Vespa 150 TAP, una moto clásica con un cañón incorporado

La incorporación de las motocicletas al mundo militar generó multitud de proyectos para las empresas dedicadas a su producción. En concreto la marca Piaggio desarrolló un modelo que fue empleado por el gobierno francés en la Guerra de Argelia, entre otros conflictos bélicos, y que tenía como principal cometido el transporte de un cañón de 75 mm hasta las zonas de combate.

VESPA 150 TAP militar con cañón

La industria bélica ha tratado siempre de idear artefactos que aporten ventaja militar y por ello la historia de una moto Vespa capaz de entrar en combate no debe resultarnos extraña. El desarrollo de un vehículo ligero equipado con alta movilidad, desplegable a través de un paracaídas y que pueda transportar un cañón resultó una gran innovación en los años 50, llegando incluso a emplearse en la Guerra de Argelia.

El nacimiento de un icono

El origen de las míticas motos Vespa fue una necesidad provocada por el deterioro de las carreteras y caminos de la Italia de posguerra, unas difíciles circunstancias a las que supo adaptarse Piaggio al ofrecer a los ciudadanos un vehículo resistente, económico y de fácil mantenimiento.

El proyecto Vespa surge de la colaboración entre el ingeniero aeronáutico Corradino D’Ascanio y Enrico Piaggio, que en 1946 idearon un primer modelo -Vespa MP6- con motor de 98 cc, 3,2 CV de potencia y que era capaz de alcanzar una velocidad máxima limitada a 60 Km/h. La acogida por parte de la gente fue increíble, llegando a extenderse más allá del mercado italiano.

Su éxito fue tal que el mismo año de su aparición la Vespa llegó a aparecer en algunas de las películas más populares de la época, como Vacaciones en Roma protagonizada por Gregory Peck y Audrey Hepburn, que incrementaron su popularidad, lo que se tradujo en unas ventas de más de 100.000 unidades.

Su trascendencia fue tal que actores, políticos y celebridades en general desearon tener una Vespa, llegando a convertirla en un icono que mantiene su éxito y su gama setenta años después de su nacimiento.

Este primer modelo Vespa MP6 se mantuvo únicamente dos años en producción, sufriendo unas ligeras modificaciones que sirvieron de base para el desarrollo de la Vespa para uso militar.

La Vespa se viste de militar

El incremento de la cilindrada de su motor a 150 cc permitió en 1948 el desarrollo de la variante militar, denominada Vespa 150 TAP, que rápidamente fue denominada “Bazooka Vespa”. Se trataba de una variante modificada de la Vespa civil y transportaba un cañón M20 de 75 milímetros además de depósitos de munición laterales y un remolque con dos taloneras de combustible.

El proyecto nació en la década de los cincuenta por la necesidad que tenía el ejército francés de incorporar una motocicleta scooter con la que desplegarse rápidamente en los distintos escenarios bélicos que por entonces tenía abiertos (principalmente en Indochina y Argelia).

Durante el proceso de licitación que abrió el gobierno galo se presentaron tres prototipos: el primero basado en la Valmobile 100, un segundo que empleaba la Bernadet 250 y el tercero era la Vespa 150 TAP que podía ser empleada incluso por las tropas paracaidistas.

La producción de este modelo fue de aproximadamente 600 unidades, todas ellas ensambladas entre los años 1956 y 1959. Con un precio que rondaba los 500 dólares su fabricación la llevó a cabo la compañía francesa ACMA, que había adquirido los derechos de construcción a Piaggio.

La 150 TAP en combate

Para su despliegue en zonas de combate las Vespa 150 TAP debían ser lanzadas desde aviones de transporte y por esta razón para evitar daños durante el aterrizaje se embalaban con paja.

El objetivo principal de esta motocicleta era el rápido transporte de un cañón M20 y su posterior montaje en el suelo, ya que no era posible abrir fuego desde la propia motocicleta por la falta de un sistema de puntería. Dentro del equipamiento de la Vespa 150 TAP se incluía un trípode para posicionar el camión y disparar.

Aunque fue la Vespa más ampliamente utilizada en combate no fue el único modelo de Piaggio para uso militar, ya que durante los inicios de la década de los cincuenta la OTAN encargó el desarrollo de la Vespa Forze Armate, proyecto que finalmente sería cancelado en 1952.

Casi ninguna Vespa 150 TAP consiguió sobrevivir, ya que con frecuencia estas motos eran destruida o abandonadas si habían sufrido daños que hicieran imposible su utilización. A pesar de ello se conservan algunas unidades en museos y colecciones privadas, por lo que se trata de un vehículo muy codiciado llegándose a pagar hasta 40.000 euros por una en buen estado.

seguro de motocicleta

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *