Estos son los 5 seguros que pueden salvar tus vacaciones de verano

Con la llegada del verano llega también la época de las vacaciones. Ese esperado periodo en el que gran parte de los españoles aprovecha para viajar, ya sea al extranjero o a zonas de nuestra geografía, con el fin de disfrutar y relajarse. Y también es, en consonancia, una época en la que nos exponemos a una serie de riesgos para los que un seguro puede «salvarnos la papeleta».

seguro que tú también quieres hacer estas cosas en tus vacaciones de verano

Así nos lo explicaba la compañía AEGON, una de las aseguradoras con las que trabajamos en Terránea. Quienes han realizado un recopilatorio con los 5 tipos de seguro que pueden sernos especialmente útiles cuando llega el periodo estival o veraniego, que se inaugura el 21 de junio.

Tal y como señalan, el denominado ‘síndrome wanderlust’, que consiste en el deseo de explorar el mundo, se ha convertido en una constante muy extendida en la sociedad actual. Un deseo que nos lleva a aprovechar nuestro tiempo libre para viajar a nuevos lugares que nos saquen de nuestra rutina y nos permitan desconectar de nuestra realidad diaria y laboral.

El propio Instituto Nacional de Estadística revelaba que, sólo el año pasado, los españoles llevamos a cabo cerca de 200 millones de viajes. Un 90% de ellos a destinos patrios. Siendo la gran mayoría desplazamientos a destinos vacacionales, o bien por motivos de ocio o familiares.

1. Seguro de salud en verano

Ya lo sabemos, cuando estamos de vacaciones muchas veces asociamos este tiempo de relax a relajar también nuestra vigilancia con lo que comemos, lo que bebemos, o el tiempo que dedicamos a la actividad física. Indigestiones, resacas y subidas de peso son casi una garantía en verano para algunos.

Pero no sólo los que «abusan» o celebran en exceso sus vacaciones pueden sufrir algunos contratiempos con su estado de salud. Muchos acusan el cambio de rutina en exceso al viajar. Estreñimientos o procesos diarreicos son el compañero de viaje de muchos cuando salen fuera. Pero, más allá de los desarreglos estomacales, hay muchos imprevistos que pueden afectar a nuestra salud.

Por esta razón, estar cubiertos por un seguro de salud puede ahorrarnos muchos quebraderos de cabeza. Normalmente nos brindan la posibilidad de acudir a una amplísima red de centros repartidos por todo el mapa, sin depender de que las urgencias del lugar de nuestro viaje puedan estar o no colapsadas. Teniendo acceso a tratamientos inmediatos que podamos sufrir por una intoxicación o una caída, por ejemplo.

viajeros de vacaciones comprando una sandía en un puesto callejero

Muchas veces estas coberturas se encuentran incluidas en nuestra póliza de salud aunque no seamos conscientes (recuerda leer bien los detalles de tu póliza contratada, o pedir información a tu corredor de seguros para que te asesore). Tal caso sucede a menudo con la cobertura de seguros de asistencia en viaje, que nos proporciona transporte en caso de accidente, cubriendo los gastos médicos en situaciones en las que se requiera intervención y hospitalización en el extranjero, así como el envío de documentos o la búsqueda de equipajes perdidos. De forma que con nuestro seguro de salud viajamos protegidos durante todo el trayecto y la estancia de nuestras merecidas vacaciones.

2. Seguros de vida: protegiendo a los nuestros

Viajar sin preocupaciones es una garantía de disfrute. Por eso siempre planificamos con ilusión hasta el último detalle de las vacaciones: los hoteles en que nos alojaremos, la ropa que llevaremos, las maletas, los sitios a visitar… Pero si algo nos sucediese ¿Por qué no también planificar la protección de nuestros seres queridos si a nosotros nos pasa algo? Ahí entra el seguro de vida.

imagen idílica de vacaciones de verano en un lugar paradisíaco

Y es que, si se produce un accidente inesperado, la vida de una familia puede cambiar en un segundo. Es algo que siempre debemos tener presente. Máxime cuando somos uno de los cabezas de familia y de nosotros depende la estabilidad económica o están a nuestro nombre las propiedades o deudas del núcleo familiar.

Un accidente de tráfico con el coche de alquiler, una caída durante una ruta o excursión contratada… son imprevistos que suceden más de lo que queremos pensar, y que pueden fastidiar nuestro ansiado descanso vacacional. Por eso blindar a nuestra familia ante estos imprevistos (u otros peores) puede ser esa garantía de tranquilidad que puede hacer que disfrutemos más, si cabe, las vacaciones junto a nuestro seres queridos.

los seguros te protegen ante caídas o accidentes en tus vacaciones de verano

El seguro de vida es un producto en el que, desde las pólizas más básicas, se suelen incluir coberturas que van desde el fallecimiento o la invalidez por accidente hasta la incapacidad laboral -ya sea temporal o permanente-. Y en otros también se incluyen coberturas añadidas como la atención psicológica o el asesoramiento jurídico para la familia. Saber que tus familiares podrán seguir con sus vidas en las mejores condiciones si tú dejas de estar permite a cualquiera dormir a pierna suelta.

3. Seguro de hogar: márchate tranquilo de casa

A muchos nos acompaña ese sentimiento de preocupación cuando dejamos la casa vacía en vacaciones. Además la obsesión por compartir en redes sociales nuestras vacaciones y ubicación le pone las cosas muy fáciles a los cacos.

Más allá de recomendar que seáis cautos y dejéis lo de presumir del viaje de marras en instagram, facebook o twitter para cuando volváis, no está de más estar cubiertos ante los robos que se producen en época de vacaciones (temporada alta para el sector hotelero…pero también para el sindicato del crimen, no lo olvides). Así, ocurra lo que ocurra, estaremos cubiertos.

puerta forzada durante las vacaciones de verano por un robo en casa

Hay seguros de hogar que incluso te protegen a ti cuando estás fuera del hogar, por si te atracan. También si tu mascota aprovecha tu ausencia para redecorar a bocados el hogar, o si durante el viaje pierdes las llaves y al volver no puedes entrar (se hacen cargo de la factura del cerrajero). Lo mismo si hay apagones o subidas de tensión que acaban con nuestros electrodomésticos, o lo que contienen en el caso del frigorífico y el congelador. De hecho hay seguros de hogar que incluso corren con los gastos si durante tu estancia fuera de casa tú provocas un accidente que cause daños, por ejemplo, en el hotel en el que te alojas (algún día os contaré la que lió un amigo mío en el hotel en el que celebré mi boda y cómo su seguro le salvó de la ruina).

4. Coberturas de viaje temporales

Y aquí llegamos a mi favorito: el seguro de viaje. Un producto que descubrí, no os voy a engañar, cuando empecé a trabajar para Terránea. Y que desde entonces me acompaña en cada desplazamiento. Ya hemos paseado juntos por Japón, Rusia, Grecia, Londres y París. Y, pese a que de momento (toco madera) no he tenido que usarlo, pienso seguir llevándolo en «mi maleta» cada vez que vuelva a viajar fuera.

¿De qué te pueden proteger este tipo de seguros de viaje? Pues las posibilidades son mucho más amplias de lo que puedes imaginar. Los hay muy básicos, que sólo cubren gastos de cancelación del viaje por causa mayor (para no perder el dinero que tanto te costó ahorrar). Pero después las coberturas se multiplican…

equipaje perdido en vacaciones de verano que cubriría el seguro si nos lo roban o se extravía

Cubren accidentes, gastos médicos, responsabilidad civil, pérdidas de vuelos, que te roben, extravíen o estropeen el equipaje. Incluso brindan coberturas similares a las de un seguro de vida. Corren con los gastos de desplazamiento en caso de accidente o fallecimiento nuestro o de un familiar… las posibilidades son casi ilimitadas. Además podemos elegir las cuantías económicas y los límites en cada caso. De eso dependerá su coste, y de dónde viajemos y durante cuánto tiempo. Pero no son productos nada caros, por eso un servidor siempre los contrata para los viajes internacionales.

5. Otros seguros útiles en vacaciones

Aquí la compañía Aegon nombraba unos cuantos seguros que en un momento dado pueden salvarnos la papeleta cuando surge un imprevisto: desde los seguros de móvil (ya sabemos cuánto dependemos hoy día del smartphone cuando estamos fuera) hasta los seguros de tarjetas de crédito, que pueden cubrir cancelaciones de vuelos, por ejemplo. Además de los seguros que se deben contratar cuando vamos a realizar deportes extremos o de riesgo en nuestras vacaciones. Pero nosotros vamos a añadir un seguro más…

la obsesión por viajar y descubrir nuevos lugares en nuestras vacaciones es la última moda en el primer mundo

¡el seguro por días! Sí, ese producto innovador que está rompiendo moldes en el mercado asegurador y en la automoción. Es el favorito de los compraventas de vehículos. Y una bendición cuando vas a cambiar o vender tu coche y no quieres renovar la póliza anual…. pero sobre todo es la solución perfecta para una escapada o unas vacaciones.

Tanto si tu coche está averiado como si directamente no tienes… ¿vas a quedarte sin viaje?¿te vas a perder ese festival de música que llevabas meses esperando? No fastidies. Tan sólo tienes que pedir un coche prestado (da igual que sea de tu padre, tu novio, tu amiga o del vecino del 5º). Lo aseguras por los días que lo vayas a utilizar y listo. ¡Que nada te separe de tus vacaciones!

El mejor comparador de seguros

Jorge Monroy Criado

Un comentario

  1. Si no contamos con todas las medidas posibles para salvaguardar nuestro hogar, nos exponemos a que nuestras vacaciones sean un desastre. Ya no solamente por los asaltos sino por la preocupación a lo que podría ocurrir mientras no estamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *