¿Sabes qué son y cómo funcionan los “radares en cascada”?

Para pillar “in franganti” a los conductores que aceleran después de pasar un radar fijo, las policías de varios países europeos están aplicando los llamados “radares en cascada”. A continuación te contamos en qué consisten y cómo pueden ser evitados.

UNO DE LOS RADARES

Una de las escenas más repetidas en las carreteras españolas es la de los vehículos frenando antes de pasar junto a un radar fijo y acelerando de nuevo al dejarlo atrás. Esta acción, además de común, es peligrosa y hace que muchos infractores se salven de la multa aun incumpliendo las normas de circulación.

Para poner fin a esta práctica la Dirección General de Tráfico (DGT), así como sus homólogos en otros países europeos, están poniendo en práctica lo que se conoce popularmente con el nombre de “radares en cascada”.

¿Qué son los radares en cascada?

El sistema consiste en colocar dos radares de velocidad muy cerca el uno del otro. El primero suele ser fijo e incluso puede que esté anunciado, mientras que por el contrario el segundo es un radar móvil situado unos pocos kilómetros después. De esta manera se puede “cazar” a aquellos conductores que levantaron el pie del acelerador cuando llegaban al radar fijo y que volvieron a acelerar después. En nuestro país la Policía Foral de Navarra ya ha comenzado a utilizar esta táctica en sus carreteras.

¿Cómo evitar los radares en cascada?

Para evitar los “radares en cascada” existen dos opciones, aunque solo una de ellas es la idónea. Lo mejor para evitar ser multado por este tipo de radares es aplicar la denominada “regla del 7”, teoríaque recibe este nombre por el margen de error que tienen los radares móviles. Según esta regla, confirmada por la DGT en 2014, se puede circular hasta 7 km/h por encima de la velocidad permitida sin riesgo a ser sancionados.

Sin embargo, la opción perfecta es la segunda, circular siempre cumpliendo con los límites de velocidad establecidos para cada carretera. De esta manera nunca seremos sancionados.

AGENTES DE TRÁFICO CON UNO DE SUS RADARES MÓVILES

¿A qué multas me enfrento?

Los radares de velocidad están colocados para evitar una de las causas que más accidentes de tráfico provocan en todo el mundo: los excesos de velocidad. Según el estudio “Velocidad y riesgo de accidente” realizado por el International Transport Forum (ITF), una velocidad inadecuada es el principal causante de accidentes de tráfico en los países desarrollados, aunque a pesar de estos datos las multas por exceso de velocidad son las más comunes en las carreteras españolas.

En España no cumplir con los límites de velocidad tiene diferentes sanciones en función de en cuántos km/h se supere la velocidad permitida. Por ejemplo, si se circula a 100 km/h en una carretera limitada a 90 km/h la sanción será únicamente económica (100 euros) y no conllevará pérdida de puntos del carnet de conducir.

La sanción sería mayor si en la misma carretera circulásemos a partir de 121 km/h y hasta 140 km/h. En este caso perderíamos dos puntos del carnet y tendríamos que pagar una multa de 300 euros. Si llegásemos a los 150 km/h la sanción aumentaría a 400 euros y cuatro puntos, mientras que si alcanzásemos los 160 km/h tendríamos que pagar 500 euros y perderíamos seis puntos del carnet de conducir.

A continuación os dejamos una tabla con los límites de velocidad y las sanciones si se incumplen:

TABLA CON RADARES EN CASCADA Y SUS SANCIONES CORRESPONDIENTES

Finalmente, en el caso de superar esta velocidad el importe a pagar sería de 600 euros y nos enfrentaríamos a posibles penas de prisión por un delito de conducción temeraria.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *