Mercedes S680 Guard 4Matic, “blindado” a prueba de armas de asalto

No todos los fabricantes de automóviles cuentan con fama y experiencia en el exigente mercado de los coches blindados. Mercedes-Benz comenzó en este territorio con el Nurburg 460 en 1928 y desde entonces la firma de Stuttgart no ha dejado de ofrecer este tipo de vehículos a jefes de estado, políticos, altos ejecutivos, etc. Su más reciente aportación es el S680 Guard 4Matic, una caja fuerte que puede aguantar un ataque con armas de asalto.

Mercedes S680 Guard 4Matic

En concreto para Mercedes-Benz la tradición de fabricar automóviles blindados comenzó en 1928 con el Nurburg 460 y posteriormente con los Grand Mercedes 500 y 770. Se trata de una exclusiva línea de trabajo que la marca de Stuttgart ha mantenido en activo desde entonces para todo tipo de clientes VIP, entre los que hay jefes de estado, políticos, altos ejecutivos, etc.

En este sentido la nueva aportación de Mercedes-Benz al mercado de los “blindados” es el Clase S Guard, vehículos que parten del medio millón de euros de PVP (sin extras), que entre otras “delicatessen” técnicas incorporan un nada habitual motor biturbo V12 de 612 CV de potencia y que como carta de presentación cumplen con la exigente y nada fácil de conseguir certificación VPAM VR10.

Una máquina a prueba de bombas

En esta nueva gama de blindados el vehículo base es el S680 Guard 4Matic, que llega al mercado estrenando y sumando la tracción integral a este tipo de vehículos.

Mercedes S680 Guard 4Matic

Con el objetivo de asegurar prestaciones e incrementar su fiabilidad en todas las circunstancias que podamos imaginar, el motor V12 ha visto modificados sus dos turbocompresores, el colector de escape y el sistema de admisión.

Este bloque, se seis litros de cubicaje, desarrolla 612 CV con un par motor de 680 Nm, prestaciones más que suficientes para mover con soltura un vehículo que supera los 2.000 kg de tara en circunstancias normales y que a ello debe sumar el peso muerto del blindaje. Con todo ello la velocidad máxima se encuentra limitada a 190 km/h.

Mercedes S680 Guard 4Matic: Una auténtica caja fuerte

Lo que más llama la atención en un Clase S Guard son las modificaciones que incorpora en materia de seguridad. El objetivo es que el habitáculo sea impenetrable, una caja fuerte.

Ello explica que las zonas de la carrocería menos expuestas sean en aluminio para ahorrar peso y dar al vehículo un aspecto convencional que no llame la atención, mientras que en determinadas zonas vulnerables la protección es de acero y de materiales compuestos.

Además de blindadas las ventanillas son capaces de resistir el impacto de proyectiles disparados por armas de asalto. Múltiples capas de policarbonato conforman los cristales y protegen de las balas a los ocupantes del vehículo.

Mercedes S680 Guard 4Matic

El peso de estas ventanillas obliga a prescindir de los motores eléctricos en los elevalunas, que serían claramente insuficientes, sustituyéndolos por los más fiables sistemas hidráulicos en todas las puertas.

Además, en caso de fallo eléctrico esta solución permite bajar o subir la ventanilla de forma manual. En cuanto a las puertas, y dado su peso, cuentan con sistemas hidráulicos similares a los que nos encontramos en capós o maleteros, que facilitan que puedan ser abiertas y cerradas con facilidad.

Por otro lado, un Mercedes Clase S Guard incorpora, además, distintos accesorios como un equipo de extinción de incendios, un sistema exclusivo diseñado por Michelin que impide que los neumáticos se desinflen y que el vehículo pueda circular a 30 km/h con las ruedas totalmente destrozadas, así como sirenas, sistema de megafonía, alarmas de todo tipo, etc.

Dummies de carne y hueso

Para conseguir las certificaciones que se exigen a un vehículo blindado de estas características, los coches son sometidos a rigurosos y exigentes test que deben superar sin calificaciones negativas.

dummie en el Mercedes S680 Guard 4Matic

Estas pruebas son realizadas por organismos independientes y en los mismos se emplean “dummies” muy especiales. Tan especiales son estos “dummies” que llegan a simular los huesos y los tejidos blandos de un cuerpo humano.

El objetivo es medir con exactitud los daños que pueden sufrir los ocupantes en caso de que el vehículo sufra un ataque o su conductor tenga que realizar una brusca maniobra de evasión.

seguro turismo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *