Renault 25: Los secretos del primer “coche fantástico” real de la historia

Tan solo un año después de que se emitiera el primer capítulo de la famosa serie de televisión “El coche fantástico”, Renault presentaba el Renault 25. Se trataba de un vehículo de lujo del segmento E con cinco puertas y un alto estándar de confort. Sin embargo, su principal característica es que podía hablar y comunicarse con el conductor. Te contamos más sobre el primer coche fantástico real de la historia.

Renault 25

El 26 de septiembre de 1982 la NBC, un canal de televisión estadounidense, emitía el primer capítulo de la serie “El coche fantástico. En ella el personaje de Michael Knight, protagonizado por el actor David Hasselhoff, luchaba contra las injusticias y delincuentes al volante de un Pontiac Firebird Trans-Am V8 de nombre KITT (Knight Industries Two Thousand).

La principal característica de KITT, además de su color negro y sus luces rojas que se movían de lado a lado por todo el frontal, es que podía hablar y comunicarse con su conductor gracias a una inteligencia artificial.

Esta posibilidad de comunicación entre humano y máquina fue la que motivó a Renault a diseñar en 1983 el Renault 25, una berlina de lujo y gran confort que interactuaba por voz con su conductor.

El primer coche con voz

El Renault 25 fue el primer coche con voz de la historia de la automoción. Al poner el contacto el vehículo se realizaba un autochequeo e informaba al conductor sobre su estado gracias a un sintetizador de voz. Además, si durante la conducción surgía algún imprevisto o se detectaba algún fallo esa misma voz alertaba sobre el problema.

Por desgracia a principios de los ochenta esta tecnología no estaba muy lograda y los fallos en el diagnóstico de averías o el sistema de voz eran algo habitual. Por este motivo muchos clientes solicitaron a la marca que les desconectase dicho sistema.

Sin embargo, la posibilidad de comunicarse mediante un sistema de voz no fue lo único que convirtió al Renault 25 en un coche fantástico en su época. Este modelo del segmento E, el vehículo más lujoso, caro, prestigioso y grande de Renault, contaba con elevalunas eléctrico, mandos a distancia para el sistema de sonido y un novedoso ordenador de a bordo que informaba sobre el nivel de combustible o los kilómetros realizados desde el último repostaje.

interior Renault 25

Por otro lado, a nivel mecánico y de prestaciones la variante equipada con motor V6 Turbo de 205 CV de potencia y cambio automático poco tenía que envidiar a los superdeportivos del momento.

Conociendo el Renault 25

El Renault 25, diseñado por Robert Opron y Gaston Juchet, se presentó en 1983. Con este modelo el fabricante francés consiguió ofrecer un vehículo moderno de alto standing que satisfacía los gustos tradicionales.

Con 4,71 metros de longitud este modelo destacaba por tener un amplío interior con capacidad para cinco adultos. Además, la presencia en el vehículo de una quinta puerta permitía obtener un mayor aprovechamiento del maletero.

Hasta el restyling de 1986 el punto débil de los primeros Renault 25 estuvo en la electrónica, frente a la sobresaliente calidad de su mecánica y carrocería. En 1988 se le daría otro lavado de cara al modelo modificando el frontal para hacerlo más elegante y moderno, las molduras de las puertas, la forma de los grupos ópticos posteriores, las llantas y los colores de la pintura.

En cuanto a mecánicas el Renault 25 estuvo disponible con varias motorizaciones diésel y gasolina. Todas ellas lograron ofrecer cifras de consumo muy aceptables para gracias al escaso peso del coche y a su muy conseguida aerodinámica.

Con unas ventas realmente buenas, especialmente en Francia, en 1992 Renault ponía fin a la producción del Renault 25.

Las variantes más destacadas

Dentro de que el Renault 25 fue un modelo muy popular, existen algunas versiones que de forma particular gozaron de su propio éxito. El primer ejemplo de ello es el Renault 25 V6 Turbo.

Esta variante equipaba un motor Alpine V6 GT Turbo que le otorgaba 205 CV de potencia y le permitía alcanzar los 233 Km/h. Además, aceleraba de 0 a 100 Km/h en apenas 7,4 segundos, tiempos muy similares a los alcanzados por algunos superdeportivos de la década de los ochenta. El alto precio convirtió a estas versiones en una rareza muy exclusiva.

Otra de las variantes con fama propia fue el Renault 25 Baccara. Esta versión surgió con el restyling de 1988 y presentaba un acabado de lujo con asientos de cuero, moqueta, inserciones en madera y un equipo de sonido de alta fidelidad.

Renault 25 Baccara
Renault 25 Baccara

Tal era su nivel de comodidad y de equipamiento que el Renault 25 Baccara llegó a superar a los modelos de lujo alemanes. De hecho, a día de hoy podría competir con los modelos actuales.

Qué es del Renault 25 en nuestros días

Los vehículos de lujo fabricados en Francia tienen poco valor en el mercado de segunda mano y como consecuencia de ello no hay muchas unidades que hayan sobrevivido hasta nuestros días.

Sin embargo, no hay nada imposible y todavía podemos encontrar algún Renault 25 a la venta. El estado de estas unidades no acostumbra a ser bueno y sus precios varían entre los 1.000 euros y los 20.000 euros que se han llegado a pagar por las variantes V6 Turbo o por el Limousine de Heuliez.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *