Los perros tienen doble trabajo en los incendios forestales

Después de un incendio los perros son vitales para localizar los focos primarios, hallar rastro de sustancias acelerantes y con ello explicar las causas del fuego. También intervienen esparciendo semillas para conseguir la reforestación de las zonas quemadas.

Tras los últimos grandes incendios forestales que han afectado a la Península, como el de Portugal o el de Doñana, la Policía Nacional está utilizando perros especializados a la hora de investigar el origen voluntario o involuntario de dichos fuegos. Gracias a su fino olfato los canes son capaces de detectar trazas de sustancias acelerantes (gasolina, gasoil, queroseno, disolventes, etc) en concentraciones de 10 a 40 partículas por millón.

En los siniestros de gran extensión donde la carga de fuego ha sido de una gran magnitud una vez extinguidos los equipos de investigación tienen muchas dificultades para encontrar los focos primarios donde comenzó el incendio, algo que se puede llegar a conseguir con la ayuda de los perros. En este trabajo los animales se mueven con mucha agilidad y aunque no siempre son infalibles su porcentaje de éxito alcanza el 90%.

Una vez que el perro ha marcado un punto como posible origen provocado del incendio se toman las muestras necesarias para detectar la presencia en el lugar de sustancias acelerantes y también se toman las llamadas “muestras blancas” en áreas donde el perro no ha detectado nada y que sirven para comparar. A partir de ahí serán los analistas los que en el laboratorio se encargarán de corroborar la información de las distintas muestras.

Pero la labor de los perros no acaba aquí. En Chile, por ejemplo, se viene desarrollando desde hace tres meses un programa pionero de reforestación. A comienzos de este año los incendios forestales arrasaron en el país andino unas 500.000 hectáreas y a raíz de ello fue cuando surgió la idea de utilizar perros para esparcir semillas por los terrenos calcinados.

Esta labor ocupa a tres perras Border Collie -Das, Olivia y Summer-. Su trabajo consiste en el juego de correr libremente cargando unas alforjas con semillas de plantas, arbustos y árboles autóctonos, que de esa forma van diseminándose por toda la superficie calcinada.

Los perros son capaces de sembrar 30 kilómetros cuadrados en un solo día con diez kilogramos de semillas, mientras que una persona difícilmente llegaría a los tres kilómetros. Hasta el momento se han reforestados quince zonas boscosas afectadas por incendios, pero habrá que esperar mínimo cinco años para poder apreciar bien los resultados.

Calcula el seguro para tu perro

Los perros tienen doble trabajo en los incendios forestales
5 (100%) 5 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *