Tabaco: 5 razones médicas de peso para dejar fumar

Según los informes de la Organización Mundial de Salud (OMS), fumar tabaco continúa siendo la primera causa de muerte en los países desarrollados, por encima de enfermedades crónicas como la hipertensión. Ahora AEGON ha hecho un estudio sobre el estilo de vida de los españoles, revelando cómo afecta el tabaco a nuestra salud.

Dejar el tabaco puede ayudar a tu salud y alargar tu vida

El primer Estudio de Salud y Estilo de Vida realizado por la compañía de seguros especializada en salud Aegon ha revelado interesantes datos acerca de cómo el tabaco es uno de los principales obstáculos al que se enfrentan los españoles cuando quieren llevar una vida sana. Siendo uno de los principales factores de riesgo que influyen de forma determinante en las tres primeras causas de muerte: enfermedad cardiovascular, cáncer y enfermedad respiratoria crónica -tal y como apunta el National Cancer Institute-.

Del mismo modo, según certifica la OMS en su informe Global Health Risks (Riesgos para la Salud Global), fumar es la primera causa de mortalidad en países desarrollados y la segunda a nivel mundial. Y es que un sólo cigarrillo contiene más de 700 sustancias que resultan nocivas para la salud, siendo cancerígenas 70 de ellas.

Aprovechando la llegada del 31 de Mayo, Día Mundial Sin Tabaco, la compañía AEGON nos recuerda 5 motivos médicos para dejar de fumar. Una decisión difícil para cualquier persona con adicción a esta droga, pero para la que existen multitud de ayudas y terapias efectivas en las que poder apoyarse si la afrontan:

1. Reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares

Según el citado informe de la OMS, la cardiopatía coronaria (estrechamiento de las arterias que llevan la sangre y el oxígeno al corazón) continúa situándose como principal causa de muerte en todo el mundo. Siendo el consumo de tabaco y la inhalación pasiva del humo el detonante directo de un 17% de estos fallecimientos, por detrás de la hipertensión arterial. Del mismo modo, fumar es un factor de riesgo a la hora de sufrir un accidente cerebrovascular, amén de otras enfermedades.

Mientras tanto el consumo de tabaco es la primera causa de muerte en países desarrollados. Pese a que en los últimos años se producido un progresivo endurecimiento de las leyes y regulaciones antitabaco. De hecho en España todavía un 22% de la población se declara fumadora, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

Alvar Ocano, gerente médico de Aegon Seguros, señala que dejar de fumar supone disminuir el riesgo de ataque cardíaco súbito, de padecer cardiopatía coronaria, mejorar la circulación y disminuir la formación de coágulos de sangre.

2. Más energía y mejor respiración

Desde Aegon también advierten que el consumo tabaco de forma prolongada y la exposición como fumador pasivo al humo de terceros es el principal factor de riesgo para padecer enfermedades del sistema respiratorio. Siendo la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) una de las patologías más habituales, y que causa una reducción constante del flujo de aire a causa de la acumulación de mucosa en los pulmones.

Otras enfermedades respiratorias influenciadas por el tabaquismo son el asma, la tuberculosis, el lento desarrollo pulmonar de los bebés en el útero materno y la infección de las vías respiratorias inferiores, como la neumonía. Dolencias que llegan a provocar más de 4 millones de muertes cada año, y que además suponen la principal causa de muerte en niños menores de 5 años.

La gerencia médica de Aegon señala que dejar el tabaco disminuye las complicaciones respiratorias durante procesos de resfriados, gripes o ataques de asma, reduce la fatiga y las dificultades respiratorias y favorece la realización de actividades deportivas.

3. Reduce el riesgo de cáncer

Ocano también señala que fumar es uno de los hábitos que más potencia el desarrollo del cáncer de pulmón. Provocando, según datos de la OMS, el 22% de las muertes totales por cáncer, y el 70% de las muertes por cáncer de pulmón en todo el planeta.

