Maserati 5000 GT, un modelo exclusivo a petición del Sha de Persia

Este año se han cumplido sesenta años de la presentación del Maserati 5000 GT, que tuvo lugar en el Turín Motor Show de 1959. Este modelo se desarrolló a petición del Sha de Persia, que consideraba que a su Maserati 3500 GT le faltaba potencia. El 5000 GT era un vehículo exclusivo, tan sólo se fabricaron 34 unidades, que equipaba inicialmente un motor V8 de 325 CV, que un año después de su presentación alcanzaría los 340 CV.

Maserati 5000 GT

El Maserati 5000 GT fue presentado en el Turin Motor Show de 1959. En aquel momento el Sha de Persia, Mohamed Reza Pahlavi, era propietario de un Maserati 3500 GT, pero sin embargo, y pese a quedar impresionado con el modelo, siempre lo criticó por su falta de potencia.

Dado este inconveniente y para cumplir con la petición del Sha, Giulio Alfieri, Director Técnico de Maserati en aquel momento, decidió crear un modelo con mayor potencia. Para ello no le quedó otro remedio que rediseñar el coche por completo.

El inicio de un clásico

La fabricación del Maserati 5000 GT comenzó con el desarrollo del proyecto AM103 y en el mismo se tomaron como punto de partida dos elementos de otros modelos de la marca.

Por un lado, el chasis era el mismo del 3500 GT, pero reforzado, manteniéndose la distancia entre ejes, el tamaño de las vías, las suspensiones delanteras de muelles helicoidales y las suspensiones traseras rígidas de ballestas semielípticas.

Maserati 5000 GT

Por otro lado, el motor V8 que se montó en el Maserati 5000 GT era similar al que incorporaba el modelo 450S de competición, con la diferencia de que su cilindrada se incrementaba hasta los cinco litros asegurando un rendimiento mayor.

Inicialmente, este motor era capaz de desarrollar 325 CV de potencia, pero un año después de la presentación del 5000 GT –en 1960- se introdujeron algunos cambios que aumentaron sus prestaciones hasta los 340 CV.

Además, en 1963 se sustituyó la caja de cambios original de cuatro velocidades por una de cinco marchas, lo que permitió que el Maserati 5000 GT pudiera alcanzar los 270 km/h de velocidad máxima.

Joya para coleccionistas

Maserati 5000 GT

El 5000 GT tenía, además, un diseño muy característico. Externamente el capó y la zaga presentaban una estética alargada, con una carrocería situada a muy baja altura y una parrilla de gran tamaño y cromada. En el morro el 5000 GT lucía un impecable logo con el tridente de la marca y dos grupos ópticos con dos faros de forma redonda en cada uno de ellos.

Hasta 1965, momento en el que cesó la producción del Maserati 5000 GT, se llegaron a fabricar un total de treinta y cuatro unidades, por lo que actualmente es uno de los modelos más codiciados por los coleccionistas de vehículos clásicos.

Las variantes del Maserati 5000 GT

A pesar del escaso número de unidades producidas del Maserati 5000 GT existieron numerosas versiones, la primera de las cuales fue la fabricada para el Sha de Persia. Posteriormente, se fabricó una segunda unidad,  gemela de la primera, que fue la que se presentó en el Salón del Automóvil de Turín de 1959.  En ambos casos el diseño de la carrocería correspondió a Carrozzeria Touring

Maserati 5000 GT

Además, otros carroceros también crearían sus propias versiones del 5000 GT, siendo las veintidós unidades con carrocería de Allemano las más populares. Por otra parte, Pietro Frua y Touring sumarían otros cuatro ejemplares cada una, a los que hay que añadir las dos unidades de Carrozeria Monterosa y las exclusivas de Bertone, Ghia, Michelotti y Pininfarina.

De todas estas versiones solo las de Carrozeria Touring, Carrozeria Monterosa y Allemano son claramente distinguibles gracias a su calandra con el tridente de Maserati y las ópticas con faros redondeados. El resto de versiones son completamente diferentes entre ellas.

Maserati 5000 GT

Quiénes compraron un Maserati 5000 GT

El precio de cada una de las unidades del Maserati 5000 GT doblaba el valor de su antecesor, el 3500 GT, y alcanzaron los 14.000 dólares, un precio muy elevado en aquella época.

Este elevado valor viene motivado no solo por las prestaciones o la marca del automóvil, sino por las enormes posibilidades de personalización del modelo.

Como hemos comentado anteriormente la primera unidad fue adquirida por el Sha de Persia, Mohamed Reza Palhavi, mientras que su gemelo fue a parar a manos de Basil Read, empresario sudafricano propietario del circuito de Kyalami.

Maserati 5000 GT

Otros compradores fueron Fernandino Innocenti y Gianni Agnelli, reputados empresarios italianos, Briggs Cunningham, popular piloto estadounidense de automovilismo, Stewart Granger, conocido actor británico o Adolfo López Mateos, expresidente de México. Posteriormente, muchas de estas unidades acabarían en la colección privada de Alfredo Brener y, finalmente, serían subastadas de nuevo en 2003.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *