Voisin y Ballot, dos marcas centenarias que hicieron historia

El 2019 está siendo un año de centenarios. Los más destacados y mediáticos tal vez sean los de Citroën y Bentley pero, sin embargo, existen otras marcas menos conocidas que también celebran sus cien años en el presente curso. Voisin y Ballot son dos de ellas. A continuación hacemos un recorrido por el siglo de historia de estas dos marcas francesas.

BALLOT TORPEDO

La segunda edición del Concurso de Elegancia de Chantilly (Francia) sirvió para recordar que este año, además de los mediáticos centenarios de Citroën y Bentley, también existen otras marcas que están de celebración. Se trata de los cien años de historia de los fabricantes galos Voisin y Ballot.

Avions Voisin, del cielo a la carretera

Gabriel B. Voisin, estudiante de Bellas Artes en la Escuela de Lyon y apasionado desde niño de todo lo que llevara un motor, fue un fabricante de aviones que en 1919 comenzó a producir automóviles en su factoría de Issy-les-Moulineaux, un barrio industrial situado al suroeste de París.

Inicialmente sus vehículos montaban motores Knight de cuatro, seis y doce cilindros en línea, V8 y V12 o un motor radial de siete cilindros y se caracterizaban por el uso de aleaciones ligeras, principalmente de aluminio. Además, dado los estudios de Bellas Artes de Gabriel B. Voisin sus diseños eran bastante llamativos.

VOISIN C6

En su primera etapa como fabricante de automóviles –hasta 1939– Voisin se centró principalmente en los vehículos de lujo. Uno de los modelos más destacados de la época fue el C24 Chatelain de 1933, un coche que equipaba un motor de 300 cc con seis cilindros en línea.

Al mismo tiempo Voisin también hizo sus aportaciones al mundo de la competición. En concreto el Laboratoire de 1923 era un modelo de Grand Prix que podía calificarse de pionero, ya que incorporaba un chasis monocasco y una hélice delante del radiador para impulsar la bomba de refrigeración.

También marcaría una época el C15 Petit Duc de 1929, aunque la auténtica revolución llegaría con el C25 Aerodyne de 1935. Este modelo suponía una verdadera innovación estética que reflejaba la preocupación por la aerodinámica. Tanto es así que en 2011 ganaría el concurso de Pebble Beach.

A principios de la década de los treinta Voisin no pudo hacer frente al pago de las nóminas de algunos de sus ingenieros, que inmediatamente abandonaron la compañía. Uno de ellos fue André Lefèbvre, que entraría a formar parte del equipo de Renault para posteriormente terminar en Citroën dirigiendo proyectos de gran envergadura como el del Citroën Traction Avant, el 2CV y el DS.

VOISIN C27

Con la Segunda Guerra Mundial la producción de Voisin se detuvo para más tarde continuar tras el conflicto. Posteriormente, la empresa fue integrada en Gnome & Rhône, su proveedor de motores y principal acreedor, quienes no continuaron con la ingeniería tradicional. En 1945 esta empresa sería nacionalizada para formar el SNECMA, una compañía dirigida por el estado.

En 1950 Voisin volvería a presentar un vehículo que nada tenía que ver con sus primeros modelos. El Biscooter Voisin, que vio la luz en el Salón de Motocicletas y Bicicletas de París, era un microcoche que equipaba un motor Gnome & Rhône de 125 cc. Su carrocería era de aluminio y tenía una transmisión de tres velocidades. Su equipamiento era tan básico que no necesitaba permiso de conducir.

El Biscooter Voisin no tuvo un gran recorrido y en el Salón del Automóvil de París de 1952 la compañía presentó un nuevo diseño obra del ingeniero Moglia. Este modelo llevaba el mismo motor, pero ubicado en la parte trasera. Además, los sistemas de frenado y suspensión fueron totalmente modificados.

En 1953 el “nuevo” Biscooter Voisin se adaptaría a la normativa española y se comenzaría a fabricar en Cataluña. Hasta 1960 se vendieron 12.000 unidades en nuestro país.

Ballot, de fabricar motores a fabricar coches

Ballot fue un fabricante de motores francés fundado en 1905 por los hermanos Edouard y Maurice Ballot. Inicialmente la compañía se centraba en la producción de motores marinos e industriales y a partir de 1910, bajo el nombre de Etablissements Ballot S.A, también se dedicaría a los motores para automóviles.

Desde su fábrica en el Bulevar Brune, en el centro de París, los hermanos Ballot colaboraron con Ettore Bugatti en el desarrollo de sus primeros motores. Esta sinergia surgió de la gran fama adquirida por Edouard en el diseño de mecánicas fiables.

En 1919 ambos hermanos decidieron lanzarse a la aventura de fabricar sus propios coches. Su viaje duraría poco porque en 1931 Hispano-Suiza absorbió la empresa.

BALLOT

Pese a su corta vida Ballot fue capaz de hacer historia gracias a algunos de sus vehículos de competición equipados con motores de ocho cilindros y 4.900 cc. El mejor ejemplo fue el Ballot 5/8 LC Indianápolis con el que René Thomas llegó a terminar segundo en las míticas 500 Millas de Indianápolis.

Al mismo tiempo, Ballot también se dedicó a la fabricación de vehículos de alta gama. Los primeros modelos fueron el Ballot 2LS de 1921, un deportivo de cuatro cilindros y 1.944.cc; el 2LT de 1923, una versión turismo del 2LS; y el 2LTS, una versión de mayor rendimiento del 2LT. En el Salón del Automóvil de París de 1924 Ballot ya se había ganado la reputación de ser un fabricante de coches de gama alta con un rendimiento extraordinario.

En 1927 los motores de cuatro cilindros fueron sustituidos por motores de ocho cilindros y se presentaría un nuevo modelo, el Ballot RH. Dos años después vería la luz el RH3 con un motor de 3.049.cc.

El último modelo, presentado en 1931 cuando la compañía ya pertenecía a Hispano-Suiza, fue el HS26, un vehículo con motor de seis cilindros y que solo conservaba el chasis de los Ballot.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *