¿Es seguro utilizar una tabla de cortar en la cocina?

Las tablas de cortar son un elemento imprescindible en las cocinas de todos los hogares. Sin embargo, al mismo tiempo pueden ser un criadero de microbios y bacterias que afecten a la salud y fomenten la contaminación cruzada de los alimentos. Por tanto, ¿es seguro utilizar una tabla de cortar? A continuación te lo contamos.

tabla de cortar en uso

La intensa y continua actividad a la que están sometidas las tablas de cortar en una cocina, que por regla general no son bien desinfectadas después de utilizarse y, además, nos sirven para manipular todo tipo de alimentos, las convierte en un cómodo transporte natural para las bacterias.

Tenemos que ser conscientes de que este utensilio de cocina de uso diario puede ser un foco de un buen número de infecciones, como la listeria, la salmonelosis o el clostridium perfringens, una bacteria que suele estar presente en carnes y aves.

Por lo tanto, cuando utilizamos las tablas de cortar debemos saber que estamos expuestos a un doble riesgo. Por un lado, estos utensilios se convierten en un caldo de cultivo para la proliferación de bacterias y, por otro, permiten la contaminación cruzada, aquella que se produce cuando los alimentos entran en contacto con ingredientes o superficies contaminados.

Una tabla para cada alimento

En cualquier cocina las tablas de cortar son elementos imprescindibles, dado que nos proporcionan una superficie plana y estable sobre la que trabajar, pero para los expertos la clave está en saber hacer un uso correcto de las mismas. 

PAREJA COCINANDO Y USANDO TABLA

Las más recomendables son las fabricadas en polipropileno, porque a parte de su mejor limpieza disponen de un código de colores en función de los alimentos que se van a manipular en las mismas.  Por ejemplo, el amarillo se corresponde con las carnes blancas, el azul se utiliza para pescados y mariscos y el verde para frutas y verduras. Por supuesto que nunca hay que manejar alimentos en la tabla del color que no corresponde.

Es cierto que utilizar este tipo de tablas de cortar en casa puede parecer una medida exagerada, pero a nivel doméstico lo aconsejable es tener al menos dos tablas, una para trabajar con los alimentos crudos y otra para el resto.

El secado es fundamental

Cuando pasamos de un alimento a otro es de especial importancia proceder al lavado de las tablas de cortar. Se requiere un lavado minucioso con agua y jabón neutro en caso de pasar de carnes de ave a otro tipo de carnes o a la hora de manipular diferentes tipos de pescados. El principal motivo por el que debemos limpiar nuestra tabla de cortar tiene que ver con cuestiones de salud.

Es muy importante que cuando terminemos con la tabla procedamos a su lavado y a su secado, una operación que realizaremos con mucho cuidado para evitar que los restos de humedad puedan convertirse en foco de microorganismos.

Además de lavar la tabla de cortar por higiene, también debemos hacerlo para no perder o perjudicar las características organolépticas de los alimentos, que son aquellas características que podemos percibir a través de los sentidos, como el sabor, la textura, el olor o el color.

Por último, mantener en buenas condiciones la tabla de cortar no se refiere tan solo al lavado. Debemos cuidarla evitando realizar cortes bruscos o apoyar otras cosas que no sean alimentos. Además, es importante almacenarla en un lugar donde no pueda golpearse, donde no haya ningún foco de calor, de bacterias o de malos olores.

TABLA DE CORTE DE ALIMENTOS DE MADERA

Tablas de madera, ¿si o no?

Los expertos aconsejan que elijamos aquellas tablas de cortar que sean más fáciles de limpiar y desinfectar y ambas circunstancias sitúan a las tablas de madera como una de las últimas opciones.

De hecho, en las cocinas profesionales el uso de tablas fabricadas con materiales porosos están prohibidas. Esto se debe a que pueden quedar restos de comida en los surcos producidos por los cuchillos, lo que favorecerá la aparición de bacterias poniendo en riesgo la higiene y seguridad del resto de los alimentos.

En el lado contrario tenemos un estudio realizado por la revista “Food Society”, que analizó la seguridad antibacteriana de la madera en contacto con los alimentos. Los resultados obtenidos afirman que las propiedades porosas de la madera no suponen un problema de higiene. Además, de las conclusiones de este estudio se desprende que las superficies de madera rugosa generan un ambiente y unas condiciones desfavorables para la expansión de microorganismos.

En otro estudio realizado en Alemania se llegó a la conclusión que, después de una limpieza adecuada las tablas de madera son más seguras que las de plástico en términos microbiológicos.Pese a todo, las tablas de cortar que más éxito tienen actualmente son las fabricadas en polipropileno reforzado, ya que sufren menos desgaste, no acumulan olores y son seguras biológicamente hablando.

banner seguro de hogar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *