto al menos la primera de las tres cintas. Ya sea de motu propio o por las múltiples reposiciones en la parrilla televisiva.

Y si ya te has empapado de Hombres de Negro y no te has perdido ninguna de las tres cintas dirigidas por Barry Sonnenfeld, desde luego que recordarás, además de a los dos protagonistas, a otro secundario especial con el que no faltan las risas durante casi todas sus escenas. No hablamos de otro que no sea Frank, el perro de la raza pug (o carlino) que se convirtió en toda una celebridad y en uno de los perros más famosos del cine.

Frank, el perro de Men in Black, con un puro.

La razón de ello pesa sobre todo por el carácter del personaje: descarado y fanfarrón, pero a la vez divertido y, ante todo, muy charlatán. Ya con su primera aparición nos sorprende con lo primero que sale por su boca: «Si no te gusta, puedes besar mi culo peludo». Prueba de ese humor descarado que le caracteriza.

En realidad Frank no es un perro. Se trata de un extraterrestre dentro del cuerpo de un carlino que suele pasar sus ratos libres en un kiosco de revistas y que ejerce como informador del Agente K (Tommy Lee Jones).

Es en la secuela, estrenada en cines en 2002, cuando Frank pasa de secundario a casi protagonista, al convertirse en el compañero (con traje incluido) del Agente J (Will Smith). Con él comparte momentos cómicos y situaciones que suponen un auténtico quebradero de cabeza para su socio humano.

El can que se pone en la piel de Frank es Mushu, un carlino que fue entrenado y adiestrado a la perfección como así lo demostró en cada una de sus escenas. Con 7 años de edad, rodó la primera parte. Mientras que haría lo propio, en la posterior cinta, un lustro más tarde.

Milo, el Jack Russell de La Máscara

Y vamos con un nuevo perro de otra de las comedias más famosas y taquilleras de los 90: La Máscara (1994). El film se convirtió en el trampolín perfecto a la fama tanto para Jim Carrey, en un año en el que también estrenó Ace Ventura y Dos tontos muy tontos, como para la debutante Cameron Díaz.

La divertida cinta dirigida por Chuck Russell, e inspirada en un cómic, obtuvo una nominación al Óscar a los Mejores Efectos Especiales y un éxito de taquilla descomunal en todo el mundo.

Junto con Stanley Ipkiss, protagonista de la historia interpretado por Carrey, otro de los personajes más destacados del film y que más gustó al público fue precisamente su perro Milo.

Milo, el perro de La Máscara.

El can de la raza Jack Russell es el único apoyo fiel que con el que cuenta el torpe y tímido Ipkiss, al que le cambia la vida por completo encontrar una máscara de madera que le convierte en un superhéroe de dibujos animados cada vez que se la pone. Sacando de paso a relucir el lado más «chispeante» y menos reprimido de su personalidad.

Pero no sólo su amo se aprovecha de los poderes de la máscara de Loki. También hará lo mismo el can cuando Stanley se encuentre en peligro y nos mostrará con ello a un perro totalmente diferente. Además de la cara verde, el nuevo Milo será más provocador, juguetón y peculiar.

Max McCarter es el nombre del perro Jack Russell que interpreta a Milo en La Máscara. El enorme tirón que tuvo la película sirvió incluso para que se llevara a cabo una serie animada, en la que no faltaría la mascota canina de nuevo con la máscara puesta en más de una ocasión.

Con Verdell, Mejor Imposible

Otro de los perros con un papel importante en una destacada y recordada película. Una cinta de la que pocos apuntes negativos se pueden resaltar, querida y aclamada tanto por la crítica como por el público.

Y es que… ¿Quién no ha visto Mejor Imposible (incluso varias veces)? Desde luego, en televisión, no han faltado sus reposiciones, y nosotros…. encantados. Con su guión, su montaje, su toque de humor y sus maravillosas actuaciones… Cómo nos gusta Jack Nicholson….

Melvin Udall (Jack Nicholson), con el perro Verdell en Mejor Imposible.

Melvin Udall, el escritor de novelas románticas con un trastorno obsesivo-compulsivo y al que nadie soporta es una de las interpretaciones más conocidas y brillantes del actor, y que además le sirvió para levantar el que fue su tercer Óscar.

A su lado, Verdell. El perro de la particular raza canina Grifón de Bruselas, que pertenece al vecino del neurótico Melvin. El can vuelve totalmente patas arriba la vida del escritor, pero al mismo tiempo es de los pocos que le soporta. Esto, unido a su convivencia obligada, sacan a relucir el lado más humano del peculiar protagonista.

Jill es el nombre del can que se pone en la piel del astuto y simpático Verdell durante la mayor parte del film. Si bien hasta seis animales que fueron empleados durante el rodaje para interpretar a la traviesa mascota.

Totó, el mejor compañero de viaje de Dorothy en El Mago de Oz

Si hablar de El Mago de Oz es hacerlo de uno de los grandes clásicos de la gran pantalla, Totó se ganó con su interpretación el ser recordado como uno de los perros más famosos y queridos de la historia del cine.

Totó, junto a Dorothy en El Mago de Oz.

El Cairn Terrier negro acompaña a Dorothy en su original y maravilloso viaje al mundo de Oz, donde abundan estrambóticos personajes y baldosas amarillas, y donde la fantasía y la imaginación no conocen límites.

La perrita Terry se puso en la piel de Totó y de su interpretación nació uno de los canes más queridos del celuloide. Terry, que ya poseía experiencia antes de El Mago de Oz, alcanzó la fama tras la cinta dirigida por Victor Fleming y completó su carrera participando en un buen número de películas (15 en total).

Para el rodaje del film protagonizado por Judy Garland, el can, que tenía un sueldo superior al de otros actores humanos (125 dólares a la semana), pasó dos semanas conviviendo con la actriz para estar preparado para el papel. El infortunio a punto estuvo de costarle su participación cuando sufrió un esguince en una de sus patas durante el rodaje, necesitando de una sustitución durante algunas escenas.

Tal fue el éxito de la película y la admiración por el personaje que el propietario de Terry cambió su nombre por el de Totó, e incluso tuvo su propia biografía, titulada «Yo, Totó«, escrita por Willard Carroll. Tras su muerte, se construyó un monumento a tamaño real del can con motivo de homenaje, en el cementerio de Hollywood Forever de Los Ángeles.

Para la historia del cine queda la mítica escena en la que Dorothy canta «Over the Rainbow« junto a Totó, y una película que sobrepasó las fronteras de la imaginación de todos sus espectadores.

Slinky, la mascota canina de Woody en Toy Story

Hablar de Toy Story es hablar de algo especial. De juguetes especiales, posiblemente los más únicos que la gran pantalla nos ha regalado. Una trilogía mítica e intachable que gusta a crítica y a público, incluyendo entre ellos niños y a mayores.

Con un lugar ya asignado en la cultura popular. Desde una cinta original que lo cambió todo hasta una tercera parte redonda que, 15 años después, fue el colofón perfecto a la historia de estos inolvidables amigos de plástico.

Slinky, el perro de Woody en Toy Story (Foto: Disney Pixar).

Con Woody y Buzz como protagonistas centrales, el abanico de personajes secundarios no puede ser más amplio y fructífero. Uno de ellos es la mascota canina del vaquero, el perro Slinky. Al que, cómo no, podemos ver en todas y cada una de las películas de la saga. Además de en los diferentes cortos y videojuegos de la franquicia.

El peculiar can es mitad perro, mitad muelle, ya que su tronco es básicamente alambre que une su cabeza, cuello y patas delanteras, con su parte trasera del cuerpo. Pero Slinky se caracteriza sobre todo por su lealtad hacia Woody y al resto de juguetes amigos, por sus sabios consejos en los momentos de mayor incertidumbre y por su toque de humor característico.

Jim Varney fue el encargado de poner voz a Slinky en las dos primeras entregas de Toy Story. Debido a su fallecimiento por cáncer de pulmón en el año 2.000, fue sustituido en la tercera entrega por Blake Clark. En la versión española, Ricky Coello fue el actor elegido para su doblaje, mientras que en Hispanoamérica el papel fue a parar a Carlos del Campo.

Dug, el golden que habla con un collar en Up

La historia que nos conmovió desde su impresionante inicio y con la que disfrutamos como lo haría aquel niño aventurero llamado Russell, tiene un lugar establecido en la memoria de todos los que nos consideramos amantes del cine de animación. Up (2009) fue un éxito tanto para las taquillas como a nivel de crítica, siendo alabada de forma general y consiguiendo el Óscar a la Mejor Película animada.

Dug, el perro que habla de Up.

Además del pequeño ‘boy scout’ Russell y del anciano viudo Carl Fredricksen, otro de los grandes personajes de la historia no es otro que Dug, el perro compañero de ambos en el viaje que llevan a cabo para alcanzar el sueño que Carl compartía con su esposa.

Valiente, leal y con sentido del humor, el can se convirtió en el favorito de muchos, sobre todo de los más pequeños. El ‘broche’ que inmortalizó aún más su papel fue el contar con un collar que le otorgaba la posibilidad de hablar y comunicarse a través de él con los humanos.

Dug, como uno de los perros más famosos del cine, cuenta también con su homólogo canino en la vida real, como así demostró Disney a través de un vídeo publicado en su canal de Youtube. En él, un golden retriever interpreta al cánido de la cinta de Pixar, en un parque donde interactúa con otros humanos gracias a su collar parlante.

Sam, la compañera de Will Smith en Soy Leyenda

Más que una mascota, nos referimos a Sam, la perra de la película Soy Leyenda (2007), como compañera. No cabe lugar a otro calificativo para explicar lo que supone el papel de esta hembra de pastor alemán para su protagonista.

En un mundo post apocalíptico, el can es el único y mejor acompañante del científico Robert Neville, interpretado por Will Smith. Ambos se encuentran solos en una Nueva York desolada, deshabitada e invadida por las noches por unos seres infectados por el denominado virus K.

Sam, con Will Smith en Soy Leyenda.

Ambos se embarcan en un viaje por la supervivencia que reforzará todavía más -si cabe- su unión y la confianza que ambos depositan en el otro (con alguna que otra escena de lo más emotiva y de la que no haremos spoiler…).

Una anécdota más de este perro tiene que ver con su nombre en la vida real, que no era otro que Samantha, el mismo del animal que interpretó en la famosa película de Lawrence.

La experiencia de Smith con perros en los rodajes de películas ha tenido un nuevo capítulo recientemente, cuando un can interrumpió de forma inesperada la filmación de una de las últimas cintas que protagoniza el actor norteamericano. Un divertido suceso que puedes ver en este artículo.

Sam, un perro Como Dios 

Y de un Sam nos vamos a otro. Tratándose en este caso de un macho. Este perro es la mascota de Bruce Nolan, al que interpreta Jim Carrey en la taquillera película Como Dios (2003). En ella, el protagonista, un periodista fracasado y con pésima suerte, recibe la vista de Dios (Morgan Freeman), quien le ofrece sus poderes para que así pueda ponerse en su lugar ante sus continuas quejas por cómo le trata la vida.

Sam, el perro de Como Dios.

Acompañado por su pareja (Jennifer Aniston) y por su perro Sam, una de las escenas más peculiares de la cinta es la que protagoniza precisamente el cánido. Al comienzo de la película, Sam hace caso omiso de las indicaciones de Bruce para hacer sus necesidades en la calle. Mientras que cuando éste obtiene los poderes divinos, la mascota orina incluso como lo haría un humano en el inodoro del baño… ¡Incluso lee el periódico y tira de la cadena!

Dirigida por Tom Shadyac, que ya coincidió con Carrey en otras películas como Ace Ventura o Mentiroso Compulsivo, Como Dios funcionó de igual forma como otra comedia con estilo similar. Con un ya consagrado Carrey como protagonista, además de otros actores de renombre como Freeman, Aniston o Carell, unidos a una historia entretenida y divertida.

Zero, el mejor amigo de Jack en Pesadilla antes de Navidad

El musical de 1993 que Tim Burton llevó a los cines, con la dirección de Henry Selick, es hoy en día una obra de culto que marcó un antes y un después para muchos de nosotros. Y que ha ido consagrándose como una de las cintas de animación más destacadas, pese a la pequeña incertidumbre que generó en su estreno hace 25 años (tan sólo una nominación al Óscar).

Zero junto a Jack en Pesadilla antes de Navidad.

Creada con la técnica de stop motion, Pesadilla antes de Navidad es un poema, un cuento gótico ambientado en la ciudad de Halloween, en la que Jack Skellington, el Rey Calabaza, ejerce de protagonista y celebridad absoluta. Pero pese a ser amado y respetado por todos, se encuentra en un estado depresivo al sentir su vida demasiado monótona, al celebrar cada año de la misma forma la misma fiesta. Es por ello que, al descubrir puertas a otras ciudades, siendo una de ellas la de la Navidad, Jack decide con toda su ilusión celebrar, a su manera, esta nueva fiesta para él.

A su lado, casi nunca le falta la compañía de Zero, su perro fantasma y mejor amigo, con el que se embarcará en este nuevo viaje. Una travesía en la que el fantasmagórico perro guiará como un «reno» más, y con su luminosa nariz, a su particular y terrorífico ‘Santa Claus’.

Al igual que su dueño, Zero es sensible, tierno y leal, capaz de proteger y salvar a Jack cuando sea necesario, al mismo tiempo que posee una naturaleza propia de la ciudad de Halloween y sus costumbres.

Recientemente se ha confirmado el proyecto que consistiría en llevar a cabo una secuela en formato de cómic, y que contaría con el protagonismo absoluto de Zero.

Fang: el perro de Hagrid en la saga de Harry Potter

Fang es el perro de Rubeus Hagrid. Conocido por su papel como uno de los mejores amigos de Harry Potter, Hagrid nos presenta ya al comienzo de la historia a su mascota. Se trata de un perro jabalinero, según se explica en la obra de J.K. Rowling, pero que en la primera cinta de la saga es interpretado por un mastín napolitano de gran peso y envergadura.

Es el compañero de Hagrid allá donde el profesor y guardián de las llaves y terrenos de Hogwarts vaya. Ambos viven en la cabaña del Bosque, en la que reciben a Harry, Ron y Hermione con asiduidad. Comportándose con ellos siempre de forma muy cariñosa con sus lametones llenos de babas.

Fang cuenta con mayor protagonismo en las dos primeras películas de la franquicia, en las que se adentró con Harry más de una vez en el Bosque Prohibido. Aunque en todo el transcurso de la historia se mantiene junto a su dueño.

Cabe destacar que no es el único can de la saga mágica. No olvidemos a Fluffy, el perro de tres cabezas que protegía la trampilla a través de la que se accedía al camino lleno de pruebas que custodiaba la Piedra Filosofal, en el primer año de Harry, Ron y Hermione en Hogwarts.

La serie de novelas fantásticas que creó J.K. Rowling es considerada como una de las más importantes de la historia. Las aventuras del joven mago impactaron de tal forma en toda una generación que a día de hoy todo lo que lleva el nombre de Harry Potter es un fenómeno global y cultural. Siete libros y ocho películas convirtieron a la franquicia en una de las más exitosas, siendo en cine la más rentable a nivel de recaudaciones en taquilla.

Nana, la perra niñera de los niños Darling en Peter Pan

Antes de conocer a Peter Pan y descubrir el país de Nunca Jamás, los niños de la familia Darling (Wendy, Miguel y Juan) convivían en su hogar con su mascota, y a la vez niñera y protectora Nana, que cuida de todos ellos como si se tratara de sus cachorros.

Si bien es cierto que en ocasiones se ha especificado que se trata de un San Bernardo, según el texto original de la obra Peter Pan de J. M. Barrie, Nana es en realidad un Terranova. De hecho, en la película Descubriendo Nunca Jamás (2004), basada en la vida del escritor y cómo se le ocurrió la idea de crear a Peter Pan, muestra a un perro de la raza Landseer como su mascota, en el que Barrie se inspiraría para incluir a Nana en la famosa obra de teatro.

El Landseer es una raza de perro con origen en Alemania y Suiza. Aunque algunos clubes consideran al Landseer una variante blanca y negra del Terranova, la Federación Cinológica Internacional (FCI) lo reconoce como una raza diferente. Su nombre proviene del pintor británico Edwin Landseer, que incluía a estos perros en cuadros en los que rescataban a niños.

La película Peter Pan es la primera cinta animada basada en el popular personaje creado por Barrie, llevada al cine por Disney en 1953 logrando un éxito rotundo.

Dante, el divertido perro Xolo y amigo de Miguel en Coco

Esta película de Disney Pixar disfruta todavía de su reciente éxito en 2017, con miras a convertirse con el paso del tiempo en otra obra de culto similar a sus predecesoras. Su estreno no decepcionó ni mucho menos. Y tanto la crítica, que le otorgó el Óscar a la mejor cinta de animación y el de Mejor Canción, como el público, mostraron su entusiasmo y admiración por la peculiar historia del joven Miguel y su familia en el Día de los Muertos.

Dante, el perro de Miguel en Coco.

En Coco se otorga una elevada importancia a las tradiciones mexicanas, al valor de la familia y al que cada uno de nosotros debe asignar a aquello que deseamos lograr en nuestra vida. El ejemplo de Miguel es dedicar la suya a la música, algo con lo que su familia no está de acuerdo por la mala suerte que, según sus parientes, ésta ha causado en el seno familiar. Algo que intentará cambiar Miguel por todos los medios. Adentrándose incluso en la Tierra de los Muertos para descubrir su verdadero legado.

No lo hará solo, puesto que junto a él se embarcará en esta aventura su perro y mejor amigo Dante, un can de la raza Xoloitzcuintle, lo cual no es una elección al azar. Se trata de una raza nativa de México y considerada ancestral, ya que se cree que protege los hogares de aquellos espíritus del mal que los acechan, y que incluso alberga poderes de curación.

Además, Dante es simpático, carismático y muy activo, siendo muy expresivo en cada una de sus acciones, lo que supone que nos divirtamos con él continuamente. Al haber perdido varios de sus dientes, algo muy común en la raza, su lengua sale de su hocico sin que pueda evitarlo. Su creación es todo un homenaje a la raza y su importancia en el país latinoamericano.

…y hasta aquí nuestra lista de perros famosos del cine…

¿Te ha parecido interesante el artículo? Somos conscientes de que nos dejamos algún que otro can que a buen seguro merece un lugar en esta lista: No nos olvidamos de Scraps, el gran amigo de Charlot en Vida de Perro; el perro de Dentro del laberinto Ambrosius; los canes de la nueva cinta de Wes Anderson Isla de Perros (puedes leer nuestra crítica personal aquí); o de la mascota canina de Rocky Balboa, su fiel amigo Butkus, al que recuerda con tanto cariño Sylvester Stallone por todo lo que compartieron juntos en la vida real.

Perros de películas que con su papel dejaron el sello de una gran actuación, con el mérito de ser creadores de personajes de este séptimo arte a los que siempre recordaremos.

Te animamos a que nos dejes tu opinión en los comentarios y que nos cuentes si recuerdas otro perro famoso del cine que debemos incluir en nuestra lista.

seguro para perro

Jesús Rengel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *