El Gobierno vuelve a la carga con subir impuestos al diésel y la euroviñeta

En el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia anunciado por el presidente Pedro Sánchez con el objetivo de reactivar la economía española, el Gobierno prevé, entre otras medidas, una subida de los impuestos que gravan los carburantes y la puesta en marcha de una tasa por uso de infraestructuras (euroviñeta), dos actuaciones que tienen en contra a los transportistas.

El Gobierno vuelve a la carga con subir los impuestos del diésel y con la aplicación de la euroviñeta

Al transporte por carretera se le dibuja un horizonte próximo con muchos nubarrones. A los propios problemas internos de precios y competitividad y a los objetivos medioambientales 2030, se le suman ahora algunas de las medidas presentadas por el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que figuran en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, cuyo principal objetivo es reactivar la economía española tras la pandemia.

Entre otros aspectos este ambicioso Plan contempla un incremento de la fiscalidad (impuestos) sobre los carburantes, tanto gasolina como diésel, una medida que definitivamente no ha figurado en los Presupuestos Generales 2021 gracias a los acuerdos con el PNV, pero que con el visto bueno de Europa el Gobierno tiene previsto recuperar.

Por otro lado, en el documento que se enviará a Bruselas también se menciona el pago por uso de infraestructuras (euroviñeta), un proyecto que lleva mucho tiempo sobre la mesa de trabajo de los diferentes gobiernos de nuestro país y que probablemente por razones electoralistas no se ha puesto en marcha.

En este sentido hay que recordar que el pasado mes de julio el Comité Nacional (CNTMC) ya llegó a un acuerdo con el MITMA para no introducir nuevos peajes para camiones sin que previamente se haya alcanzado un consenso con los transportistas, aunque por otro lado la puesta en marcha de una euroviñeta en nuestro país serviría para incrementar los siempre necesarios ingresos del Estado.

Contra los planes del Gobierno los transportistas defienden que el sector ya realiza una aportación fiscal que supera los 11.000 millones de euros, la mayor parte de ellos vía impuestos sobre el diésel, y que un incremento de la presión impositiva, que difícilmente podría trasladarse a los precios que pagan los cargadores, supondría un problema añadido para la supervivencia de un gran número de empresas.

Por otro lado, desde el CNTMC se critica que el transporte pesado haya sido excluido de las ayudas previstas en los planes oficiales de renovación de vehículos, cuando las estadísticas reflejan que el parque español de camiones sufre un preocupante envejecimiento desde la crisis de 2008 y que se ha acentuado durante la crisis sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19.

Seguro para camiones

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *