Vapeadores: Las autoridades sanitarias alertan de sus riesgos

Desde 2013 el uso de los cigarrillos electrónicos ha crecido de forma importante, fundamentalmente entre los más jóvenes, un consumo del que todavía se desconocen los riesgos que tiene para la salud. En Estados Unidos han comenzado a aparecer enfermedades pulmonares graves que se consideran ligadas a los “vapeadores” y por ello las autoridades sanitarias del país ya han comenzado a investigar.

Vapeadores como el de esta imagen son nocivos para la salud

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos llevan tiempo realizando una amplia y rigurosa investigación, que persigue el objetivo de demostrar la posible relación que existe entre el uso de los cigarrillos electrónicos y la aparición de enfermedades pulmonares desconocidas hasta ahora y que muestran un alto nivel de gravedad.

Fue a partir de 2013 cuando los cigarrillos electrónicos irrumpieron con fuerza en el mercado mundial, un espacio de tiempo que todavía es demasiado breve para poder tener una visión a largo plazo del efecto que los e-cigarrillos tienen para la salud, aunque lo cierto es que los CDC norteamericanos están registrando decenas de casos de “vapeadores” que llegan a las consultas de los hospitales con síntomas de enfermedades pulmonares de nueva aparición.

¿Son saludables los “vapeadores”?

Multinacionales del tabaco tradicional y electrónico, como Philip Morris o Altria, han apoyado la tesis de que los e-cigarrillos son más saludables y que además contribuyen a dejar de fumar.

Estas opiniones se basan en estudios más o menos solventes desde un punto de vista científico, que no consiguen aclarar cuáles son realmente sus beneficios con respecto a los cigarrillos convencionales, sobre todo porque los expertos sanitarios están convencidos de que cuando se “vapea” sin nicotina los e-cigarrillos pueden ser incluso más nocivos para la salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también tiene la mira puesta en los “vapeadores”. Este organismo dependiente de la ONU reconoce que hacen falta más estudios al respecto, aunque para la OMS es claro que “vapear” no sirve para dejar de fumar.

vapear es malo para la salud

El problema son los jóvenes

La mayor preocupación entre las autoridades sanitarias viene dada porque los nuevos enfermos con patologías pulmonares “anormales para su edad” son adolescentes y adultos jóvenes, fundamentalmente.

Por el momento lo que existe alrededor de los “vapeadores” es mucho desconcierto, algo que queda demostrado en el ámbito de la Unión Europea, donde países como el Reino Unido los apoyan como terapia para dejar de fumar, mientras en otros los responsables políticos están totalmente en contra de favorecer su expansión y permitir la publicidad de los cigarrillos electrónicos, ya que los consideran poco saludables y que tan sólo sirven para  promover en la juventud el consumo dual de cigarrillos convencionales y no convencionales.

Vapeadores: ¿Y en España qué?

En el caso español a instancias del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo hace un año que se firmó la llamada Declaración de Madrid, que fue ratificada por sesenta entidades relacionadas con la salud, y que apuesta por equipar en todos los sentidos los cigarrillos electrónicos con los cigarrillos tradicionales.

En cuanto a la publicidad de los “vapeadores” desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), se alerta de la necesidad de modificar algunas cuestiones legales con el objetivo de que las compañías que los comercializan no aprovechen resquicios normativos para publicitar dichos dispositivos de forma poco rigurosa desde el punto de vista de la salud.

chica joven vapeando

Se trata de “agujeros” que el Ministerio de Sanidad está dispuesto a cerrar para evitar que el uso de cigarrillos electrónicos se popularice, algo que ya ha sucedido si tenemos en cuenta que en 2014 en el colectivo de jóvenes entre 14 y 18 años había tan sólo un 17% de consumidores y que dos años después ese porcentaje ya era del 21%.

Pero esta media en el consumo de estos dispositivos es un tanto engañosa, porque los porcentajes alcanzan el 23,7% en los jóvenes de 15 años, el 23,9% en los de 16 años, el 26,5% en los de 17 años y casi el 32% en los de 18 años, cifras realmente preocupantes en un tema cuyo alcance desde el punto de vista sanitario todavía no se puede medir.

No somos conscientes del riesgo

Uno de los problemas de los “vapeadores” es que 26,1% de los consumidores no aprecia que exista riesgo en su uso, aunque un dato muy a tener en cuenta y que prueba la fuerza que tiene la publicidad, es que el 36,6% de los jóvenes que nunca han fumado un cigarrillo electrónico también está convencido de que no son perjudiciales para la salud. Desde la Separ se alerta de que “vapear” no es algo inocuo, ya sea con nicotina o sin nicotina, puesto que los vapores inhalados contienen acetaldehído, acroleína y diversos metales pesados, sustancias que también están presentes en el tabaco tradicional, lo que significa que los “vapeadores” son un riesgo para quienes los utilizan y para quienes están a su alrededor.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *