Los efectos del confinamiento ya se notan en el seguro de vida

Las pólizas de vida mantienen el ahorro bajo gestión al finalizar el mes de marzo. Las compañías aseguradoras cuentan con un patrimonio de clientes de 234.400 millones de euros a cierre del primer trimestre del año, lo que supone un pequeño descenso respecto al curso anterior.

el papel solidario del seguro ante el coronavirus

Un nuevo informe publicado por la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa) detalla los resultados del primer trimestre de las compañías de seguros en lo que respecta al seguro de vida. Según los datos, las aseguradoras gestionaban 234.401 millones de euros de sus clientes a cierre del primer trimestre, es decir, una vez finalizado el mes de marzo.

Unos resultados que prácticamente igualan a los de un año atrás, ya que si se compara con el dato del pasado diciembre, esta cifra refleja un ligero descenso del 2,76%. De esa cantidad, 192.080 millones corresponden a productos de seguro, una cantidad idéntica a la de hace 12 meses. Los restantes 42.320 millones constituyen el patrimonio de los planes de pensiones, cuya gestión ha sido encomendada a entidades del sector. Este último importe es un 1,24% inferior al anotado el ejercicio anterior por estas mismas fechas.

Los resultados del análisis muestran que los seguros individuales de ahorro a largo plazo (SIALP) son los que registran un comportamiento más positivo. Estas pólizas movían 4.265 millones al acabar marzo y crecen un 6,90% con carácter interanual. También suben de un año para otro los unit-linked, productos vinculados a activos en los que el cliente asume el riesgo de la inversión, que repuntan un 3,26% y alcanzan los 13.377 millones de euros. Entre tanto, tanto los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) y las rentas vitalicias y temporales se mantienen estables cuando se comparan los datos del primer trimestre con los del mismo periodo en 2019.

La declaración de estado de alarma en España el pasado 14 de marzo se ha hecho notar en la evolución del negocio de vida desde entonces. A pesar de que el confinamiento sólo ha afectado a una parte del primer trimestre (la segunda quincena de marzo según Unespa), casi todas las líneas de negocio han reducido el ahorro bajo gestión en términos intertrimestrales.

Los descensos más pronunciados desde que finalizó diciembre se han dado en la transformación de patrimonio en rentas vitalicias (-7,53%), los unit-linked (-6,44%) y los PIAS (-4,40%). Los SIALP marcan la excepción y se mantienen estables incluso cuando se compara su situación a 31 de marzo con la que tenían al acabar el pasado año.

Entre tanto, los ingresos por primas del negocio de vida riesgo se situaron en 1.698 millones de euros, tras crecer un 6,66% en términos interanuales.

Es previsible que los efectos de la paralización de la actividad comercial sobre los seguros sean más palpables en los datos del segundo trimestre. Unespa destaca que durante la situación excepcional que vive España en la actualidad, el sector asegurador continúa prestando servicio a sus clientes y preserva unos niveles de solvencia elevados que superan con creces las exigencias que marca la regulación.

seguro de supervivencia

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *