Citroën AX, el pequeño gigante fabricado en Vigo

Continuamos nuestro repaso a coches clásicos de los años 80 y 90 fabricados en España con todo un monumento del segmento B. El mítico Citroën AX: Una joya de 5 plazas que, de inicio, iba a ser lanzado por Talbot, pero que acabó siendo el sucesor del Visa, arrasando incluso en las competiciones de rally, antes de la llegada del Saxo.

Continuamos nuestro repaso al motor clásico de sangre española con la planta de Vigo, de cuyas entrañas salieron la friolera de 812.951 unidades del Citroën AX. Un modelo que se convertiría en el primer coche de muchísimos jóvenes españoles (y no tan jóvenes).

Hablamos del AX, un clásico de los 80 y los 90 (se fabricó entre el 86 y el 97), y al que era muy habitual ver en nuestras carreteras hasta bien entrados los 2000, tanto en sus versiones diésel como gasolina.

Citroën AX

Nos encontramos con el legítimos sucesor del Citroën Visa. Si bien es óbice decir que le superó, por mucho, en cuanto a éxito comercial y en prestaciones. Y es que su relación calidad-precio era todo un caramelo para los jóvenes de la época, también atraídos por un diseño muy aerodinámico y que, en su versión diésel, era un auténtico “mechero” (durante años se mantuvo como el coche de serie que menos consumía). De hecho, el Citroën AX logró convertirse en el Coche del Año en España en 1988.

Pero sin duda uno de los favoritos para la “vasca” del momento era el modelo 1.4 gasolina de 3 puertas que, con sólo 695 kilos, ostentaba una relación peso/potencia superior incluso a la del Golf GTI de aquel momento. Todo un reclamo para los fitipaldis.

Quizá algunos se sorprendan de ver al AX en un listado de clásicos, pero, más allá de su mayoría de edad en este sentido, son cada vez más los que se animan a recuperar unidades del que fue su primer vehículo. Siendo especialmente cotizadas las versiones AX GT y el AX Sport, con su carburador doble, un motor de 1.3 litros de 95 CV y una velocidad máxima de más de 185 km/h. No olvidemos que el AX cosechó multitud de éxitos en rally, siendo especialmente recordada también la Copa AX. Y que, aún hoy, es un coche muy divertido de conducir y perfecto para “hacer el cabra”.

En 1992 sufrió un restyling con grandes mejoras, que fue bastante más allá de los lavados de cara a los que nos tienen acostumbrados las marcas hoy día. Pero serían los Seat Ibiza de 2ª generación y los Polo de 3ª los que acabarían por “comerle la tostada” en su segmento. Momento en que Citroën contestaría con su sucesor directo, el Saxo (pero esa es otra historia…de éxito).

Sea como fuere, el AX es historia de nuestra carretera por derecho propio. ¡Ah! Y de la publicidad, por supuesto. Servidor no podría hablar de este coche sin hacer mención a uno de los anuncios más míticos y recordados de principios de los 90. Cuyo final, por cierto, sería repetido una y otra vez en campañas posteriores. ¡Auténtica historia de la tele!

seguro coche antiguo
Perfil del autor

Comunicación corporativa y Marketing digital en TERRÁNEA

Jorge Monroy Criado

Comunicación corporativa y Marketing digital en TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.