Vizsla, un perro de caza que es el símbolo de Hungría

Convertido en el “perro nacional” de Hungría, el Vizsla es un perro utilizado para la caza menor de pelo y pluma dado que se mueve a la perfección en agua, terrenos pantanosos  y tierra firme. En el siglo X estos perros ejercieron como “levantadores” para los nobles cetreros y con la aparición de las armas de fuego se convirtieron en perros de muestra. Esta es su historia.

Vizsla

Los antepasados del Vizsla, también llamado braco húngaro, llegaron a las tierras de la actual Hungría de la mano de las tribus magyares procedentes de Asia. Con el paso del tiempo los primeros sabuesos fueron sustituidos paulatinamente por el Vizsla, un perro mejor adaptado al clima cálido y húmedo del país, situado a orillas del Danubio, y con una gran capacidad olfativa.

Se trata de un perro que sirve indistintamente para la muestra y para el cobro de piezas de caza y que gracias a su musculatura, su resistencia y su carácter, se mueve sin problemas en agua, zonas pantanosas y por tierra firme, lo que le ha convertido en el “perro nacional” de Hungría, aunque durante la Segunda Guerra Mundial a punto estuvo de desaparecer.

El Vizsla comienza a aparecer en la historia de este país alrededor del siglo X, lo que le permitió ejercer sus labores rastreadoras, inicialmente, en actividades de cetrería antes de aparecer las armas de fuego. Esta circunstancia convirtió al Vizsla en el perro habitualmente utilizado por la nobleza que cazaba con halcones y otras rapaces. En aquel momento el “antiguo Vizsla” estaba influenciado por los cruces con weimaraner y pointer alemán.

En el siglo XIX la aparición de las armas hizo que los criadores de Vizsla buscaran animales con más características de muestra, un hecho que se consiguió con el cruce con braco alemán y pointer. En 1924 se crea oficialmente el Magyar Vizsla Club, a través del cual se fija el tipo morfológico de esta raza canina, que sería reconocida en 1936 por el FCI y anotada con el nombre de Braco Húngaro de pelo corto.

Y es que el pelaje de un Vizsla es en líneas generales corto, recto y áspero al tacto, desechándose aquellos ejemplares con pelo sedoso. El color básico es el óxido con diversas tonalidades de arena y leonado. La presencia de puntos blancos no se considera una falta, salvo que estas manchas tengan un diámetro superior a los cinco centímetros.

La altura en los machos oscila entre los 56 y 64 centímetros y en las hembras entre los 53 y 61 centímetros, aunque en el caso del Vizsla se tiene más en cuenta la armonía corporal que las propias dimensiones. El peso está entre 20 y 29 kg en machos y entre 18 y 25 kg en hembras, con una esperanza de vida que pueda alcanzar los 15 años.

seguro para perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *