Guía de consejos para el cuidado de perros mayores

La edad es un hándicap para cualquier animal, pero cumplir años y hacerse mayores no debe significar que nuestros perros pierdan calidad de vida. Deberemos estar atentos a los síntomas que vayan apareciendo y a los cambios en el comportamiento de nuestra mascota y siempre en colaboración con el veterinario adecuar dieta y hábitos a las nuevas necesidades y adaptarnos al ritmo que nos vaya marcando nuestro “abuelito” canino.

Guía de consejos para el cuidado de perros mayores

Como sucede con los seres humanos el proceso de envejecimiento de los perros nunca es igual en todos los casos, aunque podemos considerar que sí existen algunas similitudes a nivel físico y de comportamiento y carácter.

Gracias a los cuidados veterinarios y a una correcta alimentación la vida de nuestras mascotas suele ser longeva y saludable en buena parte de los casos, pero a medida que pasa el tiempo iremos descubriendo en nuestro perro algunos síntomas propios de la vejez, como un menor apetito, reducción en la predisposición al ejercicio, una sensación de mayor cansancio y, probablemente, problemas músculo-esqueléticos y la habitual pérdida de agudeza visual y auditiva.

Se trata de circunstancias normales en perros que han entrado en edades avanzadas, lo que no significa que su calidad de vida deba verse mermada por ello, aunque consultando con nuestro veterinario deberemos adoptar comportamientos y dietas adecuadas a cada momento, lo que nos supondrá pequeños cambios en nuestros hábitos de conducta.

Con el paso de los años es normal que los perros pierdan agilidad de movimientos, de forma que saltar al sofá, a la cama, bajar escaleras o entrar y salir de nuestro automóvil, pueden convertirse en actividades cotidianas que comienzan a entrañar cierta dificultad para nuestras mascotas. Uno de los primeros consejos para convivir con perros de edad avanzada es facilitarles su día a día para que puedan conservar su independencia y autonomía.

También no debemos olvidarnos del ejercicio, fundamental en cualquier etapa de la vida. Hay que mantener los paseos, siempre siguiendo el ritmo del animal, porque ello le mantendrá los músculos activos y contribuiremos a evitar problemas de obesidad, ansiedad y falta de apetito. Como siempre en cada estación del año elegiremos para pasear las horas más adecuadas del día.

A nivel dietético es posible que con la edad y para garantizar el necesario nivel de nutrientes haya que aportar algún suplemento o adoptar una alimentación específica, una cuestión que deberá aconsejarnos nuestro veterinario en función de sus necesidades específicas.

Uno de los problemas que presentan los perros de mayor edad es la aparición de problemas a la hora de regular su temperatura corporal, lo que se traduce en que no deberemos exponerlos a calor y frío intensos, de forma que en verano debemos asegurarnos de que se mantienen bien hidratados en todo momento, mientras que en invierno podemos aportarles vestimenta si fuera necesario y una cama caliente para su descanso.

Con todos estos consejos puedes hacerte de una idea básica sobre los cuidados que conlleva un animal de avanzada edad. Sin embargo no queremos dejar de aprovechar la ocasión para recalcar que un perro mayor es una estupenda opción si quieres ampliar tu familia. Son animales ya socializados y educados. Con camino recorrido, sí, pero con muchísimo amor que dar. Por eso, si vas a adoptar una mascota, te recomendamos que te plantees adoptar un jubilado, como los que forman parte de la iniciativa Héroes de 4 Patas.

Además, recuerda que hasta el 15 de enero, si adoptas un rey de la casa, el seguro de RC y Asistencia Veterinaria te saldrá gratis.

seguro veterinario para perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *