Nueva normativa para circular con bicicleta en aceras de Barcelona en 2019

La nueva medida de la ciudad condal dictamina la no circulación de las bicicletas por las aceras de 4,75 metros, quedando limitada esta posibilidad en las aceras de más de 5 metros, lo que supone que para la mayoría de las calles de la trama Cerdà no se podrá transitar.

Normativa para circular con bici en Barcelona

Con el 2019, el Ayuntamiento de Barcelona pone en marcha su nueva medida de movilidad que afecta al desplazamiento de bicicletas en la ciudad condal. Una normativa que afecta de modo que éstas no podrán circular por las aceras de 4,75 metros, dejando únicamente esta posibilidad para aquellas que superen los 5 metros. Esto supone que la circulación en bicicleta no será posible en la mayoría de las calles de la trama Cerdà.

Este nuevo plan, ya efectivo desde el 1 de enero, llega tras una amplia renovación y extensión de la red de carriles bici de la ciudad, con más de 200 km de infraestructura ciclista. El 90% de la población ya dispone de vías ciclistas a menos de 300 metros de su casa.

En caso de incumplimiento, durante los primeros días, la Guardia Urbana avisará a los usuarios sin que se efectúe sanción alguna, salvo que la conducta del mismo sea grave. Durante este periodo se reforzará la campaña informativa y los informadores en la calle. Tras un breve tiempo de adaptación, en este mismo mes de enero se llevarán a cabo las correspondientes denuncias a aquellos ciclistas que incumplan la normativa.

Fue el pasado 1 de enero en el que finalizó la moratoria que permite circular bicicletas por las aceras de 4,75 metros de espacio libre, que se estableció en el marco de la modificación de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos (OCVV) en mayo de 2015. A partir de ahora, esta posibilidad queda limitada a las aceras de más de 5 metros, siempre que no exista un carril bici en la misma vía.

Durante este mandato, se ha desarrollado la “Estrategia de la Bicicleta” y se ha llevado a cabo un extenso despliegue de la infraestructura ciclista en la ciudad, que ya supera los 200 kilómetros de red, al tiempo que se han mejorado los itinerarios ciclistas ya existentes y las zonas pacificadas han sido ampliadas. Un conjunto de medidas que, según el consistorio, han hecho posible que cerca del 90% de la población ya disponga de un carril bici a menos de 300 metros de su casa, y que posibilitan que a partir del 2019 se aplique la normativa que prevé bajar las bicicletas de las aceras. Y es que el Ayuntamiento insiste en que en la actualidad, Barcelona se ha dotado de una buena infraestructura ciclista en calzada, con la que permite garantizar la seguridad de los peatones y su buena convivencia en el espacio público.

Por tanto, la movilidad ciclista en la ciudad queda destinada a las tramas ciclables, entre carriles bici y vías pacificadas (calles 30 y plataformas únicas), lo que supone tener a disposición cerca de 1.000 kilómetros de alternativas de paso por la bici. También se puede utilizar cualquier calzada, teniendo en cuenta que la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos establece que los vehículos privados a motor deben respetar la circulación de los ciclistas, mediante anticipos, cambiando de carril y dejando 1,5 metros de distancia lateral y 3 metros de distancia frontal, cuando circulen por detrás. Cualquier maniobra de acoso que implique usar el claxon o intentar modificar su trayectoria está totalmente prohibida, ya que podría poner en peligro al usuario de la bici.

Únicos casos en los que se puede circular con bicicleta en aceras de Barcelona

  • El ancho de estas aceras debe ser superior a 5 metros y debe de haber 3 metros de espacio libre.
  • El carril bici esté situado en la acera, y se deberá circular como máximo a 10 km/h.
  • Se circule por la noche (entre las 22.00 y 07.00 horas) por aceras superiores a 4,75 metros con 3 metros de espacio libre.
  • Se trate de ciclistas menores de 12 años con al menos un adulto que les acompañe.

Chica circula con una bicicleta en ciudad.

La circulación de bicis por aceras cuando haya señalización que lo prohíba o en las calles que dispongan de alguna zona especialmente habilitada para la circulación ciclista será igualmente prohibida. El fin de la moratoria afectará básicamente a aquellas calles característicos de la trama Cerdà, que engloban los distrito del Eixample y iris.

El Ayuntamiento de Barcelona continúa trabajando para combatir los niveles de contaminación del aire, el ruido producido por el tráfico, los índices de accidentalidad vial y la falta de verde en la ciudad, y mantiene su apuesta por aumentar la calidad de los espacios de relación de la ciudadanía. En este sentido, el consistorio continúa avanzando en la línea que marca el Plan de Movilidad Urbana (PMU) para fomentar tanto los desplazamientos a pie, como los realizados en bicicleta y en transporte público.

Si te ha interesado esta noticia, te recomendamos la lectura de los siguientes artículos:

seguro para bicis

Nueva normativa para circular con bicicleta en aceras de Barcelona en 2019
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *