¿Cómo saber si estoy perdiendo oído?

Los trastornos de pérdida de audición han sido frecuentemente asociados a una edad avanzada, pero nada más lejos de la realidad. La exposición continua al ruido puede ser el detonante de problemas de oído en personas cada vez más jóvenes. Nuestra vida en entornos urbanos muy ruidosos, el uso de cascos, el excesivo volumen de los aparatos domésticos y por supuesto algunas enfermedades, son las causantes de un deterioro en nuestra capacidad auditiva.

cómo saber si estoy perdiendo oído

A medida que envejecemos las personas sufrimos una natural pérdida de agudeza en los sentidos, una evolución que podríamos calificar como normal. Este es el caso de la Presbiacusia, como se denomina al deterioro de la audición asociado a la edad, que es un trastorno que viene causado por el deterioro progresivo del oído interno.

Esta circunstancia, que dificulta la audición de los sonidos con frecuencias altas (entre 500 y 4000 hercios), es un problema de gran relevancia ya que se calcula que afecta al 5% de la población mundial, aproximadamente 320 millones de personas.

La pérdida de audición empieza a notarse a edades relativamente tempranas, en torno a los 30-40 años de edad, pero al tratarse de un trastorno progresivo no somos enteramente conscientes de ello. Es entre los 50 y 60 años cuando los síntomas de la Presbiacusia se hacen más patentes, una situación que puede percibirse fácilmente por la dificultad que existe para identificar las voces femeninas.

El oído no sólo es cuestión de edad

La reducción de la capacidad auditiva es un problema que en la actualidad afecta a uno de cada cinco adultos y se calcula que a la mitad de población a partir de los 80 años.

Está claro que la edad es un factor importante a la hora de perder audición, pero hay que recalcar que no es el único. La exposición prolongada al ruido es una circunstancia que se considera habitual en algunas actividades laborales y por lo cual los trabajadores siempre deben emplear equipos de protección individual para minimizar los efectos negativos provocados por el excesivo ruido.

puedes perder audición aunque seas joven

Otra causa que está provocando problemas de audición en personas jóvenes es el uso de cascos para escuchar música y que estos sonidos sean escuchados con un volumen inadecuado.

En otras ocasiones algunas enfermedades se pueden encontrar detrás de la pérdida de audición, siendo frecuente la aparición en personas afectadas por diabetes o hipertensión. Así mismo, la acción de ciertos medicamentos puede ser tóxica para las células sensoriales de los oídos o incluso tratamientos como la quimioterapia también pueden dañar nuestro oído interno.

En España los problemas de audición afectan a más de un millón de personas, de las que casi el 72% tienen más de 65 años. Por otro lado, hay que resaltar que entre uno y cinco recién nacidos de cada mil nacen con algún tipo de problema de audición.

¿Por qué puedo perder audición?

Existen varias razones por las que podemos sufrir pérdidas de audición, pudiendo ser estas de carácter reversible o permanente:

Conductiva (oído externo o medio). La pérdida auditiva conductiva significa que los sonidos que le rodean no viajan eficientemente a través del oído externo y medio. Dentro de este grupo nos encontraríamos con problemas como infecciones, cerumen en el oído, oreja de nadador, o simplemente por el frío todas ellas de carácter temporal.

Si tenemos problemas de mayor duración podemos estar hablando de trastornos asociados a malformaciones, tumores, deformaciones temporales de los huesos del oído medio (otosclerosis asociadas a sarampión y paperas) o traumatismos craneales repentinos.

probando si está perdiendo oído

Neurosensorial (aparece en el oído interno). Es el resultado del deterioro o ausencia de células sensoriales en la cóclea y suele ser permanente. Conocida también como “sordera del nervio”, la pérdida auditiva neurosensorial puede presentar distintos grados de gravedad.

Mixta. Se trataría de una combinación de las anteriores razones.

Síntomas de pérdida de audición

El deterioro de las funciones auditivas puede dar la cara de diversas maneras, aunque por lo general nos será difícil darnos cuenta debido a lo progresivo su aparición. Si notamos cualquiera de estos síntomas, puede que sea el momento de visitar a un especialista para que evalúe el alcance de nuestro problema auditivo:

  • Amortiguación del habla y de otros sonidos.
  • Dificultad para comprender palabras, en especial, cuando hay ruido de fondo o en una multitud.
  • Problema para oír algunas consonantes.
  • Pedir frecuentemente a los demás que hablen más lento, con mayor claridad y más alto. Mayor  necesidad de concentración para oír a alguien.
  • Necesidad de subir el volumen de la televisión o de la radio.
  • Abstenerse de participar en las conversaciones.

El tratamiento asociado a la pérdida de audición depende de cual sea el grado de afectación del paciente y de la causa o causas que la provocan.  Si se trata de un simple tapón de cerumen bastaría con retirarlo, pero si nos enfrentamos a una anomalía en el tímpano habría que recurrir a la cirugía.

Por otro lado, cuando hablamos de Presbiacusia o pérdida progresiva de la audición tenemos que saber que ese trastorno no tiene cura, aunque en estos casos la tecnología puede ayudar al paciente a tener una vida normal a través de audífonos, amplificadores de sonido para móvil y otros dispositivos de apoyo a la escucha.

seguro médico

Jorge Monroy Criado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *