Cómo conservar y ejercitar la memoria: Consejos prácticos

Como afirman neurólogos y psicólogos sin memoria los seres humanos perdemos nuestra identidad y dejamos de ser nosotros mismos. Sin contabilizar el Alzheimer la memoria es una facultad de nuestro cerebro que puede verse alterada de forma total o parcial por diferentes causas, por una edad avanzada e incluso por una mala alimentación, pero afortunadamente podemos ejercitar nuestra memoria para desarrollarla o evitar su deterioro.

memoria

La memoria es una función del cerebro que nos permite codificar, almacenar y recuperar la información y experiencias del pasado. En este sentido temporal y a grandes rasgos podemos clasificar la memoria a corto, medio y largo plazo.

Aunque no existe un lugar de nuestro cerebro donde podamos ubicar la memoria, podemos considerar que el hipocampo es la estructura cerebral más relacionada con la memoria, de ahí que la enfermedad de Alzheimer sea una patología que fundamentalmente ataca las neuronas presentes en el hipocampo.

Podemos afirmar que la memoria se encuentra repartida por distintas localizaciones cerebrales. En este sentido los recuerdos de nuestra infancia se almacenarían en el córtex temporal, mientras que el significado de las palabras estaría conservado en la región central del hemisferio derecho.

Cuánta tenemos

la memoria forma parte de nuestra identidad

Sabemos que nuestro cerebro está conformado por 100.000 millones de neuronas que dan lugar a unos 100 billones de interconexiones (sinapsis), pero los científicos se muestran reacios a concretar cuál es la capacidad de la memoria humana, estableciendo un amplio abanico que estaría entre 1 y 10 terabytes.

El primero en estudiar la memoria humana fue el psicólogo William James en 1890 y uno de los pocos que se ha atrevido a dimensionar nuestra memoria ha sido Carl Sagan, para quién la capacidad de almacenamiento de información de la memoria humana puede compararse con la existente en 100 billones de páginas de enciclopedia.

Por qué perdemos la memoria

La capacidad de almacenar y recuperar recuerdos es una facultad que podemos perder o ver disminuida por cuestiones de tipo físico (mala salud, enfermedades, accidentes, edad avanzada, consumo excesivo de alcohol, tratamientos de quimioterapia o farmacológicos, alimentación inadecuada, etc), de tipo psicológico (estrés ansiedad, depresión, etc) o de tipo neuronal (Alzheimer, ictus, etc).

Una buena noticia es que al igual que sucede con nuestra musculatura y nuestra estructura ósea, la memoria también puede ser ejercitada con el objetivo de fortalecerla, mejorar su funcionamiento y en su caso retrasar la aparición de ciertas anomalías con el paso de los años.

Es fundamental ejercitar la memoria para no perderla

Ejercicios para aumentar la memoria

Ejercitar el cerebro para mejorar, entre otras cosas la memoria, es una cuestión especialmente interesante a medida que envejecemos, lo que no significa que ejercitar nuestro cerebro y nuestra memoria no sea beneficioso para personas de todas las edades.

  • Montar puzzles. Diferentes estudios demuestran que la acción de montar un rompecabezas implica la aplicación de múltiples habilidades cognitivas, lo que supone un factor protector para el envejecimiento cognitivo visuoespacial.
  • Jugar a las cartas. Los juegos de cartas activan diferentes regiones del cerebro y sirven para mejorar la memoria y las habilidades de pensamiento.
  • Cultivar más vocabulario. Las áreas del procesamiento visual y auditivo del cerebro están involucradas en el vocabulario. Por ello es importante aprender y recordar nuevas palabras.
  • Bailar. Aprender y prácticar movimientos de baile aumenta la velocidad de procesamiento y la capacidad de nuestro cerebro para memorizar.
  • Usar los cinco sentidos. Es importante realizar actividades que involucren a los cinco sentidos con el objetivo de desarrollarlos y mantenerlos de forma uniforme. En este sentido son importantes aquellas actividades que obliguen a oler, tocar, saborear, ver y oír al mismo tiempo.
  • Escuchar música. La música es siempre más aconsejable que el silencio y si encima aprendemos a tocar un instrumento mucho mejor, porque estaremos impulsando la capacidad mental y el pensamiento creativo.
  • Meditación. Cierra los ojos y pasa cinco minutos centrado en ti cada día. Una meditación diaria ayuda a reducir el estrés, aumenta la capacidad del cerebro para procesar información y tiene un efecto positivo sobre la memoria.
seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *