Pies en verano: Seis consejos para cuidarlos adecuadamente

Los pies son una de las partes del cuerpo que más sufren durante el verano y a pesar de ello no siempre les prestamos la atención que necesitan, utilizando un calzado adecuado y manteniéndolos hidratados y protegidos de los rayos solares. A continuación te damos seis consejos útiles  para cuidar tus pies durante las vacaciones y durante el resto de tiempo de verano.

pies de vacaciones

Con la llegada del calor nos vamos desprendiendo de capas de ropa y la que mantenemos puesta intentamos que sea lo más ligera y fresca posible. Uno de los grandes cambios se produce en el calzado. La subida de las temperaturas hace que dejemos de lado los calzados cerrados para dar paso a sandalias sueltas, pero este gesto lleva consigo una serie de riesgos derivados de dejar el cuerpo más expuesto a los agentes externos.

Por eso desde el Colegio Profesional de Fisioterapia de la Comunidad de Madrid nos recuerdan la importancia de elegir un calzado adecuado para la época estival y, su parte, los podólogos alertan de que el calzado típico de verano no es el más adecuado para evitar rozaduras, ampollas, tendinitis u otras dolencias de carácter musculoesquelético.

Para que tus pies no sufran mientras tu disfrutas de las vacacioneste damos seis consejos para ayudar a mantenerlos sanos y protegidos durante este verano.

1. Limita el uso de las chanclas

Abusar del uso de chanclas durante el verano está detrás de la mayoría de los casos de fascitis plantar. Este tipo de calzado no ofrece una sujeción adecuada del metatarso y el tobillo y obliga a hacer un esfuerzo mayor con los dedos para evitar que la chancla se salga del pie. Este gesto puede acabar provocando el síndrome de los dedos en garra, dolores generalizados en el pie y tendinitis.

Los profesionales recomiendan limitar el uso de las chanclas solo a las zonas de piscina, la playa o en la ducha. Si vamos a salir a pasear lo mejor es buscar otro tipo de calzado que sujete mejor el pie y lo mantenga ventilado y fresco.

2. Cuidado con las sandalias

Al igual que ocurre con las chanclas las sandalias no ofrecen una sujeción óptima para el pie. Si a esto le unimos el tacón que presentan algunos modelos el daño sobre el pie puede multiplicarse, aunque por otro lado una sandalia completamente plana tampoco es la mejor solución.

Según los podólogos el uso de zapatos planos aumenta el impacto absorbido por el talón al caminar y provoca dolores localizados en dicha zona e inflamaciones en el tendón de Aquiles.

Lo mejor, como aconsejan los expertos, es reservar el uso de sandalias para ocasiones especiales y no convertirlas en el calzado del día a día.

3. Mejor el calzado cerrado

La mejor apuesta para mantener tus pies sanos y protegidos este verano es el calzado cerrado. Es recomendable que esté fabricado con tejidos que permitan una buena transpiración y que se utilicen calcetines de algodón que ayuden a absorber el sudor.

Utilizar el calzado sin calcetines o fabricado con materiales de baja calidad puede hacer que aparezcan lesiones en la piel que pueden llegar a ser muy molestas.

pies descalzos mojándose con lluvia

4. Hidrata tus pies

Una vez has escogido el mejor calzado es fundamental para los pies mantener una hidratación correcta. De esta manera mantendremos la flexibilidad de la piel y evitaremos que aparezcan las típicas grietas, rozaduras o durezas producto de una excesiva sequedad.

Aplicar crema hidratante en los pies contribuirá a que no nos salgan ampollas al suavizar la fricción de la piel con el calzado.

5. Pies siempre secos

Aunque a veces resulte complicado mantener los pies secos y no caminar descalzos es una de las mejores formas de prevenir cualquier tipo de dañoen esta zona del cuerpo. En zonas como piscinas y playas es recomendable el uso de calzado adecuado para evitar la exposición a los hongos.

Además, en la rutina diaria de higiene también hay que ser precavidos. Aunque resulte agradable quedarse algo mojado al salir de la ducha lo recomendable es secarse bien los pies, especialmente la zona entre los dedos.

pies de niño

6. Protege tus pies del sol

Normalmente en verano solemos aplicarnos crema protectora en el cuerpo, pero los pies suele ser una zona donde no llega ni gota de esta protección. También es habitual que cuando salimos a la calle en verano no nos pongamos crema en esta zona pese a estar continuamente expuesta a la luz solar.Los dermatólogos recomiendan aplicar una capa de protector solar sobre los empeines, pues se trata de una zona donde la piel es más fina y sensible y, por tanto, más susceptible de sufrir quemaduras por el efecto de los rayos del sol.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *