¿Cómo conducir por rotondas? GUÍA de conducción segura y correcta

Las rotondas son uno de los puntos más conflictivos con los que nos encontramos en avenidas y carreteras. Un estudio de Axa refleja que dos de cada tres conductores españoles no saben circular correctamente por una glorieta, hecho que afecta a la seguridad vial y que anualmente ocasiona multitud de accidentes. Para responder a las dudas de los conductores aquí facilitamos todas las claves para conocer cómo debemos incorporarnos y circular de forma correcta por las rotondas.

rotondas como esta pueden suponer un reto para algunos conductores

Según un estudio elaborado por Axa los conductores españoles no tienen muy claro cómo afrontar correctamente una rotonda. De hecho, dos de cada tres conductores no saben circular correctamente por una glorieta, una circunstancia altamente peligrosa al tratarse de elementos habituales en nuestras avenidas y carreteras y cuya presencia tiende a crecer con el objetivo de favorecer un tráfico más fluido.

Por esta razón vamos a facilitar algunos consejos que nos ayuden a afrontar con éxito la circulación en glorietas, sobre todo dejando claros conceptos como la preferencia, carriles que debemos emplear, uso de intermitentes y otras cuestiones que debemos tener claras a la hora de transitar por rotondas.

Rotondas: Consejos de circulación

  • Cuidado en el acceso: Según el estudio de Axa el 54% de los incidentes asociados con las glorietas tienen que ver con errores en la incorporación a las mismas. Este punto es uno de los más conflictivos, ya que los conductores deberían reducir la velocidad y no siempre lo hacen.
    A este problema se suma en muchas ocasiones la falta de indicaciones por parte de los vehículos que circulan por el interior de las glorietas, por lo que ser previsor y detenernos ante cualquier duda puede ahorrarnos sustos.
  • La prioridad siempre la tienen los vehículos que circulan por el interior: Una vez dentro de una glorieta tenemos preferencia sobre los conductores que desean incorporarse. Eso sí, los vehículos que circulen por el interior de rotondas deben cumplir las normas de circulación e indicar los cambios de carril que vayan a realizar.
  • Circular por el carril adecuado: Circular por el carril exterior no siempre es sinónimo de estar bien colocado. Los vehículos que deseen hacer un recorrido largo emplearán los carriles interiores, mientras que los vehículos que vayan a tomar una salida circularán preferentemente por el carril derecho.
  • Mejor continuar con el giro: Si a la hora de salir de una glorieta observamos que tenemos ocupado el carril derecho, desde el punto de vista de la seguridad vial lo recomendable es continuar girando para abandonar la rotonda en la siguiente vuelta, empleando en todo momento los indicadores de dirección para finalizar con éxito la maniobra.
  • Indicadores de dirección: Este es otro de los puntos donde los conductores cometemos más errores. Los “intermitentes” tan sólo se activarán al abandonar la glorieta y para los cambios de carril. El uso indebido de los “intermitentes” tan solo aporta confusión al resto de conductores.
  • Grupos de ciclistas: Al circular por una glorieta hay que considerar a los grupos de ciclistas como un único vehículo. Esto significa que una vez se han incorporado a la misma (aunque solo sea una parte del grupo) el pelotón tiene preferencia sobre otros medios de transporte, por lo que hasta que no se incorpore el último no se puede continuar. Esto significa que hasta los vehículos que circulan por el interior de una glorieta deben detenerse para favorecer que continúen en grupo.
  • Mantener los nervios: Un vehículo se debe incorporar a una rotonda cuando su conductor esté convencido de que puede hacerlo con seguridad. Muchas veces perdemos la calma en las glorietas por la “falta de decisión” de algunos conductores, pero en estas circunstancias nunca sometamos a presión al resto de usuarios mediante el uso del claxon ya que podemos generar situaciones peligrosas e incluso accidentes.
es importante incorporarse bien a las rotondas

Algunas rotondas de récord

En relación con las glorietas existe un gran número de curiosidades. Por ejemplo, a nivel mundial Francia es el país con un mayor número de glorietas, calculándose que existe una rotonda cada 21 kilómetros.

Por otro lado, la rotonda más antigua del mundo está en París y en ella confluyen doce avenidas, por lo que el número de accidentes es elevado prohibiéndose la circulación a los conductores novatos.

Si atendemos al grado de complejidad la rotonda más complicada del mundo está en Swindon (Reino Unido) y es que incorpora un total de siete glorietas en su interior, cada una con una circulación diferente.

Algunas rotondas son especialmente complicadas

Por otra parte, atendiendo al tamaño la glorieta más grande del mundo está ubicada en Kuala Lumpur. Se trata de una peculiar rotonda en cuyo interior hay un hotel de cinco estrellas, la segunda residencia del presidente malayo y unos jardines públicos. Finalmente, la rotonda más grande de España, que también lo es de Europa, no se encuentra ni en Madrid ni en Barcelona, porque para encontrarla tenemos que viajar hasta Esparragosa de Lares (Badajoz).

seguro turismo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *