La prohibición de amputar el rabo a los perros se mantiene en el aire

La prohibición de amputar el rabo a los perros sigue sin estar vigente en España.

La prohibición de amputar el rabo a los perros sigue sin estar vigente en España.

Con el apoyo de ERC y del PNV, el PP introduce una modificación a la enmienda de Equo.

Treinta años después de que el Convenio Europeo de Protección de Animales de Compañía fuera aprobado en Estrasburgo en 1987 y cuando todo apuntaba a que finalmente España lo ratificaría sin ningún tipo de «reserva», el Partido Popular mantiene en el aire la polémica prohibición de amputar el rabo de los perros, una cuestión que lleva años enfrentando a los defensores de estas prácticas con los animalistas.

Como forma de justificar los sucesivos retrasos en la ratificación del citado Convenio Europeo el Gobierno español ha mantenido en vigor una «reserva» a su artículo 10, el mismo que prohíbe las amputaciones en los perros por razones estéticas. Una posición gubernamental contra la que el diputado de Equo-Unidos Podemos, Juan López de Uralde, presentó una enmienda que fue apoyada por los principales grupos políticos, a excepción del PP, y que ha permitido articular una mayoría que parecía zanjar definitivamente el asunto a favor de los animalistas.

Pero, contra todo pronóstico, en la Comisión de Exteriores encargada de realizar el trámite parlamentario de ratificación, y con el apoyo de los grupos parlamentarios de Esquerra Republicana y del PNV, el PP ha conseguido introducir una modificación. De ser aprobada, permitiría que sean los veterinarios los que valoren -en cada caso- si la amputación de los rabos en los perros es, o no, una intervención aconsejable. Una decisión que de entrada ha provocado una auténtica tormenta profesional en un colectivo veterinario que, en su gran mayoría, es contrario a estas prácticas.

Para la mayoría de los expertos, y como ya dijimos en un post anterior,  este tipo de amputaciones puede dejar secuelas de por vida a los animales, al tiempo que les causa un dolor innecesario y puede ser causa de graves infecciones. El Convenio Europeo de Protección de Animales de Compañía garantiza desde 1987 una legislación básica para el bienestar animal en los cuarenta y siete estados miembros del Consejo de Europa. Y, desde su aprobación, han sido veintitrés los países que lo han ratificado -la mayor parte de ellos en la década de los noventa y en los primeros años del siglo XXI-. Naciones entre las que, por el momento, no está España.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *