Cómo transportar la bici en el coche: Cuidado con las multas

El “mountain bike” se ha convertido en una de las actividades deportivas de moda y por ello es frecuente ver a muchos conductores transportando las bicicletas en sus coches. Sin embargo, no todos saben cómo hacerlo de una forma segura y legal. A continuación te contamos cómo llevar una bici en el coche y a qué multas te enfrentas si cometes una infracción.

Cuidado con las multas: Cómo debemos transportar la bici en nuestro coche

El deporte y un estilo de vida sano están a la orden del día. Si los “runners” han multiplicado su número en los últimos años, el “mountain bike” también ha visto crecer el número de aficionados considerablemente, e incluso algunos de estos deportistas utilizan la bicicleta en su día a día como medio de transporte para desplazarse por la ciudad.

Otros, en cambio, ven en el “mountain bike” un deporte para practicarlo al aire libre los fines de semana, en vacaciones, etc, por lo que en muchas ocasiones necesitan utilizar el coche antes de subirse a las dos ruedas.

En este caso lo importante es saber cómo debemos llevar una bicicleta en nuestro vehículo de manera legal y segura. Aquí te contamos cómo debes hacerlo.

Formas de llevar la bicicleta en el coche

Existen múltiples opciones a la hora de transportar una bicicleta en un vehículo, desde las más económicas a las más caras pero también más cómodas. A continuación te detallamos cuáles son las alternativas:

  • Llevarla dentro del coche: Sin ninguna duda la opción más fácil y económica para trasladar una bicicleta en un coche es llevarla dentro del mismo, aunque en los vehículos más pequeños lo más probable es que haya que desmontarla para que quepa sin problemas.
Cuidado con las multas: Cómo debemos transportar la bici en nuestro coche

Una vez dentro tendremos que asegurar la carga para que no se mueva y pueda convertirse en un riesgo en caso de accidente. Aunque el reglamento de circulación es un poco ambiguo al respecto, lo mejor es sujetarla con cinchas evitando que sobresalga del espacio destinado para la carga y sin que nos quite visibilidad.

  • Portabicicletas de techo: Otra posibilidad es llevar la bicicleta en el techo. Esta quizás sea la opción más incómoda, pues deberemos subir la bici para poder anclarla en el portabicicletas. Para la instalación de este dispositivo necesitaremos que nuestro vehículo disponga de baca o de barras de techo.

Dentro de esta opción existen tres alternativas. La primera, ya casi en desuso, es la de colocar la bicicleta sujetando el manillar y el sillín. De esta manera las ruedas quedan mirando hacia arriba. Es una manera muy incómoda a la hora de cargar la bici.

La segunda es instalar un carril en el que se acopla la rueda trasera y, una vez desmontada la rueda delantera, procederemos a sujetar las punteras de la horquilla. Con esta opción la rueda que quitamos deberemos meterla en el maletero.

Por último, existe una opción que permite que a través de un carril las dos ruedas apoyen sobre el coche. Este sistema cuenta, además, con uno o dos brazos que sujetan el cuadro para evitar desplazamientos. Esta es la opción no implica desmontar la bicicleta.

  • Portabicicletas traseros: Al igual que sucede con los portabicicletas de techo también existen tres opciones para llevar la bicicleta en la parte posterior del vehículo. La primera y más popular es colocar uno de estos elementos en el portón trasero.

Su principal ventaja reside en la facilidad de instalación y carga. Mediante un sistema mecánico y unas cinchas se agarra al portón trasero del vehículo y dependiendo del modelo se pueden cargar entre una y cuatro bicicletas completas.

Tenemos que saber que con este sistema instalado no podremos abrir el maletero y será necesaria una placa V-20 que avise a los conductores de que la carga supera las dimensiones del vehículo y, además, instalar una tercera matrícula a la vista, ya que con las bicicletas cargadas taparemos la matrícula del vehículo y las luces.

La segunda opciónes instalar un portabicicletas acoplado a la bola del remolque. En este caso la ventaja es que podremos abrir el maletero sin problemas. El número de bicicletas que podemos transportar dependerá del modelo escogido. En este caso también necesitaremos una tercera matrícula y señalización lumínica en el portabicicletas.

Por último, nos encontramos con los portabicicletas integrados, aunque de momento solo Opel lo ofrece con el sistema FlexFlix. Este tipo de portabicicletas quedan escondidos dentro del vehículo y se extienden como un cajón cuando se va a utilizar.

Este sistema cuenta con innumerables ventajas en materia de seguridad, pero solo se puede instalar en vehículos nuevos y no existe la posibilidad de una instalación posterior.

Cuidado con las multas: Cómo debemos transportar la bici en nuestro coche

Qué multas me pueden poner

Si transportamos una bici en nuestro coche y no tomamos las medidas necesarias para hacerlo de forma legal y segura, podemos enfrentarnos a multas que van desde los 80 hasta los 500 euros.

  • En el primer escalón, el de los 80 euros de sanción, estarían las multas por mala señalización de la carga o por entorpecer la visibilidad.
  • La primera está referida a no colocar las señales V-20 en caso de que se superen las dimensiones del vehículo. Si esta sobredimensión es solo posterior bastará con colocar una señalización en posición central, pero si se supera lateralmente el perímetro del vehículo también deberemos colocar una a cada lado. Hay que tener en cuenta que la carga solo puede sobresalir un 15% de la dimensión del vehículo.
  • Las sanciones por entorpecer la visibilidad vienen referidas al hecho de que las bicicletas obstaculicen nuestra propia visión o a que con su presencia oculten señalizaciones luminosas, matrículas u otros distintivos obligatorios.
  • En un segundo escalón nos encontramos con multas que pueden ascender hasta los 200 euros. Estas sanciones nos podrán ser impuestas si no utilizamos los accesorios de transporte adecuados, comprometiendo con ello la estabilidad de nuestro automóvilo de la propia carga.
  • Por último, la sanción más importante se producirá por caída de la bici mientras circulamos. Perder la carga en marcha supone una multa de 500 euros, ya que ello supone un serio peligro de accidente para el resto de conductores.
seguro para bicis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *