El cuerpo nos avisa: 12 señales de que realizamos poco ejercicio

La actividad física aporta diversos beneficios. Durante el estado de alarma la imposibilidad de salir a realizar actividades como andar, correr o cualquier otro deporte provocó la aparición de problemas de distinta índole. Realizar media hora de ejercicio al día y mantener una buena rutina de estiramientos puede ser suficiente para evitar los daños que te contamos a continuación.

poco ejercicio durante el confinamiento

En la rutina diaria se debe reservar un momento para realizar ejercicios o estiramientos y así conservar parte de nuestra actividad muscular. Los videos en plataformas digitales o apps especializadas pueden ayudarnos a hacer más llevadero el día consiguiendo ejecutar un mínimo de actividad física.

12 señales de que realizamos poco ejercicio

Sin embargo hay un sector de la población que ha visto detenida por completo su rutina y lleva una vida demasiado sedentaria. ¿Qué señales nos da nuestro cuerpo? Realizar actividad deportiva nos va a aportar beneficios para combatir la ansiedad o dormir mejor, además de servir para que nuestro cuerpo prevenga enfermedades y aumentemos así la esperanza de vida pero sin ella hay ciertas señales que aparecen, vamos a ver cuáles.

1. Un mal descanso

Realizar ejercicio consume calorías, pone en movimiento el corazón y los músculos y genera residuos que deben ser eliminados. Si nuestro cuerpo ha realizado una sesión de entrenamiento necesitará reponer la energía gastada y eso se hace durmiendo. Cuando realizamos actividad física la calidad y cantidad de sueño aumenta.

2. Presión arterial alta

Al realizar ejercicio nuestro corazón bombea sangre con más fuerza y se fortalece, lo que reduce la presión arterial sistólica. Media hora al día de ejercicio aeróbico puede ayudarnos a controlar la presión arterial.

3. Dolores Lumbares

La falta de actividad física relaja y disminuye la fuerza de los músculos de la espalda por lo que aparecerán dolores asociados a la zona lumbar y tensiones por falta de actividad. Si además se tienen lesiones de espalda, estas darán la cara causando dolor y malestar por lo que en la medida de los posible hay que evitar pasar muchas horas inactivo y sobre todo tener una higiene postural buena, ya que nos reducirá las molestias de forma importante.

dolores lumbares por hacer poco ejercicio

4. Hambre más frecuente

El ejercicio está relacionado, según un estudio publicado en el Journal of Sports Science and Medicines, con la cantidad de grelina, que es la encargada de generar la sensación de hambre. El estudio demostró que la actividad física controla la secreción de esta hormona provocando menor apetito.

5. Alteraciones del humor

Con la falta de ejercicio estamos más tensos siendo más frecuentes los estados anímicos como la ira, mal humor o tristeza. La secreción de hormonas como la adrenalina mejora nuestro estado de ánimo y reduce el estrés. El ejercicio por tanto ayuda a mantener la calma y favorece reacciones controladas frente a situaciones cotidianas.

6. Malas digestiones

La inactividad provoca que los movimientos intestinales sean menos frecuentes y fuertes por lo que la falta de actividad física favorece el estreñimiento y las digestiones complicadas.

7. Síntomas de asfixia al realizar un esfuerzo

La actividad física mejora la salud cardiovascular por lo que con buena condición física nuestra oxigenación es mejor y nuestra salud se ve fortalecida.

8. Estrés

La actividad diaria ayuda a nuestro cuerpo a lidiar con el estrés, por lo que la inactividad tendrá consecuencias como la aparición de tensiones musculares, dolores de cabeza, cuello, bruxismo y sensación de opresión en el pecho.

9. Bajada de las defensas

Un sistema inmunitario frágil es menos capaz de frenar infecciones, lo que te expone frente al coronavirus de manera grave. Por tanto, la actividad física se vuelve importantísima para mejorar las defensas y la salud metabólica.

10. Articulaciones rígidas

La falta de tono físico provoca la aparición de problemas de artritis y rigidez articular. Una intensidad física moderada fortalece los músculos y articulaciones.

articulaciones rígidas por hacer poco ejercicio

11. Falta de concentración

El ejercicio aumenta el riego sanguíneo al cerebro y favorece la captación de información, por lo que se vuelve una herramienta útil para aumentar el rendimiento mental y la capacidad de concentración. Si tienes poca apetencia de realizar cosas o niebla mental trata de ejercitarte un poco y verás como tu capacidad de afrontar retos aumenta.

12. Ansiedad

Es una consecuencia de la falta de movimiento, la falta de endorfinas hace que tu ánimo decaiga y tengas exceso de energía. Una sesión de ejercicio puede mejorar tu estado mental de forma importante y reducir los síntomas de ansiedad y depresión.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *