Rata negra en Madrid: Su peligro para los perros

Este ágil y veloz roedor ha llegado a la capital española y su estancia en la misma puede provocar las consecuencias fatales para la salud de nuestros animales caninos.

Si la rata negra ha llegado a Madrid para quedarse, los perros tienen un grave problema. Confirmada su presencia por la Asociación de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla), la capital española se une a las ciudades portuarias que hasta ahora habían sido las más afectadas por este peligroso roedor, sobre todo en lo que respecta a la salud de los cánidos.

Ya han sido detectados en Madrid ejemplares de este animal también denominado Rattus rattus, una especie originaria de Asia con gusto por vivir en las alturas como los tejados o los árboles y a la que es necesario controlar «debido a su capacidad de transmisión de importantes enfermedades al ser humano como la leptospirosis, la salmonelosis, la enfermedad de Weil o el hantavirus, entre otras», según afirma la Anecpla.

Razón de más para justificar el llamamiento de la asociación a los veterinarios y profesionales sanitarios españoles, a los que junto con los propietarios de mascotas alerta de la presencia de la rata negra en Madrid. A todos ellos se advierte de la capacidad de esta especie como reservorio y transmisor de una bacteria espiroqueta como la Leptospira, que a su vez provoca el origen de la leptospirosis. Según los veterinarios y especialistas sanitarios, el agua estancada contaminada es el principal componente que provoca su contagio, aunque también puede aparecer por heridas y contacto con mucosa.

La leptospirosis provoca un cuadro agudo o crónico por el que aumenta la fiebre y alteraciones hepáticas y renales, que incluso se pueden manifestar con ictericia.

La vacunación, fundamental recomendación a seguir

Si bien la estancia de estos seres no se considera por el momento una plaga, la recomendación principal que realiza el sector veterinario es la vacunación, sin duda el arma más efectiva para evitar el contagio. Esto no quita que sea aconsejable evitar el contacto con zonas sucias o en las que destaque la presencia de aguas fecales o estancadas, puesto que serán los lugares donde más abunden las ratas negras.

De hecho, la capacidad de reproducción de este animal es bastante alta, lo que hace más necesaria la precaución para evitar toparse con este roedor. Las hembras pueden llegar a estar nueve meses del año activas y pueden llegar a reproducirse de forma ininterrumpida en ambientes urbanos en los que puedan alimentarse.

El Ayuntamiento de Madrid ha localizado varios focos donde se encuentra mayor número de ratas negras que espera controlar para evitar que puedan emplear su capacidad reproductiva, con la que podrían llegar a producir hasta cinco camadas al año y que dificulta más si cabe su erradicación. Por otro lado, la Anecpla se encuentra en la búsqueda de un tratamiento definitivo que complemente a la vacunación y que sea la solución principal en caso de tratar a animales afectados.

A pesar de sus diferencias físicas con la rata gris (además del color negro, su rabo es más largo que el cuerpo, los ojos destacan por ser muy saltones y las orejas por su gran tamaño), resulta complicado reconocer cuál es el tipo al que pertenece cada una a simple vista, más si cabe con la velocidad a la que se desplazan estos seres.

En ciudades portuarias que ya se han visto afectadas por su presencia, como Las Palmas de Gran Canaria, se colocaron anillas en palmeras situadas en los parques para así evitar que los roedores pudieran acceder a los cogollos de estos árboles, en los que podían causar destrozos y causar la muerte de los mismos.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *