¿Cómo saber el temperamento de un perro? -Test de Campbell

El Test de Campbell es una batería de pruebas a las que se puede someter a los cachorros a las siete semanas de vida y que ayuda a determinar cómo será su carácter en el futuro. Con esta prueba se puede adivinar con cierto rigor que tipo de perro vamos a tener y cuáles serán sus rasgos temperamentales, siendo posible emparejarlo con los dueños más adecuados.

¿Cómo saber cuál es el mejor cachorro de la camada?

Todos los dueños de perros buscan compartir su vida con un animal sociable, cariñoso y estable, pero esto no siempre es fácil porque además de la educación, el carácter de cada animal es diferente desde que nace. Mientras que unos perros son más extrovertidos otros se muestran más tímidos, unos son más juguetones y otros tienen menos paciencia.

Aunque todos ellos son buenos compañeros, lo ideal es que cada persona elija a su mascota en función de su carácter para que el binomio persona-perro sea perfecto. Pero ¿cómo saber el carácter que tendrá de adulto cada cachorro? Aunque muchos eligen por un “enamoramiento”, existe un test que puede ayudarnos a hacerlo de forma más objetiva.

¿Cómo se hace el Test de Campbell?

El Test de Campbell consiste en cinco pruebas con resultado de A a E. Lo ideal es realizarlo a las siete semanas de vida, para evitar influencias externas, y que lo haga un desconocido a todos los animales de la camada, para de esa forma escoger el más acorde con la personalidad del futuro dueño. Hay que saber que este test sólo determina la tendencia a tener un carácter, algo que puede modificarse con la posterior educación.

Primera prueba: Predisposición a lo desconocido

La primera prueba determina la predisposición a lo desconocido. Se trata de llamar la atención del perro con ruidos o palabras sin pedirle directamente que venga y valorar si el perro viene o no y, en caso de venir, cómo lo hace (con saltos, con la cola en alto, con la cola baja…).

Segunda prueba: Predisposición a seguir a alguien

La segunda prueba valora la predisposición a seguir a alguien. En esta prueba hay que acercarse al cachorro y después alejarse lentamente. Algunos cachorros seguirán a la persona jugueteando y le morderán las piernas, otros se tumbarán a los pies, algunos se moverán tranquilamente y otros pueden ignorar o incluso ir en otra dirección.

Tercera prueba: Predisposición a someterse y obedecer

La tercera prueba analiza la predisposición a someterse y obedecer. Para ello se le tumbará en el suelo boca arriba y sujetándole firmemente de la tripa. Algunos cachorros intentarán liberarse mordiendo y arañando, otros se calmarán rápido y otros pueden incluso quedarse quietos lamiendo la mano.

Cuarta prueba: Predisposición a soportar lo que no le gusta

La cuarta prueba valora la predisposición a aguantar cosas que no le gustan. Consiste en exponerle a cosas desagradables (no dolorosas) como acariciarle a contrapelo. En esta prueba algunos cachorros intentarán zafarse con gruñidos y agitándose, otros pueden girarse y lamer la mano y los más tímidos pueden huir.

La quinta y última prueba determina cómo reacciona el animal cuando no tiene el control. Para ello cogeremos al cachorro por los costados y lo elevaremos unos centímetros del suelo. Los animales pueden tratar de morder, alterarse, calmarse tras unos minutos o reaccionar de forma variable.

Estas pruebas del Test de Campbell determinarán una predisposición a un carácter más agresivo, dominante, sociable, sumiso o independiente, algo muy útil a la hora de escoger un cachorro adecuado para compañía, trabajo, adiestramiento o vida con niños.

seguro veterinario para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *