Los mejores probióticos para mantener fuerte tu organismo

Los probióticos son alimentos que mejoran la macrobiota intestinal proporcionando a nuestro cuerpo un beneficioso equilibrio bacteriano que se traduce en una mejora de nuestra salud. Algunos alimentos como el kéfir, el choucroute o el miso están cargados de estos potenciadores  de salud, aunque su combinación con una dieta equilibrada y saludable es sin duda la mejor opción para un bienestar personal.

probióticos

Con el ritmo de vida actual muchas veces sentimos que nuestro cuerpo no funciona del todo bien. En muchas ocasiones las digestiones son pesadas debido al exceso de grasas o al escaso tiempo que dedicamos a comer, de forma que para favorecer un correcto funcionamiento de nuestra digestión lo ideal es comer tranquilamente y llevar una dieta equilibrada con abundancia de frutas y verduras.

Sin embargo, no siempre es posible seguir este modelo de alimentación, por lo que es buena idea recurrir a ciertos alimentos denominados “probióticos” (organismos vivos que mejoran la macrobiota intestinal y que tienen un efecto beneficioso para la salud). Este tipo de alimentos están recomendados por médicos, nutricionistas y expertos en salud.

Beneficios de los probióticos

Para que realicen su función correctamente los probióticos deben llegar sin deteriorarse al intestino, para así desempeñar correctamente su función terapéutica y de esta forma equilibrar el microbioma intestinal, evitando así trastornos digestivos y la evolución de ciertas patologías.

Con el consumo regular de los probióticos naturales presentes en distintos alimentos podremos tener una salud intestinal adecuada, siempre que los combinemos con una dieta adecuada y huyamos del exceso de alimentos hiperprocesados y con alta cantidad de aditivos.

Una dieta equilibrada también debe incluir prebióticos, que son los alimentos de los probióticos, es decir nutrientes que sirvan para que nuestra flora intestinal se desarrolle convenientemente. Estos probióticos los encontramos en la fibra y azúcares esenciales contenidos en productos originarios de la huerta como legumbres, verduras, etc.

Los probióticos más conocidos

La inclusión de probióticos, sobre todo los alimentos fermentados, ayudarán a aliviar nuestros problemas digestivos asociados a estrés o cambios de hábitos de una manera sencilla y efectiva. Estos son los probióticos más populares:

probióticos

Kéfir y lácteos: El kéfir es un producto lácteo con gran cantidad de probióticos. Su preparación en casa es muy sencilla, ya que tan solo debemos aportar leche en un bote que contenga el hongo y permitir que la mezcla fermente gracias a la acción conjunta de levaduras y bacterias.

Incluso si no tomas alimentos procedentes de animales tienes alternativas como el kéfir de agua, una bebida fermentada y gaseosa que se obtiene a partir de agua, azúcar y frutas que se puede ingerir como un refresco natural y que alimenta de una manera excepcional nuestra flora intestinal.

Si no eres muy amigo/a de los alimentos con un intenso sabor a fermentado, el yogur natural es tu alimento más adecuado para incorporar probióticos a tu dieta. Su consumo sin azúcar y sin desgrasar nos asegura un buen aporte de apoyos a nuestra flora intestinal, existiendo además distintas versiones del postre con densidades diferentes y hechos a partir de leche de cabra, oveja, vaca o incluso de soja.

Choucroute o col fermentada: Es uno de los productos más empleados en Europa Central. Su sabor ácido y las posibilidades de preparación hacen que abunde en los platos típicos de Alemania, Polonia y Rusia, acompañando a los platos de carne.

Junto con su potencial probiótico el “choucroute” aporta al organismo actividad antineoplásica (impide el desarrollo de células tumorales) por lo que su inclusión en las dietas es casi una obligación, además de un placer.

probióticos

Kombucha: Esta bebida elaborada a partir de té negro y azúcares se vende en multitud de tiendas de productos naturales y nutrición, aportando gran cantidad de probióticos a nuestro cuerpo además de ayudar a combatir las gastritis, desintoxicar el cuerpo y contribuir a la pérdida de peso. Sin embargo no debemos bajar la guardia con estos preparados ya que las cantidades de azúcar de algunos de ellos pueden ser increíblemente altas.

Miso: Este ingrediente típicamente japonés ha ido conquistando los restaurantes de todo el mundo gracias a su alto contenido en Umami natural (el quinto sabor que potencia la intensidad de los alimentos) y también gracias a la alta proporción de probióticos. Este producto se suele encontrar en sopas y salsas en la cocina japonesa, siendo posiblemente uno de los alimentos que más contribuyan a prolongar la esperanza de vida del país asiático. La combinación de estos alimentos con otros tradicionales, como espárragos, alcachofas y puerros, ayuda al fortalecimiento de la flora bacteriana del intestino, mejorando nuestra salud. Si además agregamos a nuestra dieta legumbres, avena, cereales integrales, arroz, pasta y pan en cantidades adecuadas, ayudaremos a mejorar la formación del bolo fecal y así favoreceremos el tránsito intestinal.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *