¿Cuáles son los riesgos de un perro? – 5 casos de ejemplo

La crianza de un perro no es sencilla y en ocasiones caemos en el error de permitirles jugar con cualquier objeto de la casa o les recompensamos con alguna “chuche” no muy saludable. Existen ciertas acciones que conllevan riesgos para nuestro mejor amigo, así que para asegurarnos de que nuestra mascota no sufre ningún daño vamos a dar algunos consejos. 

Tener perro en piso de alquiler

¿Cuáles son los riesgos al convivir con mascotas? 

Hay ocasiones en las que no pensamos los riesgos que tienen nuestras acciones para las mascotas. La tenencia de un animal de compañía viene acompañada de una serie de cuidados y preocupaciones para asegurar su salud y bienestar. Hábitos como el paseo diario y la buena alimentación nos resultan familiares, sin embargo hay ocasiones en las que nuestros comportamientos y a veces nuestra negligencia pueden ponerlos en un serio peligro. 

Por esta razón y para ayudar en la crianza de un perro vamos a dar algunos consejos que pueden resultar útiles para proteger a nuestra mascota.

Cuidado con los objetos de juego 

Los perros disfrutan mucho con los juegos de búsqueda y trayendo objetos a sus dueños. Hay que tener en cuenta que si elegimos mal el objeto con el que realizamos el juego entraña riesgos como provocarles daños de distinta índole.  

Los palos, por ejemplo, si tienen una dureza excesiva pueden ser causa de daños en la dentadura y de caries, además de ser un riesgo de heridas al cogerlos si cae de forma puntiaguda. Pelotas o juguetes de plástico pueden ser mejores opciones, aunque cuidado con las pelotas de tenis, ya que su recubrimiento desgasta las piezas bucales

Mejor con arnés 

Una correa alrededor de la garganta de nuestro perro le puede provocar falta de aire e incomodidad. Además, y sobre todo en los animales que tienen cierta tendencia a tirar, puede causarles daños en las vértebras del cuello.  

Es más aconsejable utilizar un arnés, ya que reparte la presión por la zona pectoral por lo que se podrá realizar una mejor retención del animal y guiarle de forma más fácil en el paseo. 

Cuidado con las gafas de sol 

Dejarlas sin cuidado si tienes perro puede tener consecuencias fatales. Las gafas de sol contienen óxido de zinc, uno de los componentes que sirven para reflejar los rayos ultravioleta. Si nuestro perro las mordisquea y llega a ingerirlas puede desarrollar un cuadro de vómitos de sangre y diarrea, ya que este producto es especialmente dañino para su intestino. ¡Las gafas de sol siempre fuera de su alcance! 

Cuidado con los alimentos grasos 

El hígado de los perros no metaboliza la grasa de la misma forma que nuestro hígado y por ello la ingesta de alimentos hipercalóricos puede desembocar en problemas digestivos, que incluso pueden llegar a causar pancreatitis en los casos más graves. Además una alimentación rica en grasas se traducirá en obesidad, patología que puede provocar o acentuar otros problemas de salud en nuestra mascota. 

Guardar los productos de limpieza 

Sobre todo cuando están cambiando los dientes, porque los perros son muy amigos de mordisquear plásticos y otros materiales cuando se aburren. 

No los dejes solos en la cocina y en el baño donde pueden tener acceso a envases con productos de limpieza, que por regla general contienen sustancias que pueden ser tóxicas, de manera que toda precaución es poca ante los riesgos que puede conllevar que se hagan con estos productos.

seguro veterinario para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *