Prohibidos los collares eléctricos para perros en Reino Unido

Después de muchos años de campaña el Kennel Club ha conseguido que Reino Unido prohíba el uso de los collares que producen descargas eléctricas. España es uno de los países de la Unión Europea que todavía no ha prohibido la utilización de estos dispositivos.

Hace unas semanas que representantes del Kennel Club se reunieron con  parlamentarios británicos para estudiar la prohibición de la venta y uso de collares eléctricos en todo el Reino Unido. Desde 2010 este tipo de dispositivos están prohibidos en País de Gales y más recientemente Escocia también decidía seguir el mismo camino, aunque la posibilidad de conseguir una prohibición a nivel nacional era una decisión que tan sólo podía ser adoptada por el parlamento británico.

Desde hace tiempo y tras llevar a cabo una exhaustiva investigación el Kennel Club viene demostrando que estos collares, que todavía son utilizados por algunos “adiestradores” caninos, son una técnica obsoleta, cruel e ineficaz y que a largo plazo puede causar en los perros problemas de comportamiento más graves que aquellos que se pretendía solucionar aplicando sobre los animales descargas eléctricas.

Según los datos publicados por el Kennel Club en 2014 al menos el 73% de los británicos era contrario al uso de los collares eléctricos, al tiempo que un porcentaje similar de ciudadanos se mostraban dispuestos a apoyar cualquier iniciativa parlamentaria que defendiera y promoviera su prohibición. En el ámbito de la Unión Europea los collares emisores de descargas eléctricas están prohibidos en países como Dinamarca, Suecia, Austria y Alemania, además de en otros como Suiza y Noruega.

Los collares eléctricos de adiestramiento se ajustan alrededor del cuello de los perros y funcionan cuando el “adiestrador” actúa sobre un mando a distancia o también de forma autónoma con las vibraciones producidas por los ladridos del animal, de forma que por miedo a las descargas el perro deja de ladrar o desarrolla una respuesta de mayor obediencia frente a las órdenes.

En nuestro país los collares eléctricos no están prohibidos por ley, a pesar de que las organizaciones que promueven el bienestar animal están en contra de su utilización, y por ello pueden adquirirse fácilmente a través de internet por aproximadamente 20 euros. Algunos de estos dispositivos más “civilizados” integran las funciones de vibración y sonido, de forma que un perro bien “adiestrado” tenderá a obedecer al sentir o escuchar las señales sin necesidad de descargas eléctricas.

seguro para perro

Prohibidos los collares eléctricos para perros en Reino Unido
5 (100%) 2 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *