Seat 850: De sucesor del 600 a leyenda que enamoró a una generación

A mediados de los sesenta la sociedad española demandaba vehículos con mayores prestaciones que el legendario Seat 600. La respuesta fue el Seat 850, uno de los modelos que finalizaron su vida comercial con un mayor número de versiones. Con capacidad para cuatro personas, carrocerías de dos y cuatro puertas y motores de 37, 47 y 52 CV, el Seat 850 se convirtió en un modelo muy popular.

seat 850

En 1964 la firma italiana Fiat lanzó uno de los coches más exitosos de la década, el 850, y aunque algunos de estos vehículos llegaron a España la mayoría de los 850 que circularon en nuestro país fueron producidos por Seat, que comenzó su producción en la planta de Martorell (Barcelona) en 1966.

Este modelo, que sucedía al mítico Seat 600, se presentó en el Salón del Automóvil de Barcelona de ese mismo año y rápidamente se convirtió en el vehículo más demandado de la época. Como sucedía con el Seat 600 el nuevo 850, que popularmente fue conocido como “el ocho y medio”, mantenía el motor y la tracción trasera.

El primer modelo en ponerse a la venta -en abril de 1966- fue el Seat 850 Normal con carrocería de tipo berlina para cuatro plazas, una configuración que respondía a las necesidades de la incipiente clase media española.

Seat 850

Así era el “ocho y medio”

El Seat 850 montaba un motor de cuatro cilindros en línea colocado longitudinalmente tras el eje trasero. Con una cilindrada de 843 cc su potencia era de 37 CV, lo que le permitía alcanzar una velocidad máxima de 125 km/h. La caja de cambios ofrecía cuatro marchas hacia delante y una marcha atrás. Por su parte, la serie 850 Especial incorporaba una mecánica de 47 CV. Este modelo estuvo disponible en variantes de dos y cuatro puertas.

El Seat 850 se comercializaba con carrocerías de dos y cuatro puertas y su peso oscilaba entre los 670 y los 713 kg. En cuanto al diseño de las suspensiones las delanteras constaban de ballesta más amortiguador y las traseras estaban conformadas por muelles, amortiguadores y barra estabilizadora.

Un coche muy popular

Nadie duda que la aparición del Seat 850 fue un auténtico acierto para la automoción de nuestro país. En 1966 la renta media de los españoles era bastante superior a la de finales de la década de los cincuenta y comienzos de los sesenta, por lo que muchas familias demandaban soluciones alternativas al veterano Seat 600, sin llegar al desembolso económico más alto que suponía adquirir un 1500 “el coche de los toreros”. Este fue el nicho de clientela que aprovechó el Seat 850.

A diferencia del mercado italiano en España proliferaron las versiones de cuatro puertas de este modelo, una faceta que permitió que el Seat 850 pudiera competir en igualdad de condiciones con otros modelos de la época, como fueron el Simca 1000 de Barreiros o el Renault 8.

Seat 850

A la vista de su éxito en 1967 Seat lanzó el 850 Coupé, otro modelo mítico en la historia de la automoción española, un vehículo “sport” que sorprendió en su época y que contó con innumerables fans.

El 850 Coupé incorporaba el mismo motor de 47 CV del 850 Especial, frenos de disco delanteros y una estética muy llamativa que fue la clave de su éxito. En ese momento los responsables de Seat se dieron cuenta que el factor potencia y la estética deportiva tenían tirón entre la juventud y a finales de los sesenta se produciría el lanzamiento del 850 Spider con carrocería Bertone y más tarde del 850 Coupé Sport con motor de 903 cc y 52 CV.

El Seat 850 dejó de fabricarse en 1974, momento en el que apareció en escena el Seat 127, pero gracias a que existía un amplio stock de vehículos este modelo continuó vendiéndose en los concesionarios hasta comienzos de 1975. En total entre 1966 y 1974 se produjeron 662.853 unidades.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.