El humo que desprende el tabaco puede llegar a causar daños en el ADN, generar mutaciones en los genes protectores, e incluso que esto provoque que suframos la enfermedad años después de dejar el tabaco. Además tiene también consecuencias nocivas para los fumadores pasivos, que respiran el humo ajeno. Mientras que el consumo de tabaco puede provocar también cáncer de boca, garganta o páncreas.

La decisión de dejar de fumar reduce a la mitad las posibilidades de padecer cáncer de pulmón a largo plazo, así como otros tipos de cáncer como de boca, esófago, laringe, garganta y vejiga.

OMS Día Mundial Sin Tabaco

4. Reducir el riesgo de prediabetes

Fumar tabaco también aumenta nuestras posibilidades de volvernos diabéticos. Ya que la nicotina influye de forma directa en la enzima celulasa, provocando que seamos menos sensibles a la insulina. De forma que nuestro cuerpo pasa a necesitar mayores cantidades de esta hormona para regular los niveles de azúcar en nuestra sangre.

De esta forma, consumir tabaco constituye un desencadenante de la intolerancia a la glucosa, denominada comúnmente “prediabetes”. Esto es así debido a los efectos del humo en nuestro páncreas, donde se produce la insulina. De hecho un estudio de la Universidad de Colorado (EEUU) ha probado en un estudio que la diabetes duplica el riesgo de fallecimiento de un fumador.

Dejar de fumar tabaco reduce el riesgo de padecer diabetes tipo II. Enfermedad que también pueden causar el aumento de peso, altos niveles de colesterol e incluso tener influencia genética.

5. Mejora de la visión y nuestra piel

Otra de las consecuencias causadas por el consumo de tabaco es el envejecimiento de la piel. Que viene determinada por una mala circulación, así como por el desgaste de la proteína colágeno y de la vitamina A que provoca fumar.

Desde Aegon señalan que los fumadores suelen padecer que su piel se vuelva áspera y seca, lo que a su vez favorece la aparición de arrugas y manchas en la misma.

Según algunos estudios, el tabaco también potencia el desarrollo de psoriasis, una afección inflamatoria que consiste en la aparición de manchas rojizas que suelen provocar comezón y dolor en la piel.

Y por último, el tabaquismo está además asociado a la aparición de las cataratas, una patología ocular que puede llegar a causar ceguera y que, según los datos registrados por las instituciones sanitarias, es hasta un 40% más común entre los fumadores. El consumo de tabaco genera, por una parte, irritación de los ojos a causa del humo, y por otra, libera sustancias químicas en la sangre que afectan a la visión

Librarnos del tabaco reduce nuestro envejecimiento, mejora nuestra circulación y disminuye las probabilidades de sufrir cataratas.

¿Qué te ha parecido? ¿Te parecen suficientes razones para tomar la determinación de dejar este hábito? Sin duda la peor consecuencia de fumar tabaco es que nuestra calidad de vida se reduce de forma drástica. Así como nuestra salud y, sobre todo, nuestra esperanza de vida. Además a estas 5 razones médicas para dejar de fumar se unen otras muchas: es un hábito cada vez más antisocial, no nos aporta nada a nivel físico ni emocional, su precio es desorbitado, hace daño a la gente de nuestro alrededor,…

Si eres fumador y has leído hasta aquí es probable que esto te haya provocado, precisamente, más ganas de fumar por la ansiedad que produce pararse a pensar todo el mal que te hace. No te engañes, fumarte ese cigarrillo no acabará con tu ansiedad, sino que se alimenta de ella. Es «el mono» de la nicotina que sale de tu cuerpo lo que dispara tu ansiedad aún más. Lo que te molesta cuando estás relajado, cuando estás nervioso, cuando estás aburrido, cuando estás tenso o cargado de trabajo… Fumar es una trampa que no nos aporta nada. Tan sólo nos hace dependientes de un hierbajo asqueroso y nocivo. Date cuenta y toma cartas en el asunto. Toma las riendas de tu vida y, si tomas la maravillosa decisión de dejar el tabaco, pide la ayuda que necesites. Acude a tu médico. Dejar de fumar es fácil, si sabes cómo hacerlo.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *