Los perros que sobrevivieron al hundimiento del Titanic

En el momento del naufragio durante la travesía inaugural entre Southhampton y Nueva York a bordo del RMS Titanic viajaban 2.223 personas y once perros. Tan sólo sobrevivieron a la tragedia 1.514 y tres perros, entre los cuales había dos pomeranias y un pequinés.

Perros del Titanic

Cuando el trasatlántico RMS Titanic se hundió en la madrugada del 14 al 15 de abril de 1912 en el transcurso de su travesía inaugural entre Southampton y Nueva York, a bordo viajaban 2.223 personas, entre tripulantes y viajeros, de las cuales consiguieron sobrevivir 1.514.

El pasaje del Titanic estaba compuesto por una abigarrada mezcla de cientos de pobres emigrantes europeos en búsqueda del sueño americano y por unas decenas de las personas más ricas del mundo, ansiosas de vivir la experiencia de viajar en el que en ese momento era el trasatlántico más grande del mundo.

Y eran precisamente esas personas ricas las que podían permitirse el lujo de viajar acompañadas de sus mascotas, puesto que el billete de un perro de cualquier tamaño costaba lo mismo que el pasaje de un niño, de ahí que este gasto extra tan sólo pudiera ser costeado por aquellos viajeros con mayor poder adquisitivo. Incluso en algunos casos los animales iban cubiertos por pólizas de seguros, dado que se trataba de ejemplares de concurso muy valiosos.

Por este motivo se sabe que en el momento de su hundimiento en el RMS Titanic viajaban once perros, de los cuales consiguieron salvarse tan sólo tres. La “perrera” se encontraba en la cubierta F situada en el costado de estribor y contaba con todo tipo de comodidades, desde amplias y confortables jaulas hasta un sistema de calefacción que evitaba que los animales pasaran frío durante la travesía.

El encargado de su cuidado era el carpintero del buque, John Hall, que a diario y con la ayuda de mayordomos y botones paseaba a los perros por la cubierta de popa, que era lógicamente la utilizada por los pasajeros de tercera clase que viajaban con los billetes más económicos.

Uno de los tres perros que se salvaron en la tragedia del Titanic fue el pomerania de Elizabeth Rothschild, que se subió con él en brazos en el bote número 6 hasta llegar al barco de socorro Carpathia. Otro pomerania que también sobrevivió al naufragio fue “Lady”, propiedad de la joven Margaret Hays, que como hiciera la señora Rothschild escondió a su mascota bajo su abrigo.

Finalmente, el tercer perro superviviente del Titanic fue “Sun Yat-Sen”, el pequinés del matrimonio formado por Henry y Myra Sleeper, que se alojaba con ellos en su camarote y que con ellos se subió al bote número 3.

Entre las victimas perrunas del Titanic citar a “Gamin de Pycombe”, un bulldog francés de exhibición que su propietario, el banquero Robert Williams, había comprado en Gran Bretaña por 150 libras de la época, unos 17.000 euros actuales. Tras la tragedia Robert Williams exigió por la muerte de su perro una indemnización de 750 dólares a la naviera White Star Line.

seguro para perro
Los perros que sobrevivieron al hundimiento del Titanic
5 (100%) 3 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *