Skoda Superb, el lujo de origen checoslovaco cumple 85 años

En octubre de 1934 se lanzaban al mercado los primeros modelos de Skoda con denominación Superb, un nombre que quería resaltar los atributos de calidad y confort de los vehículos englobados en dicha gama. En 1949, y como consecuencia de la centralización de la economía rusa, la marca dejaría de fabricarlos para que cincuenta y dos años más tarde, ya sin la existencia de la Unión Soviética, estos modelos fueran resucitados con la primera generación Superb moderna.

Skoda Superb de ayer y hoy

Se han cumplido ochenta y cinco años de aquel histórico momento en el que Skoda presentó en sociedad su primera gama de vehículos Superb. Fue el 22 de octubre de 1934 cuando la marca radicada en la antigua Checoslovaquia, hoy República Checa (más Eslovaquia), lanzaba al mercado una gama de turismos caracterizados por sus altos estándares de calidad y confort a la que bautizó como Skoda Superb. Hasta aquel momento los vehículos considerados de lujo por el fabricante checo habían llevado la identificación de S-640.

La génesis de los Superb

Skoda lleva casi 115 años fabricando vehículos. Inicialmente esta compañía checa se dedicaba a la fabricación y reparación de bicicletas, después pasó a la producción de motocicletas, siendo los creadores de la Slavia en 1899, para a partir de 1905 dedicarse a la fabricación de automóviles.

Dicho año comenzó la fabricación del Skoda Voiturette A, el que está considerado como el primer modelode la compañía, pero no sería hasta dos años más tarde, concretamente en 1907, cuando se lanzaría al mercado el primer automóvil de lujo: el Skoda FF.

Skoda typ FF de 1907

El FF salió de la fábrica que Václav Laurin y Václav Klement, fundadores de Skoda, tenía en la localidad checa de Mladá Boleslav. Su principal característica mecánica es que equipaba el primer motor de ocho cilindros en línea fabricado en Europa Central. Tras el Skoda FF llegaron otros modelos de lujo con motores Knight sin válvulas de seis cilindros o el mítico Skoda 860, propulsor este último que se mantuvo en producción entre 1929 y 1933.

Sin embargo, el gran relevo en los vehículos de lujo vino con el Skoda 640, un vehículo con un innovador bastidor tubular central y una suspensión independiente que le convirtieron en el primer modelo en llevar la denominación Superb. Este hecho se produjo el 22 de octubre de 1934.

La primera generación Superb

La denominación Superb proviene del término inglés “superbus”, vocablo que traducido al castellano significa “orgulloso o magnífico”. Con este concepto los diseñadores querían resaltar el carácter excepcional del S-640, una berlina de 5,5 metros de largo, 1,70 metros de ancho y 1,66 metros de alto.

Skoda Superb de 1934
Skoda Superb de 1934

La producción en serie de la primera generación Skoda Superb comenzó en marzo de 1935, después de que en enero se presentase el modelo a Karel Loevenstein, Consejero Delegado de la compañía, y a su mujer Pavla, que curiosamente fue la encargada de escoger el color rojo de la carrocería.

Skoda 640 de 1936
Skoda 640 de 1936

El S-640 estaba propulsado por un motor de seis cilindros, 2,5 litros de cubicaje y 55 CV de potencia. El vehículo también incluía de serie una radio con seis tubos de electrones. Además, y con un pequeño coste extra, se podían incorporar estantes de palisandro detrás de los asientos delanteros.

Inicialmente, y pese a unos tiempos de espera que alcanzaban las cuatro semanas para los modelos de carrocería cerrada y ocho semanas para los descapotables, la demanda por parte de los clientes no cesó y los tiempos de entrega llegaron a ampliarse.

Interior Skoda Superb de 1948
Interior Skoda Superb de 1948

El éxito de la primera generación Skoda Superb condujo a la empresa a incorporar anualmente innovaciones en el motor o en el equipamiento. En 1938, tras vender alrededor de seiscientas unidades con control de válvulas SV, Skoda lanzó al mercado el Superb OHV, un coche que incorporaba un motor de seis cilindros en línea, 3.317 cc y 80 CV.

Posteriormente, y hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial se fabricó el modelo Superb 4000, que entre otras cosas montaba un motor V8.

Skoda Superb de 1948
Skoda Superb de 1948

Tras finalizar la contienda Skoda retomó la producción de sus renovados modelos de seis cilindros, pero en 1949, a consecuencia de la centralización de la economía de la URSS, la compañía tuvo que cesar su producción. Detrás dejaron cerca de 1.000 automóviles fabricados para uso civil y alrededor de 1.660 unidades para uso militar bajo la denominación de S-952 y S-956.

2001, el renacer del lujo

Tras pasar cincuenta y dos años apartada de la producción, en 2001 Skoda retomaba la fabricación de vehículos bajo la denominación Superb. Estos nuevos automóviles serían miembros de la primera generación de Skoda Superb moderna y de la segunda generación a lo largo de la historia.

Con un éxito rotundo, 136.068 unidades vendidas gracias a su buena relación calidad-precio y a su atractivo diseño, en 2008 Skoda decide lanzar la tercera generación de la gama Superb. Además, esta generación, entre la que destaca la aparición del Superb Combi, incluía innovaciones tecnológicas como el sistema de acceso o el arranque sin llave.

En 2015 se produciría otra renovación centrada en el desarrollo tecnológico, el confort de los ocupantes, la seguridad y la protección del medioambiente y, finalmente, este año el Skoda Superb ha vivido otra remodelación en la que se han incorporado nuevas tecnologías vanguardistas y numerosos asistentes para hacer de la conducción una situación más segura. Además, a comienzos del próximo año 2020 verá la luz el primer modelo eléctrico Skoda Superb equipado con motor híbrido enchufable.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *