Primer juicio contra criadores de razas de perro con problemas

El primer juicio contra criadores de razas con trastornos hereditarios se encuentra en pleno proceso en Noruega. La Sociedad Noruega para la Protección de los Animales ha sido la impulsora de esta iniciativa al demandar al Norweigan Kennel Club, a dos clubes y a varios criadores por incumplimiento de la Ley de Bienestar Animal de Noruega.

Primero fue la Federación Europea de Asociaciones Veterinarias de Animales de Compañía (FECAVA) la que lanzó una campaña contra la adquisición de animales de compañía braquicéfalos, ante su hocico corto causante de diversas afecciones de salud.

Ahora ha sido el turno de la Sociedad Noruega para la Protección de los Animales la que ha iniciado una nueva embestida contra esta crianza al demandar ante la justicia al Norwegian Kennel Club, a dos clubes y a varios criadores seleccionados por incumplimiento de la Ley de Bienestar Animal de Noruega.

El objetivo no es otro que el de combatir esta situación que se da en perros de razas seleccionadas para que tengan unas características concretas, como es el caso de los perros braquicéfalos. El problema es que dichas condiciones pueden provocar trastornos hereditarios acumulados en este tipo de animales si se realiza una cría considerada “no ética”.

Sobre la normativa, la Sociedad señala que incluye referencias sobre la cría en las que se indica su deber de fomentar características que generen animales que gocen de buena salud. De hecho, se advierte de la prohibición de transmitir genes que influyan negativamente en la salud física o mental de los animales, reduciendo su capacidad para desarrollar un comportamiento natural o que contradigan la ética a nivel general.

La demanda se basa en que existen ciertas razas que contradicen esa ley, aunque se centra sobre todo en dos razas concretas para llevarla a juicio: el Cavalier King Charles Spaniel y el Bulldog inglés. De ambas se asegura que no quedan individuos sanos para reproducirse, por lo que lamentan que “cualquier reproducción dentro de estas razas supone una violación de la Ley de Bienestar Animal, puesto que los individuos dentro de cada raza están tan estrechamente relacionados que sólo tienen descendencia enferma”.

Sólo el Cavalier King Charles Spaniel se encuentra predispuesto a 25 trastornos hereditarios, siendo algunos de los mismos “muy dolorosos”. En este sentido, algunos expertos señalan la dificultad de dejar atrás estos problemas sin cruzar al cavalier con perros sanos de otras razas.

Mientras que en el caso del Bulldog inglés son 40 los trastornos hereditarios. La Sociedad Noruega defiende al respecto que los estudios muestran que “casi todos” padecen diversos grados de displasia de cadera. El 95% necesita una cesárea, más del 90% se encuentra inseminado de manera artificial, más del 50% padece problemas en la piel y más del 40% en los ojos, entre otras afecciones hereditarias.

Ante esto, la demanda asevera que “estas son dos razas de perros muy enfermas que han sido endogámicas durante tantos años que todos los individuos dentro de la raza están genéticamente emparentados y creemos que la Ley de Bienestar Animal prohíbe la reproducción de estas razas“.

También afirma que la cría prolongada con el enfoque principal en la apariencia ha causado en varias razas tanto problemas de consanguineidad como de salud: “La consecuencia es que más animales viven con varios problemas de salud diferentes y trastornos crónicos dolorosos“.

Los trastornos pueden impedir en el peor de los casos que los animales realicen sus funciones naturales y vivan una vida normal sin dolor y con toda la comodidad posible. Por ello, y aunque la denuncia sólo incluya estas dos razas en particular, la Sociedad opina que “gran parte de la cría actual infringe la Ley de Bienestar Animal”.

En definitiva, concluyen que “la cría de hoy está en gran parte planificada y llevada a cabo por criadores en un sistema donde el foco principal son a menudo premios y cintas en exposiciones caninas, y donde la apariencia triunfa sobre la salud“.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *