¿Se han comido qué?: El concurso para perros que comen objetos extraños

Todos los años la web especializada Veterinary Practice News promueve los galardones “They ate what”, donde los ganadores son aquellos perros que se han comido las cosas más raras que uno pueda imaginar.

Hace trece años que a los responsables de Veterinary Practice News, un website donde los veterinarios norteamericanos comparten experiencias clínicas, se les ocurrió crear los curiosos premios “They ate what? (Se han comido qué) con el objeto de reconocer y premiar todos los años a aquellos perros que han ingeridos los objetos más extraños, dada la habilidad y el vicio que tienen algunos canes para llevarse a la boca todo tipo de cosas.

Los candidatos a los galardones “They ate what?” son presentados por las propias clínicas que los han tratado y son los veterinarios los encargados de remitir a Veterinary Practice News las imágenes e informes que sirven para probar, documentar y valorar la importancia de cada uno de los casos.

Entre los últimos perros “premiados” está un Rottweiler de nueve meses que se comió el reloj de su dueño; el Labrador Retriever en cuyo estómago aparecieron algunas de las cucharas de la vajilla familiar; un cachorro mestizo que pudo con nada más y nada menos que 282 monedas; un Cavalier King que devoró 205 pinzas para el pelo o un Gran Danés que llegó a almacenar hasta 43 calcetines en su aparato digestivo.

Ingerir todo tipo de objetos no es raro en los perros, aunque siempre hay ejemplares que son más propensos a hacerlo que otros. Para los expertos las causas de este comportamiento pueden ser de tipo sicológico, estrés por ejemplo, o resultado de una mala educación, aunque a veces simplemente se debe a que les atrae su olor, su forma o su color y jugando con ellos se produce la indeseada ingesta.

Una circunstancia que a los veterinarios les obliga a realizar primero una endoscopia para localizar el posicionamiento exacto de los objetos tragados y su peligrosidad, para después proceder a la extracción a través de un procedimiento quirúrgico en la mayor parte de las ocasiones.

Por cierto, que en esto de tragar objetos peligrosos los perros no son los únicos que encabezan el ranking, porque en Veterinary Practice News está documentado, por ejemplo, el caso de una rana que llegó a almacenar en su estómago hasta treinta piedras decorativas.

seguro para perro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *